Categoría

PEQUES

PEQUES

Reseña: la protección solar infantil de Eco cosmetics

Solares infantiles minerales bio ecologicos si nanoparticulas ecocosmetics

En materia de protección solar infantil, he probado ya bastantes marcas, ya que cada año trato de cambiar la crema de MiniBío, y desde el verano pasado además, tengo a MicroBío, con unas necesidades ligeramente distintas.

MiniBío no tiene ninguna problemática particular, ¡salvo que no le gusta perder el tiempo! Ponerse crema es para ella una grandísima pérdida de tiempo, teniendo en cuenta todo lo que tiene que hacer: tirarse en bomba, tirarse de cabeza, tirarse dando voltereta en el aire… Mi mejor argumento para que se tome 3 segundos y medio para proteger su piel es el aroma. Sí, la crema tiene que oler bien, o pasa del tema. ¿A quién habrá salido? ;-)

En cambio MicroBío todavía no nos ha mandado a tomar el sol con su crema, pero en su caso hay una pequeña precaución extra que tomar: tiene tendencia a dermatitis atópica :( Por suerte de momento no ha tenido ningún brote fuerte, solamente uno muy localizado, en la nuca, que ya hemos conseguido controlar (ya os contaré con qué). Pero por si acaso con él prefiero evitar perfumes precisamente, así que este verano, en principio, cada uno va a tener su crema. ¡Así no hay peleas!

Tras leer bastantes buenas reseñas en los últimos años, hemos decidido arrancar el verano con la marca alemana ECO Cosmetics.

Presentación / Textura / Olor

La loción Baby and Kids SPF50+: Es la que estamos usando con MiniBío. Viene en un práctico formato airless de 50 ml con dispensador, muy higiénico. Es espesa, blanca, y huele estupendamente a granada y espino amarillo.

La loción Baby and Kids NEUTRAL SPF50+: Ésta es la que estamos usando con MicroBío. El formato es exactamente el mismo, solamente cambia el color y el loro (aunque parezca mentira a los niños sí se fijan en eso, MiniBío lee perfectamente, pero reconoce su crema por el lorito). A diferencia de la otra, ésta NO lleva perfumes.

En cuanto al temido efecto Casper de las cremas solares minerales, os diré que estas son bastante aceptables. Aunque en el caso de solares infantiles, ya os he comentado más de una vez que no me preocupa demasiado; es más, me gusta que se vea por donde he aplicado crema y donde no, porque ayuda a no dejarse zonas sin cubrir. Aun así, si os preocupa, os he hecho un swatch, sobre el brazo ya negruco de MiniBío (a mediados de junio ya había alcanzado su tope de bronceado, solo con lo que le da en el patio y en el parque). Veréis que he aplicado mucha cantidad, y la segunda foto es al instante: luego se va absorbiendo/difuminando, y si vuelves a pasar la mano cuando se ha secado un poquito, ya prácticamente se borra.

Composición

Toda la gama está certificada por Ecocert y por la Vegan Society.

Lista INCI Baby & kids SPF50+: Titanium Dioxide, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Polyglyceryl-3 Diisostearate, Caprylic/ Capric Triglyceride, Aqua, Glycine Soja Oil*, Butyrospermum Parkii Butter*, Glycerin, Olea Europaea Fruit Oil*, Olea Europaea Leaf Extract*, Punica Granatum Extract*, Glyceryl Oleate, Canola Oil, Hippophae Rhamnoides Oil*, Rosa Moschata Oil*, Oryza Sativa Bran Oil, Mica, Glycyrrhiza Glabra Extract, Simmondsia Chinensis Oil*, Magnesium Sulfate, Oenothera Biennis Oil*, Lecithin, Macadamia Ternifolia Oil, Tocopherol, Bisabolol, Tocopheryl Acetate, Stearic Acid, Aluminium Hydroxide, Parfum
* organic

Lista INCI Baby & kids SPF50+ NEUTRAL: Titanium Dioxide, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Polyglyceryl-3 Diiso-stearate, Caprylic/Capric Triglyceride, Aqua, Glycine Soja Oil*, Butyrospermum Parkii Butter*, Glycerin, Olea Europaea Fruit Oil*, Glyceryl Oleate, Pongamia Glabra Seed Oil*, Canola Oil, Nigella Sativa Seed Oil*, Hippophae Rhamnoides Oil*, Punica Granatum Seed Oil*, Rosa Moschata Oil*, Simmondsia Chinensis Oil*, Sesamum Indicum Seed Oil*, Oryza Sativa Bran Oil, Oenothera Biennis Oil*, Macadamia Ternifolia Oil, Magnesium Sulfate, Mica, Lecithin, Tocopherol, Dipotassium Glycyrrhizate, Bisabolol, Tocopheryl Acetate, Stearic Acid, Alumina (Corundum)
* organic

Como podéis ver el mineral que ejerce de filtro solar es dioxido de titanio, no contiene óxido de zinc. Como seguro que alguien pregunta, deciros que estos solares NO contienen nanopartículas. Si las tuvieran, tendría que estar indicarlo en el envase (por ley), pero para más garantías me he puesto en contacto con la marca, y me han confirmado el tamaño de sus partículas: de 400 a 600 nm (os recuerdo que para que una partícula se considere “nano” tiene que medir menos de 100 nm). ¡O sea que tenemos margen de sobra!

También llama la atención, y lo notaréis si probáis estas cremas, la alta concentración en aceites vegetales (karité, oliva, nigella, rosa mosqueta, salvado de arroz, onagra…no voy a citarlos todos porque ahí los tenéis, pero son muchísimos y todos súper beneficiosos para la piel). Se nota mucho al usarla, deja la piel genial, como jugosita, es como aplicarles una súper hidratante con protección solar añadida.

Y aquí abajo os dejo los porcentajes de ingredientes orgánicos de cada producto, y demás información que viene en el envase en forma de sellos. La verdad es que poco se le puede reprochar a Eco Cosmetics (salvo un pequeño error en la información impresa, a ver si lo véis ;-)

Eficacia

Estos solares nos están encantando. Por su alto contenido en aceites vegetales, resultan relativamente fáciles de aplicar (se deslizan genial en la piel) y al mismo tiempo la cuidan: la piel queda súper nutrida, con aspecto saludable y jugoso. Desaparecen bastante bien aunque dejen un ligero efecto blanco, es muy tenue y nunca se ve gris como me ha pasado con otros solares minerales, y quedan bastante fijos, lo cual es un factor muy importante en la eficacia de un solar cuando estamos hablando de niños pequeños, que se mueven mucho. En el agua tengo más dudas, en teoría son water-resistant, pero en la práctica dejan motitas blancas al mojar la piel, así que entiendo que el agua, si no elimina la crema, al menos la mueve. En cualquier caso, siempre se recomienda volver a aplicar crema despues de un baño, con cualquier solar.

Otra cosa que os quiero comentar a raíz de mi experiencia es que la “normal”, con perfume, tampoco le ha dado reacción a MicroBío. Es decir: en nuestro caso, podríamos haber “tirado” sin la versión NEUTRAL. Este descubrimiento lo hicimos un día que solo habíamos bajado la de MiniBío, se la aplicamos a los dos, y como no pasó nada, ¡pues ha habido veces que ya solo nos hemos llevado una sin ningún cargo de conciencia! Os lo cuento para que cada familia valore lo sensible que es la piel de su bebé, si tiene más hijos, etc. OJO, cada piel reacciona a diferentes componentes: el que MicroBío tolere la versión “con perfume” de esta gama no significa que el tuyo lo vaya a hacer, pero os lo cuento porque pienso que es un feed-back que puede resultar útil a la hora de tomar decisiones. En cualquier caso, es llamativa la atención que presta esta marca a este tema, ya que la versión que llamo “normal” en realidad es para bebés y niños con piel sensible, y la NEUTRAL, para bebés y niños con piel ultra-sensible. A buen entendedor…

En definitiva, nosotros en lo que llevamos de verano no hemos observado ningun enrojecimiento (ni mucho menos quemadura) usando estas cremas, y nuestros peques pasan mucho, pero que mucho rato al aire libre (¡que para eso nos vinimos a vivir a un pueblo!). Así que encantados.

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su formato, pequeñito y fácil de meter en un bolso, pañalera, neceser de playa…

♥ Su dispensador, muy cómodo e higiénico

♥ Su eficacia, tanto en protección solar como en cuidado de la piel

♥ La existencia de una versión NEUTRAL para pieles extremadamente sensibles

Me gusta menos:

* Poca cosa. Es más: le estoy dando vueltas y no encuentro nada…

Donde comprar ECO Cosmetics:

Las podéis conseguir en la web Eva Productos Naturales, a precios alemanes ;-)

Precio:

18,90€ la Baby & kids SPF50+18,99€ la Baby & kids SPF50+ NEUTRAL

¿Conocíais esta marca? ¿La habéis probado? ¿Cual es vuestra marca de solares para este verano?

Reseña patrocinada – Mi opinión es libre

PEQUES

El pañal del verano – Hamac Paris + Fundas bcn

Hace unos meses compartí mi preferencia por los pañales lavables. Tanto para el medio ambiente como para la piel sensible de nuestros bebés, pienso que son la mejor opción.

Sin embargo, confieso no usarlos “de seguido” sino por rachas, ya que por temas de tiempo y energía disponible hay épocas en las que me cuesta más (típicamente, el invierno: cuando las coladas crecen y al mismo tiempo, tardan más en secar).

Pero si hay una ocasión en la que el pañal lavable se ha convertido en un indispensable para nosotros es la piscina!

No soporto los pañales de natación de usar y tirar. Me dan repelús.

Por su tacto, ese material plasticoso…

Por que usar un pañal cada vez que el bebé se mete en el agua en verano, si tienes un pequeño tritón como es mi caso, es una masacre para el planeta…

¡Y porque son feísimos, oye!

En cambio mirad qué monería se han marcado los de Fundas Bcn para Hamac Paris!

El año pasado MicroBío llevaba el mismo pañal, modelo rayas marineras, lo usó todo el verano sin descansar y acabó el verano igual que empezó. Así que sé que en términos de calidad, comodidad y durabilidad no hay error posible con este pañal.

Pero es que además esta colaboración tiene todo lo que hay que tener: tono Mint tope instagrameable (es el estampado Mint Arrow de Fundas Bcn), unisex, monísimo con cualquier cosita que le pongas ;-)

Sale seco de la lavadora, aunque la mayoría de veces basta con aclararlo muy bien para quitarle el cloro o la sal, igual que cualquier bañador. Y viene con un absorbente especial (más fino que el del pañal regular), por si le quieres dejar el bañador puesto mientras juega fuera del agua.

Así que nada, para quienes siguen pensando que los pañales de tela son el pasado, creo estas fotos hablan por sí solas.

Ahora sí, me voy al agua con mi baby…

¡Feliz verano, biotistas!

Pañal cortesía de Hamac Paris

PEQUES

Pañales de tela: los pañales del futuro

IMG_6197

Del futuro, sí, has leído bien. ¿O crees que saturar los vertederos con miles de toneladas de pañales de un solo uso (que tardan entre 300 y 500 años en desintegrarse) es el progreso? Dejar de hacerlo es lo mejor que puedes hacer si te importa el futuro del planeta, o sea, el de tus hijos. Y volvemos al punto de partida: Los pañales del futuro.

Ya os avisé de que iba a ampliar temática, aún así quiero dejar claro que este post es algo excepcional. Es lo que tiene la maternidad, te sumerge, te atrapa, te envuelve y no te deja pensar en otra cosa que no sea la felicidad máxima de ver crecer cada día ese nuevo y perfecto ser humano que has creado. Eso, y la caca :D

Con MiniBio, allá por el año 2010, ya usé pañales lavables, me gustaban mucho, sobre todo porque en todo el tiempo que los estuvo usando JAMÁS tuvo una irritación. Miento: una vez se le irritó, pero fue porque estábamos de vacaciones en la playa y se le metió arena. Ah y por supuesto, añado: JAMÁS usamos crema de pañal, ni siquiera de forma preventiva, sencillamente no hizo falta. Esto quería dejarlo claro porque a menudo nos centramos en si es engorroso lavar los pañales o no, si son cómodos para nosotros los adultos, pero creo que un aspecto fundamental a tener en cuenta es el bienestar del pequeño que los lleva puestos todo el día, y en ese sentido yo lo tengo muy claro: me decanto por los de tela.

Dicho esto: ¿cual es más cómodo? Pues eso depende mucho del ritmo de vida de cada familia, del tipo de pañal que elijamos, del espacio que tengamos en casa para tender, incluso de la época del año en la que estemos…o sea que no hay una verdad absoluta pero yo os voy a contar mi experiencia y desde ahí, que cada uno saque sus conclusiones y tome sus propias decisiones, como siempre.

Con MiniBio, usé principalmente pañales “Todo-en-dos”: son pañales que traen un insertable, una pieza de quita y pon, que se separa del pañal para lavar, y después de secar se vuelva a colocar. ¿Por qué hacemos esto? Porque así el pañal se seca antes, al ser en dos partes, cada una tiene más superficie en contacto con el aire, sencillamente. También permite tener más absorbentes que pañales y en ocasiones cambiar solo el absorbente si ha habido poco pis, y no ha llegado al pañal, pero eso es algo que yo personalmente no hago mucho. En cualquier caso: este tipo de pañales ya me parecía muy cómodo, porque los “Todo-en-uno” tardaban la vida en secar, pero es que desde el 2010 las cosas han cambiado mucho, y para bien, así que sin duda ahora puedo decir que los pañales lavables son mucho más cómodos de lo que mucha gente piensa.

¿Qué ha cambiado desde el 2010?

Pues casi todo. En realidad, sobre todo los materiales, que cada vez son más suaves y más rápidos de secar. Microfibra, bambú…tejidos que ya existían pero que han ido mejorando sus prestaciones de absorción, secado, suavidad porque los fabricantes no paran de investigar y desarrollar sus productos. ¿Y qué me decís del aspecto? Cuando buscaba cómo equiparme para MiniBio, recuerdo haber visto estampados que literalmente daban ganas de salir corriendo sin mirar atrás. ¡Horror! Pero ese tiempo pasó a la historia, y hoy podéis encontrar con facilidad monerías como estas que os enseño hoy.

Si os gustan estos modelos, aquí tenéis los detalles: son el modelo TE1 orgánico en estampado Kipling (homenaje al libro de la selva) de Bumgenius y el modelo Basic bambú de Bambooty (estampado Piñas). Ambos son multitalla, y vienen de Oh! La Luna El blanco roto de la primera foto es el Freetime (también de Bumgenius), mi favorito en cuanto a ligereza y tiempo de secado: es un TE1 pero se “abre” el absorbente en 3 partes, de tal modo que se seca casi mejor que un TE2!

Y para preciosura, echadle un vistazo también a los colores de los pañales más molones de Hamac Paris.

Esta marca es una buen ejemplo de que, aparte de la estética, la tecnología también ha cambiado en estos años. Ya casi no se encuentran pañales con bolsillo: eran aquellos en los que el insertable se metía dentro de un bolsillo, como un doble fondo que tenía el pañal. ¿Cual era el problema? A la hora de sacarlo para lavar, una vez mojado (o peor ;-) ), había que meter la mano ahí para sacarlo, y eso sí era un poco arghhh. Pero ahora van unidos con clips (Bumgenius o Bambooty), o metidos en una “hamaca” como éste de Hamac, un diseño realmente innovador que nos facilita mucho la vida. Os recomiendo el absorbente de microfibra, más que el de algodón orgánico, que queda muy rígido. Incluso tienen absorbentes desechables, para cuando estás fuera de casa por ejemplo, si no quieres tener que cargar con tu pañal usado de vuelta a casa. Tiras el absorbente usado y pones otro, listo!

¿Véis la “hamaca”? Se inserta el absorbente ahí y queda perfectamente encajado. Easy!

Además Hamac tiene un pañal de natación, super cómodo en verano porque se lo pones día sí día también, y se seca en un voleo. Y de lo bonito que es, ¿hablamos? ;)

Éste último lo compré en Greenweez, y la verdad es que lo he amortizado con creces, aparte que este verano en principio le debería volver a servir (es la talla M, hasta los 13 kg).

Con esto quiero deciros que de verdad, si os estáis planteando probar los pañales de tela, no lo dudéis: ¡probadlos! Probad con uno o dos, no es una gran inversión, y si no os convence del todo y no compráis más, siempre podréis seguir usando esos dos por ejemplo para la noche, que a lo tonto es un ahorro importante. O tenerlos en reserva para el día que se os acaben los desechables a las diez de la noche (que levante la mano quién haya vivido esa experiencia maravillosa).

IMG_6200

Y ya para rematar el post dedicado a la caca más largo de la historia, os enseño con qué lavo mis pañales, ya que es una pregunta muy recurrentre entre las mamás (y los papás, ¿qué pasa?) que se plantean el uso de pañales de tela. No vale cualquier detergente, es verdad. Los que contienen glicerina “engrasan” el pañal, forman una película invisible que a la larga lo impermeabiliza, y empiezan las fugas (o los olores “a amoníaco”). Pero si comprobamos que nuestro detergente es apto, no tendremos ese problema. En mi caso, con MiniBio recuerdo haber usado el detergente en polvo de Lerutan, que olía a lavanda. Me gustaba pero lo usaba solo para los pañales, porque dejaba la ropa bastante “tiesa” (¡otra cosa fundamental es que no se puede usar suavizante en una colada de pañales!). Con MicroBio, he tenido la suerte de poder probar una marca divina, con una gama tan amplia como ésta:

Se trata de la línea Little Violet´s de Homescents, una gama de productos naturales para la colada de los bebés que podéis encontrar en My natural baby box.

El detergente más adecuado para los pañales es el que viene en polvo, en mi caso lo tengo con olor a lavanda también y la verdad es que me ha ido genial. Se usa poquísimo además, así que el paquete me ha durado meses.

Si los veo muy sucios, añado una pizca del desinfectante y mano de santo (éste cunde todavía más, yo creo que lo compras una vez y te dura hasta que tu peque deje el pañal).

Para la ropa de MicroBio (y a veces la mía, lo confieso), uso el líquido, porque el mío huele a lima-pomelo y me vuelve loca! (este en cambio se me ha acabado pronto, con el litro que trae da para 25 lavados, y como es un vicio lo he gastado enseguida). Lo tienes disponible también en aroma Lavanda, o Sin perfume si tu peque tiene dermatitis atópica (o simplemente prefieres no perfumar su ropa).

Y si hay manchas, un poquito del quitamanchas, que básicamente es como el “Vanish” ese de los anuncios grabados ante notario, pero natural!

Vamos que esta gama es una maravilla, porque además de eficaz y ecológica, es súper completa ya lo habéis visto, y muy agradable de usar. Algo fundamental para una maniática de los olores como yo, y más cuando se trata de algo que va a estar en contacto con la piel de tu bebé. Quieres que su ropa esté libre de tóxicos, claro, pero también que quede limpia, suave y que huela bien (o por lo menos que no huela), y esta gama cumple todos esos requisitos.

Bueno, espero haberos dado alguna pista a quienes estéis o tengáis pensado cambiar pañales por un tiempo. Cualquier duda me la dejáis en comentarios, que éste es un tema que da para mucho más, y aquí solo he hecho un resumen porque tampoco quiero cargar demasiado.

Un beso grande! Os leo!

BELLEZA, LIFESTYLE, PEQUES, YOGA

Empezar de cero…

Miss bio nuevo diseño nuevos contenidos lifestyle eco crianza yoga cosmética bio

Foto: Miss Bio

Eso es lo que siento cuando me enfrento, hoy, a la página en blanco.

El año 2016 ha sido el del nacimiento de MicroBío. Ésa ha sido la parte luminosa.

También ha habido un lado oscuro, siempre lo hay. En esta ocasión ha llegado en varias formas, pero todas tenían un denominador común: me han dejado ver de demasiado cerca la mezquindad humana. Y eso, para mí, que procuro vivir sin juzgar a los demás, y pongo todo mi empeño en no perjudicar a nadie con mis acciones, ha sido duro de digerir.

He hecho lo posible para que estos asuntos no eclipsaran mi felicidad, pero no he podido evitar que me desmotivaran, y mucho, a la hora de sentarme a escribir. Más cuando algunos guardan relación con el blog.

Siento mucho que esto, para vosotras y vosotros, biotistas, haya supuesto cierto vacío, un largo silencio. Sois muchas los que me habéis manifestado que teníais ganas de leerme más, y os lo agradezco de corazón. Pero sencillamente, no brotaban las ganas, y ponerme a escribir de cremas y maquillaje era lo último que me apetecía. Y siempre os lo he dicho: para mí escribir con desgana no tiene sentido, quiero ofreceros siempre mi mejor versión y si no puedo traerla al frente, mejor no escribo. Creo que es una forma de respeto, al menos en la forma en que yo lo entiendo.

Con esto llego a mi siguiente punto: soy de las que pienso que todo lo que nos pasa en esta vida encierra un aprendizaje, y esta falta de entusiasmo por mi parte me ha hecho reflexionar sobre los motivos por los que empecé este blog, allá por el 2012.

En esa época prácticamente nadie en España hablaba de cosmética bío. Las marcas disponibles se contaban con los dedos de una mano, y para encontrarla en tiendas había que adentrarse hasta la balda más desordenada del herbolario peor iluminado. Exagero, sí, pero si nos quedamos con las sensaciones y no solo con los hechos, ésta era la sensación que tenía yo en comparación con lo que estaba pasando “ahí fuera”, especialmente en Francia donde hacía años que la cosmética bío era algo completamente normalizado.

Mi objetivo era llegar a más gente, que la cosmética bío dejara de verse como algo “cutre”, “hippie”, algo que o caduca al cabo de una semana, o te cuesta un riñón y parte del bazo. Todo esto no me  lo invento, son cosas que podías leer en cualquier parte, oir en cualquier conversación sobre el tema. Había mucho desconocimiento, no me lo negaréis. Los comentarios que recibieron mis primeras entradas no hicieron sino confirmar esa sospecha. Por poneros solo un ejemplo que creo que habla por sí solo, la gente me escribía para preguntarme si The Body Shop era natural.

Ahora la cosa ha cambiado, ¡y mucho!

Gracias a unas cuantas marcas muy pero que muy chulas que han surgido en nuestro país, a varias tiendas nacionales que han venido a darle una patada a la “estética de herbolario”, y también a la labor de un montón de blogueras que han venido después, la cosmética bío en España empieza a tener la consideración que merece: además de más saludable y más sostenible, al fin se ve como algo agradable, bonito, incluso trendy.

Lo siento como un logro colectivo, y por la parte que me toca me alegro mucho de que hoy haya tantos blogs sobre la cuestión, y aprovecho para felicitaros y agradeceros a las que me estéis leyendo ahora mismo. Muchas de vosotras me habéis dicho en algún momento que he sido vuestro referente, es un súper honor y me siento muy afortunada por ello. GRACIAS.

¿Adonde quiere llegar?, os preguntaréis. Puede que éste sea mi post más desordenado hasta la fecha, pero aunque no lo parezca: sí, sé adonde voy.

Si hay una cosa de la que me he dado cuenta este año es de que este blog, en este formato, ya ha cumplido su función.

He estado reflexionando sobre qué hacer con él, y mi conclusión ha sido que haré lo único que sé hacer: ser yo misma. Y si en este momento miro hacia dentro y siento que escribir sobre cosmética bío ya me “aburre”, pues tendré que buscar otra fórmula con la que me sienta más identificada.

Así que Miss Bío va a seguir existiendo, no hay duda sobre eso, y seguramente el tema principal seguirá siendo la belleza, pero quiero sentirme libre de hablar de más cosas, siempre con un enfoque “verde” pero abriendo un poco el foco. Esto es, en un principio y tal y como me viene a la mente: lifestyle, crianza y yoga, como categorías nuevas, en las que cualquier día pueden aparecer subcategorías o cualquier cosa por el estilo. ¡Necesito sentirme más libre!

Miss Bio Blog cosmetica bio ecologica organica crianza yoga lifestyle niños juego Montessori

Puede que esto no se traduzca en un aumento del número de mis seguidores, pero es que ése nunca ha sido mi objetivo. Si os fijáis, por ejemplo, en todo este tiempo casi no he hecho ningun sorteo. Respeto ese modo de operar, pero no es el mío. No quiero llegar a más gente, no quiero que nadie se suscriba para entrar en una rifa y ganar un producto, que igual ni siquiera necesitan o resulta inadecuado para su tipo de piel. Quiero que la gente que llegue a mí se quede porque el contenido que ofrezco les resulte útil.

En definitiva, biotistas: quiero poder ser como soy, con mis múltiples facetas, del mismo modo que a vosotras y vosotros… ¡Os quiero como sois!

 

Antes de que me lo pidáis os comparto las referencias de los productos que véis en las fotos ;-) (en orden de aparición):

Mordedor Les Jouets Libres en Made in Tribe

Base de maquillaje ILIA en Green For Chic

Labial ILIA en Green For Chic (tono In My Room)

Pinceles Ecotools en iHerb

Collar de lactancia MamiBB (modelo Bali)

Cuarzo rosa (regalo de una bella persona)

Caja de permanencia del objeto (Montessori) de Nature et Découvertes

Monodosis de colonia, gel de baño y leche hidratante para bebés de Carelia

Jabón 20.000 pompas de viaje superlimpio de Olivia Soaps

Cepillo bebé de cerdas naturales y bambú de Bass en iHerb

BELLEZA, PEQUES

Mi neceser bío para la Maternidad

Hola, biotistas!

Qué ganas tenía de publicar esta entrada, mis neceseres bío son ya un clásico del blog, y éste es único, especial, e irrepetible (irrepetible, sí, que nadie espere que venga un NanoBío, con los dos soles que hemos traído al mundo creo que ya hemos cumplido con la sociedad).

Suelen decir que con el segundo improvisas más, que eso de tener la maleta lista en la semana 30 es de primerizas y que luego ya coges lo primero que pillas una vez has roto aguas, pero en mi caso no ha sido así para nada. Así que lo que vais a ver es fruto de una larga reflexión, de muchas idas y venidas y aún así…¡es altamente mejorable! Pero eso es lo bueno del blog, que permite hacer un debriefing posterior y dejar anotadas las cosas que realmente hacen falta y las que no, con suerte servirá a alguna otra biotista que esté en la semana 30 (o 39), haciendo su maleta… Sigue leyendo

PEQUES

Seis años…

Manosbb

Hoy me voy a salir del guión y, sin que sirva de precedente, os voy a contar un poco de mí.

Encontrar hasta qué punto debe una desvelar su vida personal en la blogosfera es para mí un ejercicio muy delicado…

Hay quien no tiene ningún pudor en hacerlo, y me parece muy bien. También depende mucho del tono y de la temática de tu blog, y de lo que tus seguidores esperan encontrar en él. Yo habitualmente soy muy reservada, de lo que os hablo aquí es de cosas, de objetos inanimados que me rodean y que os pueden interesar (o no), pero nunca de lo que hay dentro de mí. Pues hoy lo voy a hacer, además, literalmente…

Seis años. Son los que en unos meses cumplirá MiniBio. Seis maravillosos años de aprendizaje para todos, sobre todo para nosotros, los adultos. Seis años en los que, a pesar de que las circunstancias externas no han sido fáciles, en nuestro hogar siempre brillaba la luz. Su luz.

Seis años son también los que la van a separar de su hermano. O hermana. Porque esto es lo que os vengo a contar hoy, ni más ni menos. Mi segundo hijo (o hija) está de camino…

Un regalo que nos ha traído la vida cuando menos lo esperábamos, y que, ya lo sabemos, también viene cargado de enseñanzas. Empezando por ésta: las cosas que suceden son las que tienen que suceder, y cuando lo hacen, entonces es que es el momento oportuno.

Entre lágrimas de emoción y de profundo dolor por las noticias que nos llegan desde “ahí fuera” (cada vez más aquí y menos fuera), pretendo sin embargo cerrar este post con una sonrisa.

¿Cómo creéis que tenemos que bautizar a esta criatura aquí, en el blog? Mi idea es que tras MiniBio, solo puede venir MicroBio así que sí, con mucho cariño y un punto de humor creo que en los próximos meses os iré contando las aventuras de MicroBio en su nuevo mundo.

Un mundo en el que para nosotros solo existirán mimos, leche, besos… y cosmética bío, por supuesto :D

Hoy más que nunca os deseo un día, una semana, una vida llenos de paz y amor. Sigamos sembrando un futuro mejor…

PEQUES

Reseña: champú infantil peinado fácil de Little Siberica

Little Siberica cosmetica infantil orgánica bio natural champu peinado facil

Foto: Miss Bio

Champú peinado fácil de Little Siberica

Presentación / Textura / Olor

MiniBio y yo seguimos nuestro feliz descubrimiento de la gama Little Siberica, ya comentamos en la anterior reseña que los envases nos encantan, en este caso además como cambia el animalito de un producto a otro pues ella lo estaba esperando con ansias! :D

La textura de este champú es muy parecida, por no decir idéntica, a la de su compañero el osito: lo suficientemente viscoso para que un peque con destreza media pueda usarlo solo sin que se le derrame ni se le escurra entre los deditos, y de espuma me pasa un poco lo mismo, que aparentemente se queda corto, pero luego el pelo queda limpio así que creo que es algo a favor.

El olor sin embargo no guarda ningún parecido con el Baby no tears. Se ve que, así como hay gamas o directamente marcas que optan por diseñar un aroma signature que sirve de hilo conductor a su línea, en este caso es al revés: en cada producto nos encontramos con un perfume único. Ėste me huele menos, intuyo que los extractos de viola y malva (que cumplen una función en la fórmula, concretamente dar brillo y suavizar) son los mismos que la perfuman. Todo un acierto en una fórmula infantil, ya que a menudo éstas pecan de exceso de perfumes añadidos.

Eficacia

Tenía mis dudas sobre si este champú le iría bien a MiniBio, que ha heredado mi naturaleza capilar: liso y muy, muy fino. Tanto que no sabía si aguantaría ese “acondicionador incorporado” que intuía que llevaba la fórmula al ser la referencia “peinado fácil” de la gama. Una cosa es ponerle una pizca de acondicionador en las puntas, ahora que ha decidido prepararse para los campeonatos mundiales de doble de Rapunzel, otra que el champú lo traiga incluido y por tanto, le cubra el pelo desde la raíz (con el consiguiente apelmazamiento que cualquier cola-de-ratón habrá experimentado más de una vez).

Pues nada más alejado de la realidad: este champú no es que lleve acondicionador incorporado, es que deja el pelo suavizado, pero sin residuo, o sea que se ve igual de fino y ligero, ¡simplemente el peine pasa más fácil!

Y otra consecuencia apreciable de esto es que aguanta varios días sin ensuciarse (confieso que desde el cambio horario estoy muy perezosa con este tema por las noches), incluso os diré que se le ve mejor al segundo día.

Composición

El porcentaje de ingredientes de origen natural es de un 99%, orgánico no se sabe pero intuyo que menos del 10% (si os fijáis, solo el extracto de viola lo es).

Lista INCI: Aqua, Sodium Coco-Sulfate, Lauryl Glucoside, Coco-Glucoside, Cocamidopropyl Betaine, Pineamidopropyl Betaine PS, Hippophae Rhamnoidesamidopropyl Betaine HR, Malva Sylvestris (Mallow) Flower Extract *, Viola Odorata Flower / Leaf Extract, Geranium Sibiriucum Extract WH, Hesperis Sibirica Extract WH, Achillea Asiatica Extract WH, Guar Hydroxypropyltrimonium Chloride, Citric Acid, Alcohol Benyzl, Dehzdroacetic Acid, Sodium Benyoate, Potassium Sorbate, CI 75810, Parfum, Linalool **, Limonene **.

(*) De cultivo orgánico

(**) Componentes naturales de los aceites esenciales

(WH) Extractos salvajes orgánicos de plantas siberianas (no sé cómo se determina eso, será por distancia de fuentes de contaminación, lo investigaré…)

(PS) Derivado del aceite de pino siberiano

O lo que es lo mismo: tensioactivos suaves, malva y viola en buena posición (no están ahí para decorar), extractos de plantas silvestres siberianas (esta parte me encanta) y sí, algo de perfume pero de verdad que se nota que lleva muy, muy poco (aparte de ser natural, obviamente). El CI 75810 no es cochinilla, sino clorofila, que aparte de dar color (en este caso, cobrizo) ayuda a equilibrar la producción de sebo.

Y por último quería señalaros que al igual que el “Baby no tears”, el “Baby shampoo easy brush” tampoco es apto para bebés, es más, éste se puede usar a partir de los 5 años.

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su suavidad

♥ Lo bien que cumple sus promesas (peinado fácil y brillo)

♥ El que no aporte peso al pelo

Me gusta menos:

  • Poca cosa, quizás que tiene el defecto de su cualidad: me esperaba a un olor más potente

Precio

11,35€ los 250 ml

Donde Comprar Little Sibérica

Este producto nos lo han enviado desde Missfarma, donde podréis encontrar más referencias de la marca.