All Posts By

Miss Bio

BELLEZA

Champús en Lovelula: del más caro al más barato

Hoy quiero hacer una pequeña comparativa de los champús que he estado probando últimamente.

El tema del champú es muy recurrente en las consultas que me hacéis llegar, y no es de extrañar: resulta de los productos más difíciles de cambiar cuando hacemos la transición hacia la cosmética bío.

¿Por qué?

Pues porque un cabello recubierto con silicona tarda un tiempo en quitarse todo ese plástico de encima, como si de una funda transparente se tratara, antes de empezar a absorber los “buenos” aceites de los cosméticos naturales. Durante esa fase aparece el auténtico pelo que hay debajo, y a veces puede ser muy desalentador.

Y también porque como consumidores nos han acostumbrado durante muchos años a que los champús hagan cuanta más espuma, mejor, y ese es un hábito difícil de modificar. Aquí no estamos hablando de siliconas sino de sulfatos, otro de los componentes que queremos evitar en champús (pese a que algunos estén autorizados por los organismos certificadores, pero ese es otro debate).

También es un tema recurrente en vuestros comentarios el tema del precio, y es que si hay un producto en el que mucha gente duda en si merece la pena invertir, ese es a menudo el champú (junto con el gel de ducha). Así que he querido usar el criterio del precio como hilo conductor para que veáis que hay de todo un poco, y que no es del todo cierto el mito de que “los champús ecológicos son caros”.

Por supuesto en esta comparativa no están todos los que venden en Lovelula, pero que he querido fijarme en los extremos (desde el punto de vista del precio) para saber hasta qué punto compensa dejarse las libras en un champú. Al final es una decisión personal y cada uno elige dónde pone el dinero, pero es obvio que con mayor información esa decisión tiene más papeletas de ser la acertada.

Para tener una visión más completa de la gama disponible en Lovelula, podéis referiros también a los que he reseñado en anteriores ocasiones (ver las reseñas del 2 en 1 de John Masters Organics aquí, mi opinión mitigada sobre Rahua aquí y aquí, la del Pure Mint+Ecchinacea de Acure Organics aquí...).

Vamos con los de hoy:

Silky avocado champú solido lovelula opinion review

Silky Avocado de GK Natural Creations

Precio: £4.50

Descripción

Se trata de un champú sólido a base de aguacate y rhassoul, enriquecido con polvo de seda. Contiene aceites de romero, lavanda y pomelo, por su perfume pero también sus propiedades refrescantes y equilibrantes. Es adecuado para todo tipo de pelo, aunque lo recomiendan especialmente para cuero cabelludo normal a graso y pelo fino (¡justo mi caso!).

Mi opinión

Este champú no ha terminado de convencerme. Soy bastante fiel a los champús sólidos, así que no podemos hablar de que “es otro rollo” y “hay que acostumbrarse”. Lo que me pasa con este champú es que siento que mi pelo no está lavado. No creo que sea un mal producto, pero probablemente esté más indicado para cabellos más secos que el mío.

Purechimp champú solido opinion review lovelula

100% Natural Super Shampoo de Purechimp

Precio: £5.95

Descripción

Este otro champú sólido os lo enseño cerrado porque si no, le querríais dar un bocado. Si eres adepta al porridge de avena con rodajas de plátano, frutos secos…¡te parecerá estar lavándote el pelo con tu desayuno! El pelo o la cara, porque también sirve para la piel sensible.

Mi opinión

Recuerda muchísimo al limpiador de la misma marca, pero en formato más compacto. Solo tenéis que ver el INCI en la etiqueta para comprobarlo: Aceite de coco, aceite de oliva, aceite de aguacate, cerveza y plátano. ¡Eso es todo! ¿Y sabéis qué es lo más increíble? ¡Hace espuma! Y con este sí, siento mi pelo limpio después del uso. Puede que sea lo único que me lleve este verano para cara y pelo. Venga, os lo enseño abierto que si no me muero ;-)

Champú de lavanda y romero de John Masters Organics

Precio: £17

Descripción

Ya empezamos a movernos en otro rango de precios, y eso que he elegido el champú más barato de John Masters Organics. Este es el “básico” para cabello normal, con lavanda y romero, dos súper clásicos en peluquería (el primer champú de esta selección también los lleva, acordaos).

Mi opinión

No soy muy fan de este champú. Su textura, muy gelificada y de color ámbar, me recuerda a los geles de ducha masculinos de los 80s. Y lo que es peor: el olor también. Lava bien el pelo, sin deshidratar, aunque recomiendo combinarlo con el Acondicionador citrus & neroli para un pelo mucho más ligero y suave. Así, en dúo, me gusta más, pero en realidad creo que todo el mérito es del acondicionador, así que sinceramente yo este champú no lo volvería a comprar. No me da un resultado a la altura de lo que cuesta, ni siquiera en placer de utilización.

Champú Golden Citrus de Tabitha James Kraan

Precio: £22.50

Descripción

Antes de nada deciros que existe una versión “Rose”, más cara, que siendo estricta con el ejercicio tenía que haber sido la reseñada, pero ésta se adecuaba más a mis preferencias olfativas, así que pensé que mejor probarla ya que tenía menos posibilidades de decepcionarme. Es un “limpiador de pelo” (ya empezamos con cursilerías de marketing) con aloe vera, aceite argán, leche de avena y aceites esenciales de neroli, mandarina y bergamota. Las promesas de este champú (perdón, “limpiador de pelo”), son muchas: reequilibrar el cuero cabelludo hasta que vaya necesitando cada vez menos producto (la marca tiene también un champú seco para usar alternativamente, y así conseguir lavar el pelo menos a menudo), es antiinflamatorio, antifúngico e hidratante, limpia los aceites naturales del pelo sin decapar, restaura y protege el cabello teñido, reduce el encrespamiento… Se supone que es tan suave y efectivo al mismo tiempo que es adecuado para todo tipo de cabello, ya que su misión es ir llevandolo hacia “la normalidad”.

Mi opinión

Con tantas promesas era difícil que las cumpliera todas. No sé si os pasa, pero yo prefiero que no me prometan el oro y el moro, pero que el producto cumpla su función y si además aporta algún extra, pues mejor. En este caso, para mí, ha sido un champú totalmente olvidable. Huele a cítricos (pero tampoco creas que es un paseo por el Generalife en tu ducha) y lava el pelo. Fin.

Conclusión

Existen champús ecológicos con una relación calidad/precio estupenda, aunque también los hay muy buenos en el rango de precios elevados. Mi consejo es que busques el que más se adecúe a tus necesidades, si lo encuentras en el rango de precios inferior, ¡monta una fiesta! Yo empecé “casándome” con el de salvia y zinc de John Masters Organics, y poco a poco fui investigando alternativas más económicas, ya con la tranquilidad de que si me perdía, siempre podría volver a él. Y de momento no he sentido la necesidad. Como todo en la vida, es cuestión de ir buscando un itinerario propio explorando caminos nuevos, yendo poco a poco y sabiendo que siempre podemos regresar a la zona de confort…

¿Y tú? ¿Has encontrado ya el champú bío que te corresponde?

¿Con cual de estos te vas a animar?

Post escrito en el marco del programa de bloggers de Lovelula – Mi opinión es libre

BELLEZA

Reseña: Multi-stick I put a spell on you de ILIA Beauty

¡Hola, biotistas!

Hoy os quiero presentar la última incorporación a mi colección ILIA Beauty, un producto que es el perfecto compañero de viaje. Encuentra tu tono y no te querrás separar de él…

Multi-stick I put a spell on you de ILIA Beauty

Presentación / Textura

El packaging es uno de los grandes aciertos de este producto. El colorete nunca había sido tan fácil, ni tan travel-friendly! Además es más pequeño de lo que imaginaba: apenas más grande que un labial, cabe en cualquier neceser de bolso. Como se aplica directamente del tubo, y se difumina con las manos, es ideal para retoques en mejillas y labios, con un solo tubito.

La textura es cremosa con un puntito “gel” que da un aspecto jugoso muy bonito. Esto permite que la piel “brille” sin necesidad de nácares, es más un brillo de salud, de hidratación. En los labios queda más mate, quizás porque mis labios se beben los aceites, cosa que las mejillas, menos ;-)

Pigmentación

El stick tiene una pigmentación media, totalmente modulable. En los swatches os lo muestro con una sola pasada, y con varias. El resultado en mejillas puede ser muy diferente según la intensidad que busques, de muy sutil a bastante intenso. En labios tiene una cobertura media, en este caso es un tono claro así que casi borra los labios, pero al difuminarse puede quedar un poco desigual.

Tono

He probado el I put a spell on you, aunque he de admitir que no era mi primera opción. Yo quería el All of me, que me parece más universal, pero no lo tenían, así que me decanté por este otro. Y efectivamente, tal y como intuía, es un tono que no me favorece. Os cuento, para que podáis estimar si es vuestro tono en función de vuestra carnación: I put a spell on you es un coral que tira a anaranjado, por no decir que es un salmón un poco subido o incluso un mandarina. Es ideal para pieles mediterráneas, con subtono oliva, sobre todo en verano. Si es vuestro caso, ¡no lo dudéis! Pero si vuestra piel es más rosada, como es mi caso, no lo recomiendo tanto, salvo en periodos en los que estéis más bronceadas quizás.

Lo tengo comprobado, los naranjas no son para mí, ya me había pasado con el Clementine de Lily Lolo. Si conocéis ese colorete, que sepáis que aquí tenéis su versión cremosa, jugosa y multitasking. Si os sienta bien el Clementine, éste es su versión en stick! Pero yo soy más de Ooh la la, así que nada, veré si me puedo hacer con un Multistick más rosado y os cuento…

A la derecha, I put a spell on you en mi brazo (varias pasadas, una pasada) – A la izquierda, el el brazo de MiniBio, un poquito más moreno (varias pasadas arriba, una pasada abajo).

Deciros también que a mí me ha recordado a Smile de rms beauty, aunque al swatchearlos juntos no se parecen ni en broma. Pero el efecto “salmón” en mi cara, ha sido muy parecido (Smile es un tono que sienta bien a mucha gente, pero para mí tira demasiado a naranja también). Os dejo un swatch de los 3, así quienes tengáis alguno podéis comparar.

Los tonos son bastante diferentes pero, ¿apreciáis ese subtono anaranjado común a los tres?

Composición

INCI: Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil*, Ricinus Communis (Castor) Seed Oil*, Theobroma Cacao (Cocoa) Seed Butter*, Beeswax (Cera Alba)*, Euphorbia Cerifera (Candelilla) Wax, Sesamum Indicum (Sesame) Seed Oil*, Butyrospermum Parkii (Shea Butter)*, Citrus Aurantium Dulcis (Orange) Peel Wax, Zea Mays (Corn) Starch*, Persea Gratissima (Avocado) Oil, Tocopherol. Puede Contener (según el tono): Mica, Titanium Dioxide (CI 77891), Iron Oxide (CI77499, CI77492, CI77491), Red 7 CI15850, Red 28 CI45410, Yellow 5 CI19140. *Ingredientes Certificados Orgánicos.

Un chute de buenos aceites para tu piel, al mismo tiempo que le das color: ¡todo lo que me gusta!

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su formato, pequeño, ligero, práctico…

♥ Su versatilidad (incluso se puede usar suavemente sobre los párpados para un look fresco y rápido)

♥ Su composición, simplemente perfecta

Me gusta menos:

  • El tono, que no es el más adecuado para mí, aunque en sí es muy bonito

Precio

34€ los 15 ml

Donde Comprar ILIA Beauty

Encontraréis esta marca de maquillaje orgánico en Bioherbarium.

Reseña patrocinada – Mi opinión es libre

PEQUES

Reseña: la protección solar infantil de Eco cosmetics

Solares infantiles minerales bio ecologicos si nanoparticulas ecocosmetics

En materia de protección solar infantil, he probado ya bastantes marcas, ya que cada año trato de cambiar la crema de MiniBío, y desde el verano pasado además, tengo a MicroBío, con unas necesidades ligeramente distintas.

MiniBío no tiene ninguna problemática particular, ¡salvo que no le gusta perder el tiempo! Ponerse crema es para ella una grandísima pérdida de tiempo, teniendo en cuenta todo lo que tiene que hacer: tirarse en bomba, tirarse de cabeza, tirarse dando voltereta en el aire… Mi mejor argumento para que se tome 3 segundos y medio para proteger su piel es el aroma. Sí, la crema tiene que oler bien, o pasa del tema. ¿A quién habrá salido? ;-)

En cambio MicroBío todavía no nos ha mandado a tomar el sol con su crema, pero en su caso hay una pequeña precaución extra que tomar: tiene tendencia a dermatitis atópica :( Por suerte de momento no ha tenido ningún brote fuerte, solamente uno muy localizado, en la nuca, que ya hemos conseguido controlar (ya os contaré con qué). Pero por si acaso con él prefiero evitar perfumes precisamente, así que este verano, en principio, cada uno va a tener su crema. ¡Así no hay peleas!

Tras leer bastantes buenas reseñas en los últimos años, hemos decidido arrancar el verano con la marca alemana ECO Cosmetics.

Presentación / Textura / Olor

La loción Baby and Kids SPF50+: Es la que estamos usando con MiniBío. Viene en un práctico formato airless de 50 ml con dispensador, muy higiénico. Es espesa, blanca, y huele estupendamente a granada y espino amarillo.

La loción Baby and Kids NEUTRAL SPF50+: Ésta es la que estamos usando con MicroBío. El formato es exactamente el mismo, solamente cambia el color y el loro (aunque parezca mentira a los niños sí se fijan en eso, MiniBío lee perfectamente, pero reconoce su crema por el lorito). A diferencia de la otra, ésta NO lleva perfumes.

En cuanto al temido efecto Casper de las cremas solares minerales, os diré que estas son bastante aceptables. Aunque en el caso de solares infantiles, ya os he comentado más de una vez que no me preocupa demasiado; es más, me gusta que se vea por donde he aplicado crema y donde no, porque ayuda a no dejarse zonas sin cubrir. Aun así, si os preocupa, os he hecho un swatch, sobre el brazo ya negruco de MiniBío (a mediados de junio ya había alcanzado su tope de bronceado, solo con lo que le da en el patio y en el parque). Veréis que he aplicado mucha cantidad, y la segunda foto es al instante: luego se va absorbiendo/difuminando, y si vuelves a pasar la mano cuando se ha secado un poquito, ya prácticamente se borra.

Composición

Toda la gama está certificada por Ecocert y por la Vegan Society.

Lista INCI Baby & kids SPF50+: Titanium Dioxide, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Polyglyceryl-3 Diisostearate, Caprylic/ Capric Triglyceride, Aqua, Glycine Soja Oil*, Butyrospermum Parkii Butter*, Glycerin, Olea Europaea Fruit Oil*, Olea Europaea Leaf Extract*, Punica Granatum Extract*, Glyceryl Oleate, Canola Oil, Hippophae Rhamnoides Oil*, Rosa Moschata Oil*, Oryza Sativa Bran Oil, Mica, Glycyrrhiza Glabra Extract, Simmondsia Chinensis Oil*, Magnesium Sulfate, Oenothera Biennis Oil*, Lecithin, Macadamia Ternifolia Oil, Tocopherol, Bisabolol, Tocopheryl Acetate, Stearic Acid, Aluminium Hydroxide, Parfum
* organic

Lista INCI Baby & kids SPF50+ NEUTRAL: Titanium Dioxide, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Polyglyceryl-3 Diiso-stearate, Caprylic/Capric Triglyceride, Aqua, Glycine Soja Oil*, Butyrospermum Parkii Butter*, Glycerin, Olea Europaea Fruit Oil*, Glyceryl Oleate, Pongamia Glabra Seed Oil*, Canola Oil, Nigella Sativa Seed Oil*, Hippophae Rhamnoides Oil*, Punica Granatum Seed Oil*, Rosa Moschata Oil*, Simmondsia Chinensis Oil*, Sesamum Indicum Seed Oil*, Oryza Sativa Bran Oil, Oenothera Biennis Oil*, Macadamia Ternifolia Oil, Magnesium Sulfate, Mica, Lecithin, Tocopherol, Dipotassium Glycyrrhizate, Bisabolol, Tocopheryl Acetate, Stearic Acid, Alumina (Corundum)
* organic

Como podéis ver el mineral que ejerce de filtro solar es dioxido de titanio, no contiene óxido de zinc. Como seguro que alguien pregunta, deciros que estos solares NO contienen nanopartículas. Si las tuvieran, tendría que estar indicarlo en el envase (por ley), pero para más garantías me he puesto en contacto con la marca, y me han confirmado el tamaño de sus partículas: de 400 a 600 nm (os recuerdo que para que una partícula se considere “nano” tiene que medir menos de 100 nm). ¡O sea que tenemos margen de sobra!

También llama la atención, y lo notaréis si probáis estas cremas, la alta concentración en aceites vegetales (karité, oliva, nigella, rosa mosqueta, salvado de arroz, onagra…no voy a citarlos todos porque ahí los tenéis, pero son muchísimos y todos súper beneficiosos para la piel). Se nota mucho al usarla, deja la piel genial, como jugosita, es como aplicarles una súper hidratante con protección solar añadida.

Y aquí abajo os dejo los porcentajes de ingredientes orgánicos de cada producto, y demás información que viene en el envase en forma de sellos. La verdad es que poco se le puede reprochar a Eco Cosmetics (salvo un pequeño error en la información impresa, a ver si lo véis ;-)

Eficacia

Estos solares nos están encantando. Por su alto contenido en aceites vegetales, resultan relativamente fáciles de aplicar (se deslizan genial en la piel) y al mismo tiempo la cuidan: la piel queda súper nutrida, con aspecto saludable y jugoso. Desaparecen bastante bien aunque dejen un ligero efecto blanco, es muy tenue y nunca se ve gris como me ha pasado con otros solares minerales, y quedan bastante fijos, lo cual es un factor muy importante en la eficacia de un solar cuando estamos hablando de niños pequeños, que se mueven mucho. En el agua tengo más dudas, en teoría son water-resistant, pero en la práctica dejan motitas blancas al mojar la piel, así que entiendo que el agua, si no elimina la crema, al menos la mueve. En cualquier caso, siempre se recomienda volver a aplicar crema despues de un baño, con cualquier solar.

Otra cosa que os quiero comentar a raíz de mi experiencia es que la “normal”, con perfume, tampoco le ha dado reacción a MicroBío. Es decir: en nuestro caso, podríamos haber “tirado” sin la versión NEUTRAL. Este descubrimiento lo hicimos un día que solo habíamos bajado la de MiniBío, se la aplicamos a los dos, y como no pasó nada, ¡pues ha habido veces que ya solo nos hemos llevado una sin ningún cargo de conciencia! Os lo cuento para que cada familia valore lo sensible que es la piel de su bebé, si tiene más hijos, etc. OJO, cada piel reacciona a diferentes componentes: el que MicroBío tolere la versión “con perfume” de esta gama no significa que el tuyo lo vaya a hacer, pero os lo cuento porque pienso que es un feed-back que puede resultar útil a la hora de tomar decisiones. En cualquier caso, es llamativa la atención que presta esta marca a este tema, ya que la versión que llamo “normal” en realidad es para bebés y niños con piel sensible, y la NEUTRAL, para bebés y niños con piel ultra-sensible. A buen entendedor…

En definitiva, nosotros en lo que llevamos de verano no hemos observado ningun enrojecimiento (ni mucho menos quemadura) usando estas cremas, y nuestros peques pasan mucho, pero que mucho rato al aire libre (¡que para eso nos vinimos a vivir a un pueblo!). Así que encantados.

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su formato, pequeñito y fácil de meter en un bolso, pañalera, neceser de playa…

♥ Su dispensador, muy cómodo e higiénico

♥ Su eficacia, tanto en protección solar como en cuidado de la piel

♥ La existencia de una versión NEUTRAL para pieles extremadamente sensibles

Me gusta menos:

* Poca cosa. Es más: le estoy dando vueltas y no encuentro nada…

Donde comprar ECO Cosmetics:

Las podéis conseguir en la web Eva Productos Naturales, a precios alemanes ;-)

Precio:

18,90€ la Baby & kids SPF50+18,99€ la Baby & kids SPF50+ NEUTRAL

¿Conocíais esta marca? ¿La habéis probado? ¿Cual es vuestra marca de solares para este verano?

Reseña patrocinada – Mi opinión es libre

PEQUES

El pañal del verano – Hamac Paris + Fundas bcn

Hace unos meses compartí mi preferencia por los pañales lavables. Tanto para el medio ambiente como para la piel sensible de nuestros bebés, pienso que son la mejor opción.

Sin embargo, confieso no usarlos “de seguido” sino por rachas, ya que por temas de tiempo y energía disponible hay épocas en las que me cuesta más (típicamente, el invierno: cuando las coladas crecen y al mismo tiempo, tardan más en secar).

Pero si hay una ocasión en la que el pañal lavable se ha convertido en un indispensable para nosotros es la piscina!

No soporto los pañales de natación de usar y tirar. Me dan repelús.

Por su tacto, ese material plasticoso…

Por que usar un pañal cada vez que el bebé se mete en el agua en verano, si tienes un pequeño tritón como es mi caso, es una masacre para el planeta…

¡Y porque son feísimos, oye!

En cambio mirad qué monería se han marcado los de Fundas Bcn para Hamac Paris!

El año pasado MicroBío llevaba el mismo pañal, modelo rayas marineras, lo usó todo el verano sin descansar y acabó el verano igual que empezó. Así que sé que en términos de calidad, comodidad y durabilidad no hay error posible con este pañal.

Pero es que además esta colaboración tiene todo lo que hay que tener: tono Mint tope instagrameable (es el estampado Mint Arrow de Fundas Bcn), unisex, monísimo con cualquier cosita que le pongas ;-)

Sale seco de la lavadora, aunque la mayoría de veces basta con aclararlo muy bien para quitarle el cloro o la sal, igual que cualquier bañador. Y viene con un absorbente especial (más fino que el del pañal regular), por si le quieres dejar el bañador puesto mientras juega fuera del agua.

Así que nada, para quienes siguen pensando que los pañales de tela son el pasado, creo estas fotos hablan por sí solas.

Ahora sí, me voy al agua con mi baby…

¡Feliz verano, biotistas!

Pañal cortesía de Hamac Paris

BELLEZA

Reseña: Crème Jeunesse du regard de PATYKA

¿Habéis soñado alguna vez que os quedáis atrapadas de noche en unos grandes almacenes? Al estilo Natalie Portman en Where the heart is, solo que en un sitio más glamuroso que el Walmart.

A mí me ha pasado mucho durante mi época de estudiante. Vivía en París, en un precioso y cuidadísimo edificio haussmaniano. Pero no en uno de sus lujosos apartamentos de techos altos y molduras en las paredes, sino en una diminuta chambre de bonne, bajo los techos, donde no llegaba el ascensor (ni siquiera la impoluta moqueta roja de la escalera). Con baño compartido en el descansillo. Si habéis visto Las chicas de la sexta planta, os podéis formar una idea bastante acertada. Y para terminar el cuadro, mi barrio era el de los grandes almacenes. Lo que viene siendo ser pobre de remate en un barrio überconsumista. Día tras día pasaba delante del Printemps de la Beauté, babeando. Los sábados por la mañana entraba a probarme de todo y salía unas horas después, perfumada hasta arriba eso sí, pero sin bolsita de papel fashion colgada del brazo. Y muchas, muchas veces, soñaba con que me quedaba encerrada y me probada todo lo que me apetecía sin la mirada desconfiada de la dependienta de turno.

Una de las marcas que veía “de lejos” en esas peregrinaciones era PATYKA. El lujo parisino en todo su esplendor: una marca con una impecable estética años 20 renovada, un largo recorrido y un aura de pureza que, aunque yo entonces no lo sabía, ¡esconde formulaciones orgánicas! Esta ha sido una de mis grandes sorpresas de los últimos tiempos, es como si de pronto “descubriese” que Chanel es una marca cruelty free y de producción sostenible, ¿os imagináis el shock? Pues esto es lo que me ha pasado con PATYKA, al enterarme de que aparte de todo lo obvio, es “Miss Bio friendly”.

Crème Jeunesse du regard de PATYKA

Presentación / Textura / Olor

Salta a la vista que el packaging de PATYKA es impecable, al igual que todo lo que atañe a su imagen de marca. Frasco de vidrio, con un sólido dosificador, letras negras y doradas…parece recién salido de una farmacia parisina de los años 20. Y es que lo mejor que puedes hacer con una imagen de marca que funciona es modernizarla a pequeños toques sutiles, como es el caso.

La textura es maravillosa: una crema con mucha consistencia, que se desliza con suavidad y se absorbe mucho antes de lo esperado. No deja sensación grasa, mucho menos pegajosa, ni aporta brillo a la zona más allá de un aspecto glowy muy saludable.El aroma es totalmente “anticuado”, en el sentido más nostálgico y evocador del término: realmente te transporta al París de los años 20, de pronto te estás arreglando en un tocador en la Rue Cambon y por la ventana oyes pasar el coche de Mademoiselle Chanel. Huele a rosa, una rosa al mismo tiempo fresca y decadente.

Eficacia

Estas son las promesas de este nuevo contorno de Patyka:

  • Corrige los signos del cansancio y del envejecimiento
  • Reduce visiblemente las bolsas y las ojeras
  • Rejuvenece la mirada
  • Reduce las arrugas de esta delicada zona
  • Alivia la congestión
  • Es una base de maquillaje ideal

Pues bien, yo que no tengo ninguna problemática particular en la zona del contorno de ojos, os puedo decir que he notado una diferencia significativa en todos estos aspectos, salvo en el de bolsas y ojeras, que como no tengo, no os puedo confirmar su eficacia. Pero, pensando que “iba bien servida” con mi contorno de ojos, me he dado cuenta de que en realidad con este producto la cosa mejoraba sustancialmente: mis arrugas de deshidratación se han esfumado, la zona se ve más lisa, más jugosa, más luminosa, y más unificada. ¡Ahí es nada!

Composición

El 99.8 % del total de los ingredientes de este contorno son de origen natural, mientras que 46.5 % del total de los ingredientes provienen de la Agricultura Biológica. Está certificado por Cosmebio y Ecocert.

Contiene un complejo llamado Microcaps (formado por cacao, clorella y semillas de uva, en un tamaño micro para poder actuar en profundidad), encargado de luchar contra las arrugas; pero también ingredientes tan originales como la cera de trigo sarraceno, responsable de atenuar bolsas y ojeras, el extracto de haya, para hidratar y oxigenar, o las polisacáridas de remolacha para estimular la renovación celular, relanzar la circulación y descongestionar.

INCI: Rosa damascena flower water*, aqua (water), butyrospermum parkii (shea butter)*, glycerin, alcohol denat.**, apricot kernel oil polyglyceryl-4 esters, cetearyl alcohol, glyceryl stearate, shorea robusta seed butter*, microcrystalline cellulose, coco-caprylate/caprate, potassium palmitoyl hydrolyzed wheat protein, caprylic/capric triglyceride, sodium stearoyl glutamate, tocopherol, glyceryl caprylate, oryza sativa (rice) hull powder, parfum (fragrance), ci 77891 (titanium dioxide), levulinic acid, ci 77019 (mica), xanthan gum, fagus sylvatica bud extract*, sodium dextran sulfate, sodium levulinate, hydrogenated vegetable oil, cellulose gum, limonene, sodium hydroxide, linalool, hexapeptide-11, benzyl alcohol, tetrasodium glutamate diacetate, polygonum fagopyrum seed extract, chlorella vulgaris powder*, citronellol, vitis vinifera (grape) seed oil, lecithin*, theobroma cacao (cocoa) seed butter, glyceryl caprate, ascophyllum nodosum extract, citral, glyceryl undecylenate, centella asiatica extract*, potassium sorbate, benzoic acid, salicylic acid

*Ingredientes procedentes de la agricultura biológica

**Ingredientes transformados a partir de ingredientes biológicos

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su imagen de marca, packaging y el toque años 20 cuidadosamente renovado que le da a mi tocador (vale, en realidad está en el baño, mucho menos chic pero… bienvenidas al 2017)

♥ Su eficacia a corto plazo, realmente trae “juventud” a la mirada

♥ Su aroma, pese a que no soy muy de rosa, en este caso me resulta muy agradable

♥ Su rápida absorción, dejando la zona alisada, unificada e iluminada

Me gusta menos:

  • Su precio, aunque tampoco dista tanto del de otros contornos de calidad
  • Su dosificador, que tiende a expender demasiado producto. Hay que cogerle el punto y no apretar hasta abajo.

Precio

49€ los 15 ml

Donde Comprar PATYKA

Encontraréis esta marca de cosmética certificada de lujo en Bioherbarium

Reseña patrocinada – Mi opinión es libre

BELLEZA

Moroccan Biocosmetic, cosmética bío, ética y sostenible

En ocasiones, siento que nos dejamos llevar por la búsqueda de lo más “cool”, lo más “chic” o lo más bonito, glamuroso, trendy…a menudo desde un enfoque más superficial de lo que estamos dispuestos a admitir. No es un juicio, es más casi una confesión: incluso en el mundo “bío”, nos estamos empezando a olvidar de mirar más allá de un bonito packaging. Quizás porque cuando un producto lleva certificado ecológico, nos relajamos respecto al resto de sus valores. Con la profusión de nuevas marcas orgánicas hype (geniales y súper bienvenidas, todo sea dicho), cada vez siento que nos está pasando más.

Lo que sería una pena es que esto nos hiciera perder de vista lo que nos trajo a este lado de la cosmética. A menudo, una inquietud. Una forma de entender el mundo y de querer aportar, o al menos, no restar.

Hoy quiero presentaros una de estas marcas de las que me hace especial ilusión hablar, ya que aparte de ser certificada ecológica, tiene ese plus humano del que estamos hablando.

Los productos de Moroccan Biocosmetic se fabrican en Marruecos (como su nombre indica) por una cooperativa de mujeres. En realidad, casi deberíamos cambiar el término “fabricar” por el de “extraer”, ya que casi todo lo que producen son activos puros directamente extraídos de la planta, nada más (¡y nada menos!).

Una mujer de la cooperativa descascarillando el argán – Foto Moroccan Biocosmetic

Las joyas de la corona de Moroccan Biocosmetic son el aceite de argán y el aceite de nopal, dos preciados aceites de alto valor cosmético, así como el agua de rosas. Aunque en su web también encontraréis grandes clásicos de la cosmética norteafricana como el rhassoul o el agua de azahar.

Extracción manual del aceite de argán – Foto Moroccan Biocosmetic

Detrás de Moroccan Biocosmetics se encuentra una cooperativa de mujeres, cuyo trabajo contribuye a generar calidad de vida en su comunidad. Mujeres que se organizan, que concilian, que son dueñas de su tiempo y reciben una remuneración justa por su labor.

Latifah, directora comercial de la cooperativa – Foto Moroccan Biocosmetic

Personalmente he probado el Aceite de nopal (o aceite de higo chumbo), un aceite que llevaba mucho tiempo con ganas de probar ya que había leído que tenía muchas cualidades, y es del que he elegido hablaros, porque no es tan conocido como, por ejemplo, el de argán.

Aceite puro de nopal de Moroccan Biocosmetic – Foto Miss Bio

En francés se llama “figue de barbarie”, un nombre que siempre me ha llamado la atención, al igual que el de “higo chumbo”, de hecho. Chumbo, que no chungo, pero teniendo en cuenta que en francés lleva “barbarie” en su nombre, a priori no parece que vaya a ser una caricia en la piel. Más si visualizamos la planta, un cactus lleno de pinchos, nada amigable a primera vista.

¡Pues error! El aceite de nopal es el elixir de belleza de las mujeres bereberes, y no es para menos. El aceite se extrae de la semilla, que apenas contiene un 5% de aceite, así que os podéis imaginar la cantidad que se necesita para sacar 1 litro de aceite. Esto lo convierte en un aceite muy precioso y muy raro, con sorprendentes cualidades regeneradoras y anti-deshidratación. Es muy eficaz para disminuir las cicatrices. Su excepcional riqueza en Vitamina E (unos 1000 mg/kg) y en esteroles (unos 10 g/kg) le confieren una capacidad fuera de lo común para proteger la piel de los radicales libres. También contiene importantes cantidades de ácidos grasos esenciales, entre ellos ácido linoléico (omega-6), por lo que suaviza y repara la piel. Este aceite es por lo tanto un aliado excepcional para luchar contra el envejecimiento cutáneo. Ah, y pequeño extra: también es una aliada para reafirmar el pecho.

Todo esto no debería sorprendernos si pensamos en el lugar donde crecen los higos chumbos: sol en su máxima expresión, agua prácticamente inexistente y temperaturas extremas. Lo mismo que sabe sortear la planta, se lo dará a tu piel en forma de cualidades.

Mi experiencia con este aceite ha sido muy buena. Me encantan los aceites que, a pesar de tener unas propiedas increíbles, se absorben rápidamente, y es el caso del aceite de nopal. Llevaba muchos años fantaseando con este aceite, y en esos caso a veces no se supera la prueba de la “realidad”. Tiene un aroma ligero bastante particular, entre herbáceo y tostado, y efectivamente sirve para nutrir el contorno de ojos, de labios, o como cuidado único para todo el rostro. Para el pelo no funciona, a no ser que lo queráis aplicar como mascarilla pre-lavado, porque deja un aspecto engrasado. Pero tampoco es su función así que ¿de qué nos quejamos?

En definitiva, si os gusta la cosmética pura e inalterada, plant-to-face, o teneís que reponer alguno de vuestros aceites o activos cosméticos, y al mismo tiempo os apetece apoyar a proyectos tan bonitos como el de Moroccan Biocosmetic, os recomiendo que os déis un paseo por su tienda online.

¡Y contadme en qué punto estáis de vuestro camino hacia lo ético y lo sostenible, es un debate abierto en el que siempre podemos aportar algo nuevo!

Post patrocinado – Mi opinión es libre

BELLEZA

Reseña: máscara de pestañas voluminizadora de RMS Beauty

Máscara voluminizadora de pestañas de rms beauty

Presentación / Textura

Esta máscara se presenta en un envase súper elegante, fino y ligero, de aluminio. Me gusta muchísimo su presentación, al igual que la del resto de productos de la marca. Pero en este caso destacaría especialmente su mínimo peso (sobre todo si la comparamos con los productos en tarro de vidrio pulido, precioso pero muy pesado). Me gusta su sobriedad y su color, distinto al de la mayoría de máscaras de pestañas. Para mí, otro súper acierto de los diseñadores de packaging de rms beauty.

La textura es cremosa pero en su justa medida, o sea que es lo suficientemente fluida para no hacer grumos, ni apelmazar las pestañas. El gupillón es fino, coge la cantidad justa de producto y lo aplica de manera uniforme. Es un poco largo para las pestañas de abajo, hay que tener cuidado, pero por su grosor sí nos permite maquillarlas sin mancharnos la ojera.

Resultados

Me encanta el resultado que da esta máscara de pestañas. Y eso que no las tenía todas conmigo, de hecho he tardado mucho en probarla porque, sinceramente, pensaba que no me iba a satisfacer. Tanto aceite de coco en el maquillaje de rms beauty me había vuelto algo prejuiciosa, lo confieso, y pensaba que una máscara compuesta de aceite de coco y pigmentos, iba a ser un desastre. Me imaginaba con ojos de panda, lamentando los 2o y pico euros de inversión y llorando…provocando un desastre todavía mayor ;-) (y ojo, que me encanta el aceite de coco, eh? Pero me lo imaginaba en una máscara de pestañas y ya se me manchaban los ojos solo de pensarlo)

Pues nada de eso! Os cuento cómo se desenvuelve la amiga: deja unas pestañas muy naturales, sin pegotes ni patas de mosca. No se corre, incluso si te frotas los ojos a menudo como es mi caso (siempre me olvido que llevo máscara de pestañas), y algo raro, pero que muy raro para una máscara de pestañas: no acartona. ¡En serio! Es lo que más me ha llamado la atención. Te pasas el dedo por las pestañas y están suaves, como si no llevaran nada.

Ah, y otro dato relevante para las perezosas como yo: si no te desmaquillas por la noche, por la mañana el desastre es asumible. Quiero decir que se ha ido, obviamente, pero dejando la piel alrededor algo más oscura, sin partículas ni manchas negras. Solo un especie de halo oscuro, vamos que podrían ser tus ojeras, si tu excusa para no haberte desmaquillado fuera una noche loca y no que caíste rendida un microsegundo después de que lo hiciera tu bebé en tu regazo.

Lo que tenéis que tener en cuenta si os lanzáis a por esta máscara es lo que NO hace: NO deja un volumen espectacular, nada de efecto pestañas postizas. Tampoco las riza, yo siempre uso un rizador (el de Kevyn Aucoin que véis en la foto y compré hace años en Perfumería Urbieta). Si no lo uso, el efecto de la máscara es casi imperceptible. Con esto os quiero dejar claro que es una máscara para uso diario, no para eventos especiales en los que busques un efecto Wouahou. Pero si justamente lo que buscas es algo que no sea demasiado evidente para maquillajes No-makeup de diario, y con la garantía de una composición tan perfecta que casi se podría considerar un producto de cuidado más que de maquillaje, ésta es tu máscara.

Eso sí: su nombre no es el más adecuado, ya que precisamente volumen no es lo que más da. Yo más bien diría que alarga, define y aporta color.

Composición

INCI: Water (Aqua), *Cera Alba (Beeswax), CI 77499 (Iron Oxides), Glycerin, *Copernicia Cerifera (Carnauba) Wax, Stearic Acid, *Triticum Vulgare (Wheat) Starch, Glyceryl Stearate, *Prunus Amygdalus Dulcis (Sweet Almond) Oil, *Butyrospermum Parkii (Shea Butter) Fruit, Tocopherol, Helianthus Annus (Sunflower) Seed Oil, Xanthan Gum, Potassium Hydroxide, Benzyl Alcohol, Dehydroacetic Acid, Limonene, Geranoil, Parfum (Natural Fragrance)

Aquí queda claro que mis prejuicios me juegan malas pasadas: ni rastro de aceite de coco! Se compone principalmente de ceras, y como aceites: almendra, karité y girasol. Ah y véis el Triticum vulgare starch? Es almidón de trigo, ojito si eres celíaca! Aunque se supone que en el almidón no hay gluten, la marca advierte de que esta máscara contiene trigo, y no veo que esté certificada sin gluten, así que yo no me la jugaría…

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su packaging, fino y ligero

♥ Su resultado, discreto y natural

♥ Su relativa fijación y la forma en que se va yendo, sin ensuciar la zona

♥ Su fórmula, que me hace sentir que, más me maquillarme las pestañas, estoy cuidándolas

Me gusta menos:

  • Su precio, claro. Es un producto de lujo.

Precio

£24 los 15 ml (unos 27€ al cambio actual)

Donde Comprar rms beauty

Encontraréis esta marca de maquillaje orgánico en Lovelula.

Producto recibido en el marco del Programa de bloggers de Lovelula

BELLEZA

Cosmética bío de alta gama en Bioherbarium

Absolution bioherbarium Miss bio cosmética bío natural certificada orgánica nicho lujo

¡Hola, biotistas!

Hoy hago un inciso para hablaros de Bioherbarium, una tienda online española que destaca por su cuidada selección de marcas, basada en estrictos criterios de certificación ecológica y calidad. Tienen tantas narcas que es difícil elegir solo unas pocas, de hecho seguro que conocéis algunas de ellas, pero puede que otras no os suenen así que no dejéis de echarle un vistazo…

Bioherbarium ha optado voluntariamente por poner el foco en la cosmética “anti-aging” y sobre todo en marcas de alta gama, en ocasiones, marcas “nicho”.

Han hecho un esfuerzo por incluir marcas de excelente relación calidad-precio (como Naobay o Cattier), para facilitar el acceso a la cosmética bío básica a un precio asequible, y también tienen marcas de gama media como Mádara, pero su punto fuerte son las marcas nicho de cosmética bío, que son las que demandan la mayoría de sus clientas. Formulaciones más exigentes, así como productos pensados para pieles con necesidades especiales y problemáticas concretas.

Este enfoque queda claro cuando descubrimos cual es su best-seller: DULKAMARA BAMBOO. Una marca navarra, que no he tenido el privilegio de probar pero que tiene fama de ser un punto y aparte en el camino de cualquier biotista. Dulkamara proporciona soluciones a personas que lo han probado todo: dermocosmética, tecnología punta, medicamentos, etc, y a las que sólo DULKAMARA ha resuelto cuadros como cuperosis, poros y brillos muy visibles, acné adulto, pequeñas manchas, etc. Quien prueba esta marca sigue fiel a ella: está certificada bío por la CPAEN y ver cómo trabajan en sus laboratorios en los bosques de Navarra es un auténtico placer.

Esta marca les puso el listón muy alto, por lo que su meta fue conseguir una gama de marcas que esté a su altura.

Una de ellas es la francesa EKIA, de la que dicen que “tiene unos serums increíbles y un ingrediente estrella, la planta del árbol de Drago, que actúa como tensor y reafirmante de forma muy efectiva”.

Tiene además dos productos de contorno de ojos, el Baume Regard y el Gel Lift Paupières que borran las ojeras y atenúan las bolsas de manera espectacular.

¿Y sabéis qué? Mientras preparaba este post, ¡la mismísima Lisa Eldridge habló de su agua micelar en este vídeo! ¡Y yo dando saltos de alegría por tener algo en común con ella, aunque solo sea que hablemos de la misma marca!

Otra de sus marcas estrella es ABSOLUTION, la “madre” de Ekia. Ésta os la he sacado en alguna wish-list y selección de regalos. Se trata de una marca muy cuidada con una concentración altísima de ingredientes ecológicos. Su contorno de ojos es destacable, así como la BB Cream o “Crème du Teint”, que es la perfecta fusión de un maquillaje fluido en una crema tratante que reafirma, protege, hidrata y regenera intensamente. La probé en tamaño viaje y me gustó bastante, porque además tiene un acabado mate.

La última marca de cuidado facial que quiero destacar (tienen muchísimas más, pero he elegido enfocarme en lo que les diferencia) es la que para mí más curiosidad despierta: PATYKA.

¿Habéis oído hablar de PATYKA? Es una marca francesa “de las de toda la vida” y os voy a hacer una confesión: ¡no sabía que era bío! Es la típica marca que has visto miles de veces de niña, sin nunca acercarte demasiado, y que ahora que está “volviendo a nacer” descubres en realidad por primera vez.  Su apuesta es ofrecer unas texturas tan irresistibles como su packaging y su diseño, y parece que la han ganado con creces. PATYKA es París en estado puro, y siguiendo con la lógica anti-aging de Bioherbarium, me comentaron que el Contorno de Ojos ha sido reformulado para proporcionar más efectividad que nunca.

 

En el apartado de Maquillaje obviamente no se podían quedar atrás, y han incorporado a mi querida ILIA Beauty, con lo que de nuevo la calidad está más que garantizada. También cuentan con una marca con fórmulas impecables y presentaciones originales, como es ZAO MAKEUP, que además es recargable, lo que permite hacerse con un maquillaje de primerísima calidad ecológica con una buena relación calidad-precio. Finalmente, también encontramos productos novedosos como Prtty Peaushun, una loción reafirmante asombrosa que no es un maquillaje corporal pero deja unas piernas, escote, brazos, etc con una luminosidad dorada espectacular.

Marcas de alta gama, calidad y eficacia contrastadas y bastante “nicho” en un mismo espacio, aquí, en nuestro país. ¿Qué os parece, biotistas?

Post patrocinado