Browsing Tag

contorno de ojos

BELLEZA

Reseña: Crème Jeunesse du regard de PATYKA

¿Habéis soñado alguna vez que os quedáis atrapadas de noche en unos grandes almacenes? Al estilo Natalie Portman en Where the heart is, solo que en un sitio más glamuroso que el Walmart.

A mí me ha pasado mucho durante mi época de estudiante. Vivía en París, en un precioso y cuidadísimo edificio haussmaniano. Pero no en uno de sus lujosos apartamentos de techos altos y molduras en las paredes, sino en una diminuta chambre de bonne, bajo los techos, donde no llegaba el ascensor (ni siquiera la impoluta moqueta roja de la escalera). Con baño compartido en el descansillo. Si habéis visto Las chicas de la sexta planta, os podéis formar una idea bastante acertada. Y para terminar el cuadro, mi barrio era el de los grandes almacenes. Lo que viene siendo ser pobre de remate en un barrio überconsumista. Día tras día pasaba delante del Printemps de la Beauté, babeando. Los sábados por la mañana entraba a probarme de todo y salía unas horas después, perfumada hasta arriba eso sí, pero sin bolsita de papel fashion colgada del brazo. Y muchas, muchas veces, soñaba con que me quedaba encerrada y me probada todo lo que me apetecía sin la mirada desconfiada de la dependienta de turno.

Una de las marcas que veía “de lejos” en esas peregrinaciones era PATYKA. El lujo parisino en todo su esplendor: una marca con una impecable estética años 20 renovada, un largo recorrido y un aura de pureza que, aunque yo entonces no lo sabía, ¡esconde formulaciones orgánicas! Esta ha sido una de mis grandes sorpresas de los últimos tiempos, es como si de pronto “descubriese” que Chanel es una marca cruelty free y de producción sostenible, ¿os imagináis el shock? Pues esto es lo que me ha pasado con PATYKA, al enterarme de que aparte de todo lo obvio, es “Miss Bio friendly”.

Crème Jeunesse du regard de PATYKA

Presentación / Textura / Olor

Salta a la vista que el packaging de PATYKA es impecable, al igual que todo lo que atañe a su imagen de marca. Frasco de vidrio, con un sólido dosificador, letras negras y doradas…parece recién salido de una farmacia parisina de los años 20. Y es que lo mejor que puedes hacer con una imagen de marca que funciona es modernizarla a pequeños toques sutiles, como es el caso.

La textura es maravillosa: una crema con mucha consistencia, que se desliza con suavidad y se absorbe mucho antes de lo esperado. No deja sensación grasa, mucho menos pegajosa, ni aporta brillo a la zona más allá de un aspecto glowy muy saludable.El aroma es totalmente “anticuado”, en el sentido más nostálgico y evocador del término: realmente te transporta al París de los años 20, de pronto te estás arreglando en un tocador en la Rue Cambon y por la ventana oyes pasar el coche de Mademoiselle Chanel. Huele a rosa, una rosa al mismo tiempo fresca y decadente.

Eficacia

Estas son las promesas de este nuevo contorno de Patyka:

  • Corrige los signos del cansancio y del envejecimiento
  • Reduce visiblemente las bolsas y las ojeras
  • Rejuvenece la mirada
  • Reduce las arrugas de esta delicada zona
  • Alivia la congestión
  • Es una base de maquillaje ideal

Pues bien, yo que no tengo ninguna problemática particular en la zona del contorno de ojos, os puedo decir que he notado una diferencia significativa en todos estos aspectos, salvo en el de bolsas y ojeras, que como no tengo, no os puedo confirmar su eficacia. Pero, pensando que “iba bien servida” con mi contorno de ojos, me he dado cuenta de que en realidad con este producto la cosa mejoraba sustancialmente: mis arrugas de deshidratación se han esfumado, la zona se ve más lisa, más jugosa, más luminosa, y más unificada. ¡Ahí es nada!

Composición

El 99.8 % del total de los ingredientes de este contorno son de origen natural, mientras que 46.5 % del total de los ingredientes provienen de la Agricultura Biológica. Está certificado por Cosmebio y Ecocert.

Contiene un complejo llamado Microcaps (formado por cacao, clorella y semillas de uva, en un tamaño micro para poder actuar en profundidad), encargado de luchar contra las arrugas; pero también ingredientes tan originales como la cera de trigo sarraceno, responsable de atenuar bolsas y ojeras, el extracto de haya, para hidratar y oxigenar, o las polisacáridas de remolacha para estimular la renovación celular, relanzar la circulación y descongestionar.

INCI: Rosa damascena flower water*, aqua (water), butyrospermum parkii (shea butter)*, glycerin, alcohol denat.**, apricot kernel oil polyglyceryl-4 esters, cetearyl alcohol, glyceryl stearate, shorea robusta seed butter*, microcrystalline cellulose, coco-caprylate/caprate, potassium palmitoyl hydrolyzed wheat protein, caprylic/capric triglyceride, sodium stearoyl glutamate, tocopherol, glyceryl caprylate, oryza sativa (rice) hull powder, parfum (fragrance), ci 77891 (titanium dioxide), levulinic acid, ci 77019 (mica), xanthan gum, fagus sylvatica bud extract*, sodium dextran sulfate, sodium levulinate, hydrogenated vegetable oil, cellulose gum, limonene, sodium hydroxide, linalool, hexapeptide-11, benzyl alcohol, tetrasodium glutamate diacetate, polygonum fagopyrum seed extract, chlorella vulgaris powder*, citronellol, vitis vinifera (grape) seed oil, lecithin*, theobroma cacao (cocoa) seed butter, glyceryl caprate, ascophyllum nodosum extract, citral, glyceryl undecylenate, centella asiatica extract*, potassium sorbate, benzoic acid, salicylic acid

*Ingredientes procedentes de la agricultura biológica

**Ingredientes transformados a partir de ingredientes biológicos

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su imagen de marca, packaging y el toque años 20 cuidadosamente renovado que le da a mi tocador (vale, en realidad está en el baño, mucho menos chic pero… bienvenidas al 2017)

♥ Su eficacia a corto plazo, realmente trae “juventud” a la mirada

♥ Su aroma, pese a que no soy muy de rosa, en este caso me resulta muy agradable

♥ Su rápida absorción, dejando la zona alisada, unificada e iluminada

Me gusta menos:

  • Su precio, aunque tampoco dista tanto del de otros contornos de calidad
  • Su dosificador, que tiende a expender demasiado producto. Hay que cogerle el punto y no apretar hasta abajo.

Precio

49€ los 15 ml

Donde Comprar PATYKA

Encontraréis esta marca de cosmética certificada de lujo en Bioherbarium

Reseña patrocinada – Mi opinión es libre

BELLEZA

Mi rutina facial bio – Otoño-Invierno 2013/2014

Rutina facial bio, organica, ecologica, natural, Dr Hauschka, lush, Matarrania, neobio, Green People

Foto: Miss Bio

Como las colecciones de moda, sí, así he decidido nombrar mis rutinas faciales para que las ubiquéis en el tiempo ;-)

Hablo poco de mi rutina facial por aquí, ya sabéis por qué: he encontrado una que me conviene perfectamente. Y otra que tampoco está nada mal ;-)

Pero no es una razón para dejar de probar cosas nuevas.

Primero porque yo por mis biotistas MA-TO (incluso me destrozo el cutis si hace falta).

Luego porque una no puede resistirse ante ciertas tentaciones que le ponen delante de los ojos, llámense MATARRANIA o llámense Admirabox ;)

Así que la primera rutina que os voy a enseñar (sí, hay dos, no escribo a menudo pero cuando lo hago, cunde) es la que estuve llevando de septiembre a enero, más o menos.

Rutina facial con cosmetica bio, orgánica, ecológica, Dr Hauschka, Matarrania

Foto: Miss Bio

Paso 1

No lo cambié. Seguí fiel a mi Leche limpiadora adorada y a mi Crema facial limpiadora, ambas de Dr Hauschka.

Paso 2

Tampoco lo cambié. Mi Tónico facial especial es un básico para mí.

Paso 3

Esto fue lo único que cambié en ese periodo: como tercer paso estuve utilizando la Hidratante facial Piel Sensible de MATARRANIA.

Desde septiembre hasta enero ininterrumpidamente. El mismo botecito. Esto es lo primero que os quiero decir. (Por si alguien no lo ha pillado: CUNDE una barbaridad).

Lo segundo es que es una delicia de hidratante: la textura bálsamo es algo a lo que una se acostumbra enseguida, al principio tenía reticencias pero afortunadamente las superé. Es muy, muy agradable de aplicar, se absorbe mucho más rápido de lo que cabría esperar, y no deja brillos (siempre que se aplique en la cantidad adecuada, que es muy, muy poquita). Mi piel ha reaccionado súper bien ante este cambio, la he visto igual de “limpia” (quiero decir que no se me ha puesto grasa ni me han salido granos) pero mucho más “jugosa”, más radiante. Un 10 para esta hidratante, no he podido parar hasta que la he terminado, ¡y como podéis ver he rascado bien el fondo!

Rutina facial con cosmetica bio, orgánica, ecológica Matarrania, Hidratante

Foto: Miss Bio

 

La segunda rutina que os quiero enseñar es la que llevo siguiendo desde mediados de enero más o menos. Llegaron a mi cuarto de baño muchos productos faciales a la vez, y ¡tenía que probarlos! Así que esto fue lo que cambió:

Rutina facial con cosmetica bio, orgánica, ecológica Dr Hauschka, Green People, Lush, Neobio

Foto: Miss Bio

Paso 1

Por la mañana, en lugar de la Crema limpiadora de Dr Hauschka, empecé a usar esta otra de Lush de la que soy fan incondicional. ¿Por qué  solo la venden en Navidad, eh? ¿POR QUÉ? (Señores de Lush, si me leéis…Gloria, esto va por ti :D). La tengo caducada desde el 13 de febrero pero no pienso parar hasta haber exprimido la última migaja (o hasta que se me caiga la cara, depende).

Paso 2

Aquí viene otro cambio (sí, lo sé, siempre digo que procuro hacer los cambios de uno en uno, pero en este caso se me fue un poco la pinza): como tónico he estado usando Agua de limón de Aroma-zone. Tenía que reponer aceites esenciales y aproveché para comprar unos cuantos hidrolatos. Al recibirlos no me he podido resistir a incorporar este a mi rutina, a ver qué tal. Y creo que bien, el olor es súper agradable (si te gusta el limón, obviamente), y creo que a mi piel también le gusta. Me encanta la sensación de saber exactamente qué estoy poniendo en la piel. Agua de limón. Punto.

Paso 3

Aquí también ha habido cambio (¡esta mujer se ha vuelto loca!), y es que me había llegado la Crema hidratante 24 horas de Neobio en la primera Admirabox y la tenía a la pobre haciendo cola. Mi opinión sobre este producto es mitigada. Os cuento por qué, ya que como casi siempre, es una cuestión de gustos, y lo que no me convence de esta crema seguramente a muchas os encante.

Lo primero de todo: es una crema. Y yo, tras 5 largos meses de romance con el bálsamo de MATARRANIA, ya me había acostumbrado a esa textura y no sé si quiero volver atrás (¿veis como era algo personal? Creo que debo ser la única que diga que la “pega” de una crema es que sea una crema).

Su textura es bastante densa, aunque luego se absorbe bastante rápido y deja un acabado muy mate. Por lo que es perfecta para quien tenga algo de brillos y busque un acabado así. En cuanto a sus efectos a medio plazo, diría que es una crema hidratante, sin grandes pretensiones pero que cumple su función. Y por un precio muy razonable (menos de 7€).

Ay, y paso 4

¡Casi se me olvida hablaros de mi contorno de ojos! Yo no uso contorno habitualmente, no lo necesito especialmente y en Dr Hauschka siempre te dicen que sus cremas cubren también esa función (aunque tienen contornos, pero son para cuadros específicos). Éste sin embargo me llegó en la Admirabox de enero, y lo vi tan sencillo y práctico en su formato tubito que decidí probarlo. Me está gustando, precisamente porque es sencillo: no es excesivamente nutritivo, sino que es un gel fresquito que se absorbe en cero coma y tensa ligeramente la piel. Creo que está muy bien para personas que, como yo, no tienen necesidades especiales en esta zona, o que requieran ese efecto reafirmante pero no tanto el antiarrugas. Me he explicado fatal, pero sois unos genios y lo habéis entendió, ¿a que sí?

AHORA os tengo que contar una cosa, no muy agradable, que me pasó a lo largo de estos cambios de rutina intempestivos, que ya os comenté por encima en un post reciente. Almas sensibles, dejad de leer aquí, ahora mismo, e iros directamente al último párrafo. Por favor. Allá voy (os estoy dando tiempo, ¿eh?): me salió un grano subcutáneo en todo el pómulo. Pero grande, grande. De esos que nunca legan a “salir” pero que no hay manera de ocultar ya que lo que tienen no es color, sino volumen. Un infierno. Como cambié tantas cosas de mi rutina simultáneamente, no puedo decir a ciencia cierta a qué se debió, pero sospecho que ha podido ser o bien porque mi piel tenía que “reequilibrarse” para adaptarse al cambio y en ese punto le costó un poquito, o bien por factores ajenos a la rutina facial (emocionales, alimentarios, o lo que sea). Pero os lo tenía que contar (pobres, lo que tenéis que aguantar). Bien, para acabar con el susodicho estuve en varias ocasiones a punto de correr a una farmacia a comprarme un Triacneal de Avène o alguna “cochinada” de esas (¡no se movió de ahí durante casi una semana!), pero al final lo que me salvó fue:

Aceite esencial de tea tree, árbol de té, cosmética, granitos

Foto: Miss Bio

A buen entendedor…

Para concluir este larguísimo (y desagradable) post, os adelanto que ahora voy a volver a cambiar mi rutina: estoy esperando la Hidratante piel mixta de MATARRANIA, así como el Tónico suave de rosas. ¿Pero sabéis qué? Voy a empezar cambiando la hidratante, y solo cuando se me acabe el agua de limón, meteré la de rosas. Una, con los años y las experiencias traumáticas, se vuelve cada día más razonable…