BELLEZA

Reseña: Gama Jasmin de Florame

Foto: Miss Bio

Foto: Miss Bio

¡Hola, biotistas!

¿Qué tal os está yendo la rentrée? Ay, soy tan fan de esta época del año, no sé, es como si me crecieran alas, siempre arranco mil proyectos y…¡algunos hasta los llevo a cabo, cosa que no pasa en ningún otro mes del año que no sea septiembre! :p

En relación al espacio en el que nos encontramos, aunque tengo pensados algunos cambios para el blog, la prioridad inmediata es recuperar el retraso y hablaros de todas las maravillas que he probado este verano, como por ejemplo esta nueva gama que ha sacado Florame, que os mostré en redes sociales. Así que no perdamos más tiempo y vayamos al grano.

Florame es una marca en la que confío al 100%, porque la conozco podría decirse que “desde pequeña”. Es una de esas marcas que, como puede pasar por ejemplo con Weleda, hemos visto en las estanterías de las tiendas y en las casas de nuestros familiares “de toda la vida”, con el añadido en este caso de que al ser francesa puede que yo la haya visto más. El caso es que es un clásico de la cosmética bío, expertos en aceites esenciales, y eso significa: ingredientes de la máxima calidad, profundo conocimiento de la materia prima y de sus beneficios, y un savoir-faire que ha ido creciendo con el tiempo. Si a esto le añadimos un renovado diseño y una voluntad de renovar sus líneas haciéndolas más apetecibles para el consumidor del siglo XXI, solo puedo estar “dentro”!

Os cuento un poco qué lleva esta nueva gama de Florame, perfumada al jazmín, como su nombre indica y certificada por Ecocert y Cosmebio:

Florame 1bisUna loción corporal, un aceite de ducha, un aceite seco y un jabón. Cuatro productos de cuidado corporal que podéis combinar según vuestras preferencias. Perdón, cinco, hay una crema de manos también, que no ha recibido. Pero ojo con elegir demasiado rápido: yo personalmente sentía una atracción brutal por el aceite de ducha, y al final no ha resultado mi favorito, ni de lejos. Ahora os hablaré de ellos en detalle…

Florame 2

El aceite de ducha, pues, al que tantas ganas tenía. Os explico: adoro el concepto de aceite de ducha. Me vuelve loca. Es una de esas manías de cosmeto-adicta que no tengo ni siquiera pudor en reconocer. Y os voy a confesar más: he llegado a comprar el aceite de ducha de Nivea. Sí, en serio. Podéis tiradme los teclados a la cara (o vuestro móvil, si me leéis desde ahí), no me avergüenzo. Debió ser allá por el año 95, por si me permitís matizar, pero bueno, el caso es que es un concepto que siempre me ha gustado mucho. Pero claro, en el mundo bío no es que haya muchos, precisamente. Así que estaba súper excitada a la idea de probar este, ¡imaginaos!

Pues aquí es donde llega el desencanto: no me ha gustado. Primero, no es tan suave con la piel como me gustaría, porque al tenerla algo sensibilizada por los primeros baños de sol, me ha picado (¡y mucho!), y también le ha pasado a MiniBio (pobre, a veces ser mi conejillo de indias no es tan divertido). Total, que ya para empezar, eso: sobre una piel sana no hay problema (lo confirmé días más tarde), pero a poco que la tengáis un poco delicada en ese momento, ¡ouch! Y la segunda razón por la que no repetiría con este producto: no se aclara bien. La gracia de un aceite de ducha es precisamente esa sensación mágica, de aplicar un aceite, pero luego verlo transformarse en leche al contacto con el agua, y desaparecer dejando solo una sensación de limpieza y de hidratación. Pero aquí, ni sentí limpieza (porque se queda encima de la piel, o sea que no sientes que haya arrastrado nada), ni piel suave sino que piel algo pringosa. O sea, que eso de que quede una fina capa protectora, vale, ¡pero que sea fina!

Florame 3

El aceite seco es sin embargo un producto que a primera vista, no habría elegido. ¿Por qué? No sé, para aceites corporales prefiero aromas más frescos, más cítricos. O si acaso, a monoï. Es como si el hecho de aplicarme un aceite ya fuera un gesto lo suficientemente opulento como para evitar aromas que también lo sean, no sé si me explico, pero para mí es una sensación muy clara. Pues en este caso, os tengo que decir que este producto me ha conquistado. Y es que es exactamente eso, un aceite “seco”, o sea que no deja para nada sensación grasa en la piel, solo un sutil brillo, un glow muy veraniego y el olor, bueno, el olor es divino. Y lo mejor de todo: que se puede usar para el pelo también, y eso me encanta. Conclusión: tiene las mismas funciones que mi adorado monoï pero con tres ventajas importantes sobre éste: su aroma es más original, menos playero, su tacto seco lo hace apto para cualquier momento, y…

Florame 4

…su dispensador en spray lo hace mucho más cómodo (e higiénico). El frasco de vidrio es un poco pesado, pero tampoco nada que dé pereza meter en una bolsa de playa o piscina (o de gimnasio, pensad “rentrée” ;-) )

Florame 5

La leche corporal también es maravillosa. No me voy a explayar mucho sobre ella, digamos que es muy hidratante, y a la vez ligera, rápida de absorción, y que viene también con un dispensador muy práctico (yo es que ¿qué queréis que os diga? Para productos corporales ya sabéis que soy muy perezosa, así que agradezco muchísimo ese tipo de detalle). Con el mismo delicioso aroma de toda la gama, y que además perdura en la piel.

Florame 6Y para terminar el jabón, que os voy a decir la verdad, todavía no he probado. Es que me da como pena quitarle ese papelito, es tan mono el packaging, tan decadente, me recuerda totalmente a los jabones de mi abuela y lo tengo en el cajón de la ropa interior, perfumando. Pare eso uso os puedo decir que es perfecto, y sin miedo a equivocarme demasiado confío en que como jabón también lo será, no creo que Florame haga un jabón malo (otra cosa es el aceite de ducha, que es un producto “nuevo”). Pero bueno, que sepáis que no lo he usado, así que no me mojo tampoco.

Y ahora os tengo que contar algo muy curioso que me ha pasado con esta gama. Y es que…ya sabéis lo rarita que soy a veces con los olores. Algunos, que gustan a casi todas las mujeres (como la rosa, bueno los florales casi en general), me repatean, y sin embargo soy fan de aromas como la almendra amarga, que dista mucho de hacer la unanimidad.

Con el jazmín me pasa algo todavía diferente. Tengo una relación de amor-odio. Esto es: si lo huelo una noche de verano, en las calles de Córdoba, en buena compañía y con una copita en la mano (ejemplo sacado de mis recuerdos personales, cada una que modifique la ciudad y la situación a su antojo) me vuelve loca, o sea, ¡loca! Me encanta. Sin embargo, cada vez que me he aproximado al jazmín en su versión “nota olfativa”, en perfumería, ya sea sintético o mediante aromas naturales, me ha tirado para atrás. Pero de provocar arcadas o un intenso dolor de cabeza. Soy así de extrema, y con el aroma a jazmín desde luego os aseguro que mi relación está lejos de ser serena…

Pues en este caso…¡nada de nada! No me ha tele-transportado a Córdoba (pero tampoco es lo que le pedíamos) pero me ha gustado muchísimo cómo huele cada producto de esta gama, es una versión de jazmín muy potente pero a la vez nada agresiva, más bien suave y envolvente, pero nada cabezona, si alguien entiende lo que quiero decir con esta palabra (se dice de los vinos, no? Pues esa sensación…). Bye bye, Chanel nº5…

Por favor, si alguien tiene ese tipo de relación de amor-odio con algún aroma, ya sea el jazmín o cualquier otro (a veces me pasa algo parecido con la lavanda, o con la almendra dulce), algún olor que en la naturaleza le encanta pero al verlo reproducido en un perfume le resulta insoportable, que lo cuente! Me encantan estas historias! Y sobre todo me haría sentir menos friki, a ver si voy a ser la única aquí con este relación tan intensa con los perfumes…

Donde comprar Florame y precios

Florame es una marca que se encuentra en ecotiendas, y online en sitios como Admiracosmetics.

Aceite de ducha – 17,95€ los 200 ml

Aceite seco – 24,95€ los 100 ml

Loción corporal – 18,95€ los 200 ml

Jabón – 5,95€ los 100 gr

Crema de manos (que no he probado) – 7,95€ los 30 ml

Nota: estos productos me han sido enviados por la marca.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

2 Comentarios

  • Contesta marina septiembre 14, 2015 at 1:17 pm

    Por fin, alguien que me entiende con los olores!! En mi caso me llaman maniática, pero es que no soporto lo que les suele gustar a las demás. Busco aromas “agradables”, y entiendo perfectamente tu descripción, me pasa lo mismo y en perfumería me resulta imposible encontrar nada. De momento, sigo utilizando colonia de bebé. Un poco caro lo de probar perfumes bio por internet!!

  • Contesta 9 cosméticos BÍO para brillar este verano | MISS BIO junio 27, 2016 at 5:28 pm

    […] os enseñé otro, que menciono de nuevo aquí porque también era súper original en su aroma: el de jazmín de Florame.  El de BioBeauté by Nuxe lo podéis encontrar en farmacias y parafarmacias por unos 15€ los […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.