Mi neceser bío para la Maternidad

Hola, biotistas!

Qué ganas tenía de publicar esta entrada, mis neceseres bío son ya un clásico del blog, y éste es único, especial, e irrepetible (irrepetible, sí, que nadie espere que venga un NanoBío, con los dos soles que hemos traído al mundo creo que ya hemos cumplido con la sociedad).

Suelen decir que con el segundo improvisas más, que eso de tener la maleta lista en la semana 30 es de primerizas y que luego ya coges lo primero que pillas una vez has roto aguas, pero en mi caso no ha sido así para nada. Así que lo que vais a ver es fruto de una larga reflexión, de muchas idas y venidas y aún así…¡es altamente mejorable! Pero eso es lo bueno del blog, que permite hacer un debriefing posterior y dejar anotadas las cosas que realmente hacen falta y las que no, con suerte servirá a alguna otra biotista que esté en la semana 30 (o 39), haciendo su maleta…

Lo primero que veis, arriba, es lo que metí en un neceser especial para la sala de partos, basándome en las típicas recomendaciones:

  • ¡AGUA! Mi botellita bkr es el tono Elle en 250 ml y viene de Made in Tribe. TOTALMENTE INDISPENSABLE. (Si te dejan, pero si no, peléalo, o llévatela escondida: pasar sed no mola nada cuando tu cuerpo está haciendo un esfuerzo tal)
  • Pañuelos. No los usé en esta fase (pero luego sí, en la habitación vienen bien así que cogedlos).
  • Bruma de agua mineral, en mi caso decidí llevarme Agua de uva de Caudalie (que no es solo agua, pero pensé que su aroma me refrescaría más que el agua sola). Tampoco la usé en la sala de partos, pero en la mesilla de la habitación no hizo mal servicio.
  • Homeopatía para el parto y aceite esencial de lavanda. Esto depende de cada una.
  • Parto armonioso de la gama Feminaissance de Pranarôm, un aceite de masaje para la zona sacro-lumbar. Muy recomendable.
  • Mi mala Birth and Motherhood de My mala necklace. Esto también es algo muy personal, lleva algo que te haga sentir poderosa A TI.

El neceser

Sí, voy a escribir un párrafo entero sobre el neceser, porque me da la gana. Todo para contaros que este neceser se me antojó antes de las navidades, por algún motivo de repente era súper importante para mí que ÉSE fuera mi neceser para la Maternidad y no otro, lo que pasa es que tengo tropecientos neceseres (ninguno tan bonito, claro, pero tropecientos) y no me parecía necesario comprar otro. Y como sabéis que intento hacer un consumo responsable, mil veces lo tuve en mis manos, mil veces lo dejé. Al final, como mi fecha prevista de parto era el 1 de abril, me puse un ultimátum: “si sigue ahí en las rebajas, lo compro” (responsable, sí, ¡pero tozuda!). Y la suerte quiso que finalmente, al final de las rebajas, lo vi en la web a menos de 10€ y acabó en mis manos, esta vez definitivamente. No sé si habrá sido buena compra pero sí sé que no tenía ganas de frustrarme con algo que me iba a acompañar en ese momento tan importante, y creo que en ese sentido darse un caprichito para esa ocasión no es ninguna frivolidad, quien sabe cómo vas a sentirte al día siguiente al parto, y si esa pequeña ñoñería que te has regalado te va a subir el ánimo cuando a las 3 de la mañana tengas que ir al baño acompañada por si te mareas y pises un charco con tus calcetines. Regálate algo bonito, sea el neceser o sea lo que sea.

Otra cosa que tiene este neceser además de ser cuqui es que tiene 3 compartimentos, yo decidí que uno sería para mis cremas, otro para las del bebé, y otro para lo relativo a la higiene dental (de toda la familia).

image

Yo me llevé…

  • Muestras de limpiadores faciales e hidratantes. Solo usé la limpiadora de John Masters, en la ducha.
  • Minitallas de gel de ducha y leche corporal de BioBeauté by Nuxe. Me vinieron genial, aunque no usé la leche corporal. Tampoco la muestrita de Logona.
  • Muestra de aceite seco La Surdouée de Omum, éste sí me lo apliqué el segundo día en la piel del vientre, me encanta su olor así que no tuve pereza.
  • Cuidado del pezón de la gama Féminaissance de Pranarôm. Tampoco lo usé, las grietas tardaron unos días en aparecer, pero da tranquilidad tenerlo a mano.
  • Piedra de alumbre (la mía es de Tadé, lleva décadas conmigo)
  • Toallita de microfibra lavable de human+kind, la compré en Lovelula (vienen dos). No la usé, pero no está de más llevar algo así.
  • Toallitas faciales Purify de Pacifica. Estas sí las usé, la primera noche (de eso que no te quieres duchar pero tampoco dormirte con la cara “sucia” del parto). Muy recomendables.
  • Y en la foto falta el champú, me llevé una muestra de Rahua que me duró los dos días sin problema. Indispensable, claro está.
  • Y bueno lo de la higiene dental no tiene mucho misterio, ¿no? Cepillo y pasta tamaño viaje y listo ;-)

image

Para MicroBío sabía de antemano que me iba a sobrar todo, pero ya sabéis, el “por si acaso”, y creo que también un poco el miedo a que tu suegra o una enfermera te pida algo, no lo tengas, y te fusile con la mirada colgándote al instante el cartelito de madre infame sin necesidad de abrir la boca. Pero es que yo soy de las que dejan que el recién nacido huela a lo que tiene que oler, al menos durante dos días (si alguien piensa, al igual que las enfermeras de la clínica en la que parí, que menuda madre cochina, que vea este video. En el Niño Jesús. Ahí lo dejo.) Así que no necesitaba nada para bañarle, con una esponjita konjac tenía más que suficiente para quitarle, con agua, posibles restos del parto. Y por supuesto nada de cremas ni perfumes en esta fase tan sensible, para no interferir en el vínculo mamá-bebé y en la lactancia. Aún así me llevé:

  • Pañales Bio-Baby de Moltex. Un pack de 3 recibido en alguna canastilla. No fueron suficientes. Si en tu Maternidad no te dan los pañales, lleva más.
  • Toallitas BabySpa tamaño viaje. Aquí también me pasé de querer reducir formatos, 10 toallitas se van en nada, más los primeros días con el meconio y esas cosas. Además estas son muy pequeñas, no las recomiendo mucho.
  • Muestritas de Carelia. Solo por lo precioso y reducido que es su formato merecían venirse conmigo.
  • Esponja konjac para bebé de The Konjac Sponge Co. Comodísima, todavía es la que uso en sus baños dos meses después.
  • Suero en monodosis. Creo que tampoco usé.

Con la perspectiva, ahora que sé lo que he usado y lo que no, repetiría neceser, pero me dejaría alguna cosa en casa. Básicamente me dejaría: las hidratantes, sobre todo las corporales, solo me llevaría una muestra para la cara. Y para el bebé llevaría más pañales y más toallitas, tomad nota, por lo demás ningún cambio.

Y eso es todo, biotistas embarazadas! Para facilitaros la tarea a las que estéis en plena faena, he aquí mi check-list definitiva para el neceser de la Maternidad.

¿Qué os ha parecido? ¿Alguna se encuentra en ese momento?

O para las que han pasado por ahí… ¿Qué habéis llevado vosotras de más, u olvidado y luego echado de menos?

Made in Tribe se reinventa…

image

Foto: Miss Bio Cucadas de Made in Tribe que ya disfruta MicroBio

Que Made in Tribe es una de mis e-shops favoritas no es difícil de imaginar teniendo en cuenta su filosofía. Su planteamiento es dirigirse a las familias, a las tribus modernas, y al entrar en su universo inmediatamente te embauca su ambiente cuidado y acogedor. Tienen mucha cosmética, toda bío y bastante nicho (entre sus marcas podréis encontrar joyas como Honoré des Prés, Grown Alchemist, Saar Soleares o John Masters organics…)

Pero hoy lo que vengo a deciros no es cuánto me gusta esta tienda, ¡sino a daros un chivatazo! Y es que Made in Tribe se reinventa. Su cosmética es tan chula que han decidido darle todo el protagonismo, y algunas cosas, muy chulas también, se van para no volver. ¿Qué significa eso? ¡Significa liquidación! Así que sí tienes un peque, una Baby shower, un cumpleaños infantil o un nacimiento próximo en tu entorno…no dejes de echarle un vistazo a su sección Bye-Bye.

Entre mis favoritos de la sección Bye Bye:

Los juguetes de madera de Les Jouets Libres

MicroBio tiene el mordedor koala, es precioso, aunque todavía es un poco peque para agarrarlo, y es más que probable que más adelante dejemos caer entre sus manos los bloques de madera y el cochecito francés. De sobra es conocido ya que los juguetes de madera estimulan la imaginación y la creatividad, aportan una experiencia sensorial completa, son más sostenibles e indudablemente…¡más bonitos! Nosotros lo tenemos claro ya hace tiempo que hemos desterrado el plástico y los tóxicos de la sala de juegos…

La ropita ecológica de ORGANIC ZOO

Como podéis ver en la foto de arriba, MicroBio tiene el body con la inscripción “Milk”, es el mejor que tiene: el algodón es espeso, no se deforma, y a la vez es muy suave. Otra cosa que me encanta de esta marca es que si os fijáis…¡todas las piezas combinan entre sí! Así que estas tres serían las que añadiría a su colección sin dudarlo…

¿Os gusta?

¡Pues Organic Zoo está ahora al 40%! ¡Y Les Jouets Libres al 30%! Y lo que es mejor: os he enseñado una parte de la sección Bye Bye, pero hay mucho más: vinilos, cubiertos de bambú que son una monada, mucha más ropa e incluso cosmética! Y un Londres de madera con el que querrás jugar tú…

 

¿Podréis resistiros?

Si no lo hacéis, ¡contádmelo por favor! Me encantaría saber que os ha resultado útil el chivatazo, y cotillear qué habéis comprado…

¡Buen finde/puente/día del trabajador y de la madre, biotistas!

Post en colaboración con Made in Tribe

Mantecas para el masaje en el embarazo

Masaje vientre embarazo conexión bebé mamá mantecas naturales ecologicas bio organicas

Hola biotistas,

¡al fin estoy aquí!

Os prometo que no ha sido por falta de ganas, llevo un mes con un montón de posts agolpándose en mi cabeza pero cuando no es pañal, es teta, o son los cólicos, y cuando solo es estar quietos piel con piel o simplemente mirándose, lo es todo y nada en el mundo podría romper ese momento…

Pero hoy, con MicroBío aquí dormidito en el fular, voy a intentar sacar adelante este post porque quiero dejar cerrado el tema del embarazo, que si no lo hago ahora no lo haré nunca. Me gusta que el blog siga mi actualidad, además es así como mejor me organizo para escribir, y tengo la confianza de que todo lo que os muestro ha sido probado en condiciones reales.

Así que luego empezaremos con los cuidados del bebé, pero que no se preocupe nadie que mi intención es alternarlos con posts “para nosotras y nosotros”, ya alejados de la temática embarazo/maternidad…

Para quienes leísteis los posts de aceites corporales para el embarazo (éste y este otro), quedamos en que os iba a enseñar alguna manteca para el masaje sensorial, ese que te das (o te dan…) con la intención de sentir la presencia del bebé en el vientre, de comunicarse con él, de mandarle amor y sentirlo muy cerca.

El primero que os voy a enseñar sólo lo he probado en tester, pero para mí es la referencia absoluta. Y es que esta marca, Omum, tiene toda mi estima por ser la creadora del concepto de “cosmética emocional” para embarazadas. Ya os lo comenté brevemente pero se trata de darle al embarazo un aire alegre, de regresar a una visión más positiva del mismo, de vivirlo con plenitud. Y en el aspecto material, eso significa rodearse de productos que prometen algo “en positivo”. ¿O no os cansa que todos los productos para embarazadas contengan el prefijo “anti”? Anti-estrías, anti-flacidez, anti-náuseas, anti-mareos… Claro que queremos confiar en que estamos usando cosmética segura y eficaz, pero una vez aclarado este tema (toda la gama está certificada por Nature et progrèsCosmebio), ¡queremos saber todas las cosas ricas que SÍ lleva! Y que nos vendan sueño, no aburrimiento (o peor, enfermedad) ;-)

Omum gama cosmetica bio orgánica embarazo certificada bio

Foto: Omum

Este producto en concreto es el que está destinado a seguir su “ritual de masaje”, que han diseñado en colaboración con una profesional de la haptonomía, y os podéis descargar en pdf en su página web, junto con otros contenidos igual de agradables y buenrollistas. Está compuesto de manteca de karité, aceite de sésamo, aloe vera y perfumado con vainilla, una vainilla natural y suave que hace que ese momento sea puro placer y dulzura. Su textura también lo hace diferente a todos los demás: es una mousse, la manteca está batida para conseguir esa sensación de ligereza que luego se transforma en aceite al contacto con la piel. Detalles que hacen de la experiencia algo todavía más mágico, que despiertan en unos instantes tu lado más sensorial. Incluso su nombre, La Confidente, da sentido a la experiencia, contribuyendo a crear ese ambiente íntimo y mágico en el que se va a desarrollar el ritual.

Omum la confidente manteca masaje embarazo cosmética Bio ecológica natural emocional

Foto: Omum

En España, Sensible-Vip comercializa la marca, y esta referencia en concreto (La Confidente) la tienen en un pack perfecto para regalar a una embarazada, junto con el jabón Le Cajoleur.

Y dicho esto, como es tradición en Miss Bio Blog, os quiero dar alguna alternativa quizás más asequible, porque no siempre se puede o quiere desembolsar 30 o 40€ por un cosmético, por muy maravilloso que sea. En este punto hay que señalar que igual igual, no van a ser, pero os aseguro que en materia prima, inocuidad y nutrición sí estamos ante unos productos cualitativos. Lo que cambia es el aroma, el packaging y, claro, la textura. Estos son mantecas-mantecas.

Manteca karité masaje vientre embarazo haptonomía natural ecológico seguro Bio

Foto: Miss Bio

A la izquierda tenéis la Manteca de karité y rosa mosqueta de Natural carol, primer premio al diseño de packaging trasnochado, pero con una gran pureza y un aroma muy agradable (contra todo pronóstico no huele a rosa sino a limón), y a la derecha la Manteca corporal de Nourish Organic de almendra y vainilla, que es la que yo he usado personalmente, y ha cumplido plenamente su función. La tenéis en otros aromas como Higo fresco (mi próxima adquisición) o Frutos del bosque, seguro que encuentras el que quieres que te acompañe en tu embarazo (por unos 7€ te llevas 100 gramos, más que suficiente para los 9 meses de masaje diario).

Así que nada, ahí tenéis mis propuestas, desde la más estilosa y lujosa hasta estas más asequibles. ¿Con cual os quedáis?

Espero que os haya interesado la entrada y hayáis sacado ideas las que estéis pasando por ese momento mágico. Al final lo que importa es el momento, la cantidad de amor que pones en el ritual, y lo dispuesta que estés a disfrutarlo con plenitud. La manteca solo es un gadget, aunque como buenas biotistas que somos, tampoco tenemos que dejar de lado lo accesorio, ¿verdad?

¡Y seguid disfrutando de cada momento de la vida, biotistas! Yo escribiendo estas líneas me estoy dando cuenta de cuánto echo de menos el contacto con MicroBío a través de la piel, sus pataditas, su hipo que me despertaba por las noches…ays, y eso que este embarazo no ha sido del todo placentero, pero hay cosas que se aprecian más cuando se siente que nunca volverán… Lo dice Serrat mucho mejor que yo, “no hay nada más bello que lo que nunca he tenido, nada más amado que lo que perdí…”, ¡menos mal que ahora tengo a MicroBío de carne y hueso para darme otro tipo de experiencias sensoriales! Hala, me voy a darle su masajito, otro día hablamos de aceites de masaje para el bebé FUERA del vientre ;-)

Un beso fuerte, biotistas! Ganas de mil de retomar el contacto con vosotras y vosotros!!!