Browsing Tag

cosmética orgánica

BELLEZA, LIFESTYLE

3 productos para un baño perfecto

Madara JOIK MOA cosmética ecológica bío orgánica natural

Foto: Miss Bio

Hace años os hablé un poquito del ritual del baño, algo que no me permito a menudo pero que cuando me concedo el lujo, procuro hacerlo dentro de las reglas del arte.

Este invierno he descubierto nuevas referencias para convertir este gesto de relax en un auténtico momento de autocuidado. Son tres productos que ya se han convertido en indispensables para mí, así que quiero compartirlos con vosotros.

Green Bath Potion MOA Magic Organic Apothecary aceite de baño

Foto: Miss Bio

The fortifying green bath potion de MOA

Empezamos por el más evidente, el que no tiene sentido fuera de este ritual del baño: la Fortifying green bath potion es un producto que me ha venido en la caja mensual de Lovelula de enero, ¡y menos mal! Porque como viene siendo habitual, es un producto que jamás habría comprado, pero que me ha enamorado por completo.

¿Que por qué jamás me lo habría comprado? Pues no sé, yo es que para el baño habitualmente me suelo mover entre dos fórmulas: la mezcla de aceites vegetales y esenciales que hago yo misma al momento, según mis necesidades y/o caprichos del instante, o si me quiero ir a algo ya “enlatado”, suelen ser más bien productos lúdicos, a menudo infantiles, cuando me baño con los peques por ejemplo, o les “robo” una bomba. Pero sí, digamos que es o aceite súper purista mezclado en la palma de mi mano, ¡o burbujas y espuma hasta el techo! ¡No tengo término medio!

Total, que aquí estamos ante un producto que más bien se acerca a la versión homemade de mezcla de aceites, solo que no la tienes que hacer tú. Y lleva mucha (¡mucha más!) menta de la que yo le hubiera puesto a mi mezcla, lo cual es una sorpresa y definitivamente, ¡funciona! A pesar de estar en el periodo más duro del invierno, os aseguro que un baño verde con olor a menta sienta de maravilla, para despejar la mente…¡y los senos nasales! También es perfecto si te duele la cabeza o si tienes los músculos agarrotados (también contiene abedul).

El aroma perdura en el cuarto de baño hasta el día siguiente, tranquilamente.

aceite de baño ecológico orgánico bío MOA green bath potion

Foto: Miss Bio

Su precio: £27.50 por 100 ml de botellita verde de cristal, en un rollo de cartón, packaging divino donde los haya. Muy propio para un regalo (o autoregalo ;-) ). El que no tenga dosificador (el tapón es lo que sirve de medidor: se recomiendan 2 o 3 tapones para una bañera) lo hace súper higiénico en mi opinion: la botellita está lista para darle una segunda vida, cosa que no dejaré de hacer porque moriría de pena al tirarla a la basura.

Mascarilla hidratante SOS de Madara cosmética bío orgánica ecológica certificada ácido hialurónico

Foto: Miss Bio

Mascarilla SOS de Mádara

Otra maravilla de la Lovelula beauty box (en este caso, de la de diciembre), y es que el valor de este producto por sí solo es superior al precio de la caja mensual!

El baño es el momento perfecto para una mascarilla, y en invierno yo prefiero usar las hidratantes, como esta de Mádara que rebosa ácido hialurónico (además de peonía, que aunque menos conocida, es el activo clave de la gama SOS), y deja la piel totalmente rehidratada. También contiene extracto de semilla de lino y algas, para desinflamar.

Si tienes la piel muy grasa, y solo en ese caso, quizás prefieras hacer multimasking y usar una mascarilla purificante en la zona T, pero has de saber que esta mascarilla no aporta nada de grasa, con lo que también la puedes usar sola (es frecuente que las pieles grasas sean además pieles deshidratadas, ha sido mi caso durante muchos años. Esta mascarilla me habría dado la vida en la época de mis tratamientos contra el acné). Si no estás seguro/a de querer utilizar una mascarilla “solo” hidratante, puedes probar con la Aura de Antipodes, que reseñé hace poco:  es desinfectante a la par que hidratante (pero no tanto como la SOS de Mádara, ya que no es su función primera).

Mascarilla hidratante SOS de Madara textura color cosmética bío orgánica ecológica certificada ácido hialurónico

Foto: Miss Bio

Su aroma floral y empolvado es un auténtico lujo, y su textura y color rosa palo la convierten en un producto adictivo que querrás usar a todas horas. ¡Aleluya! Resulta que puedes, ya que aparte de como mascarilla, es un producto que puedes usar como crema, simplemente olvidándote de retirarla, y la verdad es que para ese uso también va genial. Yo la he usado así las mañanas en las que sentía que mi crema de día se iba a quedar “corta”, y me ha ayudado a pasar un mes de febrero mucho más sereno ;-)

Su precio: £35.00

JOIK vela de soja natural ecológica mecha algodón

Foto: Miss Bio

Vela Vanille et noisette de JOIK

Y finalmente, un baño no es un baño sin una buena vela. Estoy descubriendo las de JOIK, bueno de momento solo he probado esta, pero me gusta tanto que me han entrado ganas de probarlas todas. Canela y café, Chocolate caliente, Fresa y ruibarbo, Masala chai, Sorbete de limón…¡no sabré elegir, las quiero todas!

Esta de Vainilla y avellana huele…pues exactamente a eso, parece que acabas de hacer un pastel.

Lo que más me gusta de estas velas es su composición, ya que solo contienen cera de soja, aromas naturales y la mecha, que es de algodón. Su aspecto, sencillo y elegante, es su otra baza en mi opinión (poco que envidiar a las famosas velas Dyptique, por un precio mucho más razonable).

Su precio: £13.50

¿Y bien, biotitas? ¿Qué os ha parecido este ritual de baño de invierno? ¿Conocéis alguna de las referencias?

¿Encendéis una vela cuando os bañáis?

¿Practicáis multimasking?

Post escrito en el marco del programa de bloggers de Lovelula

BELLEZA

Más Antipodes en mi rutina facial

Antipodes cosmetica bio ecologica organica certificada neozelandesa

No es un secreto para nadie que soy fan de la marca de cosmética bio neozelandesa Antipodes. Sus packagings, la originalidad de sus fórmulas y la seriedad que demuestran al validar científicamente los resultados de sus productos son algunos de los motivos por los que me tiene entregada. Y por supuesto su certificación orgánica, con todos sus productos 100% de origen natural, y la mayoría, con más del 90% de ingredientes orgánicos.

Ya os he hablado de Apostle, el fabuloso sérum iluminador/unificador del que ya estoy terminando el segundo frasco. También había usado Grace, la limpiadora para piel sensible, que por algún motivo a la mía no le termina de gustar, a pesar de que lo es. Ananda, el tónico para piel sensible, que me gusta pero, como me suele pasar con los tónicos, tampoco considero indispensable ni transcendente en mi rutina. Y Rejoice, una hidratante para piel mixta que me encanta porque no es tan “light” como anuncia sino que es súper cremosa, pero nada grasa (sí, aunque parezca imposible esto es así), y deja un acabado mate, aterciopelado. Eso sí, si no te gusta la vainilla, huye antes de que su aroma se apodere de todo tu ser.

Los aromas de Antipodes no son precisamente sutiles. Lo que sí son es muy originales, pero por lo general, tienen mucha presencia. Un dato a tener en cuenta para los olfatos sensibles. Si te gusta genial, pero si no…no te lo vas a poder quitar de la pituitaria, que lo sepas. Otra cosa que me encanta de la marca son los nombres de sus productos, ¿os habéis fijado? Pues todavía faltan unos cuantos, seguid leyendo…

Antipodes cosmetica bio ecologica organica certificada neozelandesa Hallelujah limpiadora facial

Hallelujah

Esta limpiadora tiene todo lo que me gusta: frasco de vidrio pesado con dispensador (cuando tienes la cara mojada lo último que te apetece es tener que andar abriendo un bote o un tubo, ¿en qué piensan las demás marcas?), textura cremosa y suave que da gusto masajear, limpieza profunda a la vez que suave y una cara limpia, jugosa y como iluminada desde el interior después del aclarado. Para mi gusto le sobra una cosa: el olor. Se supone que es a lima y pachuli (con lo cual no esperaba nada discreto, estaba preparada para el pachuli), pero a mí me huele más a incienso. Un incienso que no te suelta en todo el día. Un aroma a botafumeiro que vas a llevar contigo allá donde vayas, tenlo en cuenta.

Resurrect

He aquí el tónico indicado para pieles con imperfecciones, creo que estoy empezando a entender lo que mi piel necesita y es lo siguiente: una limpiadora efectiva pero muuuuuuy suave, un tónico purificante (como este), y una crema que no aporte demasiada grasa pero hidrate en profundidad (como es Rejoice). En este tipo de rutina SÍ entiendo la función del tónico, ya que mi piel tiende a imperfecciones y si solo uso productos para piel sensible (aunque la tengo), no las desalojo! Así que es mi apuesta para esta rutina, todavía no lo he probado el tiempo suficiente para reseñarlo con lo que simplemente os lo menciono, ya que es mi última incorporación. Os contaré…

Antipodes cosmetica bio ecologica organica certificada neozelandesa Hosanna sérum facial

Hosanna

Aquí tenemos el segundo sérum de la marca que pruebo, tienen 6 en total, y ya vislumbro un hilo conductor en su gama. Bueno, en los 3 de la gama que son acuosos. Hosanna, igual que Apostle, es un sérum acuoso, ligeramente gelatinoso, con un color un tanto curioso (yo lo describiría como “café con leche”, podéis verlo en una foto al final del post). Este no huele a fresa pero sí tiene un olor característico (un tanto jabonoso, a lavanda, rosa, cardamomo…), y sus efectos también son notables en muy pocas aplicaciones. En este caso, he notado un especie de efecto lifting, nada sobrenatural claro está pero sí es visible sobre todo en el óvalo facial, y en general en que la piel se ve como “rellenada” desde dentro (no se me ocurre traducción para la palabra plumping, pero creo que se entiende a qué me refiero, ¿verdad?). Pienso que es un buen sérum para pieles deshidratadas pero no demasiado secas, y se ve que también lo piensan en Harper´s bazaar porque le han dado el 1er premio en los Beauty Awards ;)

Antipodes cosmetica bio ecologica organica certificada neozelandesa Aura mascarilla facial

Aura

Esta mascarilla es el producto más especial de esta rutina: se puede aplicar durante la noche. Para mí, que llevo años sin usar crema de noche, y soy la pereza encarnada a la hora de hacerme mascarillas, es un win-win ya que cubre esa doble función. Es decir: gracias a ella de vez en cuando recupero el placer del ritual nocturno, y de paso aprovecho para hacerme un “facial” sin tener que esperar el tiempo indicado para aclarar etc, que es lo que me da pereza de hacerme mascarillas. ¿Y cómo te quedas después de usarla? Pues nueva: esta mascarilla es genial porque tiene una acción antibacteriana (gracias a los superpoderes de la miel de Manuka, entre otros tesoros), pero a la vez, hidrata en profundidad, calma, oxigena…vamos que tiene todas las ventajas de una mascarilla purificante sin sus inconvenientes, es más, unidos a los efectos de una mascarilla hidratante. Otro win-win! Estoy feliz con ella, seguramente sea otro de esos productos de Antipodes con los que repita una y otra vez. El olor a miel está presente pero es soportable, se combina con vainilla y mandarina. Si vas a dormir con ella puesta es mejor que uses poca cantidad la primera vez, por si acaso te pudiera molestar. A mí me ha gustado, es un aroma envolvente que más bien invita al sueño…

Antipodes cosmetica bio ecologica organica certificada neozelandesa labial hidratante rojo

Labial natural hidratante

“I´m so healthy you could almost eat me” nos dice este labial desde su precioso tubo negro mate. Elegí el tono Forest Berry Red, un rojo-que-te-quiero-rojo, porque es un clásico y aunque luego nunca me los pongo, hay que reconocer que un labial rojo es irresistible y cuando dudo entre varios tonos, siempre acabo cayendo con este. Para la cole de rojos-perfectos-que-nunca-me-pongo. Compra útil donde las haya.

Pues contra todo pronóstico ésta no ha sido una compra tan tonta como parece: al final este rojo SÍ me lo estoy poniendo, os cuento por qué: es mate. Parece una tontería, pero el Crimson and clover de Ilia, aunque precioso, tiene ese punto satinado que hace que sea demasiado “arreglado” para diario (en mi modesta opinión), y además al ser tan nutritivo (en realidad es un bálsamo), tiende a meterse en los pliegues, o a desplazarse si te rascas la nariz, el caso es que no me siento cómoda con él para diario porque estoy demasiado pendiente de si algo se ha movido. Y eso, con un labial rojo, puede convertirse en un auténtico infierno, las que lo hayáis vivido sabéis que no exagero. Pues éste, al ser mate, es fijo, y más “discreto” (el color es bastante llamativo, pero el acabado es lo que, para mí, lo convierte en discreto) y no reseca ni hace el labio más pequeño como me pasaba por ejemplo cuando probé Russian Red (de MAC). Éste es un Russian Red bío, que no reduce el tamaño de tus labios ni se siente tirante. ¿Quién da más?

¡EXTRA, EXTRA!
Aquí podéis ver texturas y colores de algunos productos mencionados: El labial Forest Berry Red, la limpiadora Hallelujah, y el sérum Hosanna. De nada! ;-)

Donde comprar Antipodes

En Lovelula, con gastos de envío gratis, y en ocasiones ofertas como la de un producto (tamaño venta) gratis por la compra de 2. Así conseguí yo mi segunda Rejoice ;-) Ahora tienen la oferta con Grace ;)

Post escrito en el marco del Programa de Bloggers de Lovelula.

BELLEZA

Reseña: Crème Jeunesse du regard de PATYKA

¿Habéis soñado alguna vez que os quedáis atrapadas de noche en unos grandes almacenes? Al estilo Natalie Portman en Where the heart is, solo que en un sitio más glamuroso que el Walmart.

A mí me ha pasado mucho durante mi época de estudiante. Vivía en París, en un precioso y cuidadísimo edificio haussmaniano. Pero no en uno de sus lujosos apartamentos de techos altos y molduras en las paredes, sino en una diminuta chambre de bonne, bajo los techos, donde no llegaba el ascensor (ni siquiera la impoluta moqueta roja de la escalera). Con baño compartido en el descansillo. Si habéis visto Las chicas de la sexta planta, os podéis formar una idea bastante acertada. Y para terminar el cuadro, mi barrio era el de los grandes almacenes. Lo que viene siendo ser pobre de remate en un barrio überconsumista. Día tras día pasaba delante del Printemps de la Beauté, babeando. Los sábados por la mañana entraba a probarme de todo y salía unas horas después, perfumada hasta arriba eso sí, pero sin bolsita de papel fashion colgada del brazo. Y muchas, muchas veces, soñaba con que me quedaba encerrada y me probada todo lo que me apetecía sin la mirada desconfiada de la dependienta de turno.

Una de las marcas que veía “de lejos” en esas peregrinaciones era PATYKA. El lujo parisino en todo su esplendor: una marca con una impecable estética años 20 renovada, un largo recorrido y un aura de pureza que, aunque yo entonces no lo sabía, ¡esconde formulaciones orgánicas! Esta ha sido una de mis grandes sorpresas de los últimos tiempos, es como si de pronto “descubriese” que Chanel es una marca cruelty free y de producción sostenible, ¿os imagináis el shock? Pues esto es lo que me ha pasado con PATYKA, al enterarme de que aparte de todo lo obvio, es “Miss Bio friendly”.

Crème Jeunesse du regard de PATYKA

Presentación / Textura / Olor

Salta a la vista que el packaging de PATYKA es impecable, al igual que todo lo que atañe a su imagen de marca. Frasco de vidrio, con un sólido dosificador, letras negras y doradas…parece recién salido de una farmacia parisina de los años 20. Y es que lo mejor que puedes hacer con una imagen de marca que funciona es modernizarla a pequeños toques sutiles, como es el caso.

La textura es maravillosa: una crema con mucha consistencia, que se desliza con suavidad y se absorbe mucho antes de lo esperado. No deja sensación grasa, mucho menos pegajosa, ni aporta brillo a la zona más allá de un aspecto glowy muy saludable.El aroma es totalmente “anticuado”, en el sentido más nostálgico y evocador del término: realmente te transporta al París de los años 20, de pronto te estás arreglando en un tocador en la Rue Cambon y por la ventana oyes pasar el coche de Mademoiselle Chanel. Huele a rosa, una rosa al mismo tiempo fresca y decadente.

Eficacia

Estas son las promesas de este nuevo contorno de Patyka:

  • Corrige los signos del cansancio y del envejecimiento
  • Reduce visiblemente las bolsas y las ojeras
  • Rejuvenece la mirada
  • Reduce las arrugas de esta delicada zona
  • Alivia la congestión
  • Es una base de maquillaje ideal

Pues bien, yo que no tengo ninguna problemática particular en la zona del contorno de ojos, os puedo decir que he notado una diferencia significativa en todos estos aspectos, salvo en el de bolsas y ojeras, que como no tengo, no os puedo confirmar su eficacia. Pero, pensando que “iba bien servida” con mi contorno de ojos, me he dado cuenta de que en realidad con este producto la cosa mejoraba sustancialmente: mis arrugas de deshidratación se han esfumado, la zona se ve más lisa, más jugosa, más luminosa, y más unificada. ¡Ahí es nada!

Composición

El 99.8 % del total de los ingredientes de este contorno son de origen natural, mientras que 46.5 % del total de los ingredientes provienen de la Agricultura Biológica. Está certificado por Cosmebio y Ecocert.

Contiene un complejo llamado Microcaps (formado por cacao, clorella y semillas de uva, en un tamaño micro para poder actuar en profundidad), encargado de luchar contra las arrugas; pero también ingredientes tan originales como la cera de trigo sarraceno, responsable de atenuar bolsas y ojeras, el extracto de haya, para hidratar y oxigenar, o las polisacáridas de remolacha para estimular la renovación celular, relanzar la circulación y descongestionar.

INCI: Rosa damascena flower water*, aqua (water), butyrospermum parkii (shea butter)*, glycerin, alcohol denat.**, apricot kernel oil polyglyceryl-4 esters, cetearyl alcohol, glyceryl stearate, shorea robusta seed butter*, microcrystalline cellulose, coco-caprylate/caprate, potassium palmitoyl hydrolyzed wheat protein, caprylic/capric triglyceride, sodium stearoyl glutamate, tocopherol, glyceryl caprylate, oryza sativa (rice) hull powder, parfum (fragrance), ci 77891 (titanium dioxide), levulinic acid, ci 77019 (mica), xanthan gum, fagus sylvatica bud extract*, sodium dextran sulfate, sodium levulinate, hydrogenated vegetable oil, cellulose gum, limonene, sodium hydroxide, linalool, hexapeptide-11, benzyl alcohol, tetrasodium glutamate diacetate, polygonum fagopyrum seed extract, chlorella vulgaris powder*, citronellol, vitis vinifera (grape) seed oil, lecithin*, theobroma cacao (cocoa) seed butter, glyceryl caprate, ascophyllum nodosum extract, citral, glyceryl undecylenate, centella asiatica extract*, potassium sorbate, benzoic acid, salicylic acid

*Ingredientes procedentes de la agricultura biológica

**Ingredientes transformados a partir de ingredientes biológicos

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su imagen de marca, packaging y el toque años 20 cuidadosamente renovado que le da a mi tocador (vale, en realidad está en el baño, mucho menos chic pero… bienvenidas al 2017)

♥ Su eficacia a corto plazo, realmente trae “juventud” a la mirada

♥ Su aroma, pese a que no soy muy de rosa, en este caso me resulta muy agradable

♥ Su rápida absorción, dejando la zona alisada, unificada e iluminada

Me gusta menos:

  • Su precio, aunque tampoco dista tanto del de otros contornos de calidad
  • Su dosificador, que tiende a expender demasiado producto. Hay que cogerle el punto y no apretar hasta abajo.

Precio

49€ los 15 ml

Donde Comprar PATYKA

Encontraréis esta marca de cosmética certificada de lujo en Bioherbarium

Reseña patrocinada – Mi opinión es libre

BELLEZA

Moroccan Biocosmetic, cosmética bío, ética y sostenible

En ocasiones, siento que nos dejamos llevar por la búsqueda de lo más “cool”, lo más “chic” o lo más bonito, glamuroso, trendy…a menudo desde un enfoque más superficial de lo que estamos dispuestos a admitir. No es un juicio, es más casi una confesión: incluso en el mundo “bío”, nos estamos empezando a olvidar de mirar más allá de un bonito packaging. Quizás porque cuando un producto lleva certificado ecológico, nos relajamos respecto al resto de sus valores. Con la profusión de nuevas marcas orgánicas hype (geniales y súper bienvenidas, todo sea dicho), cada vez siento que nos está pasando más.

Lo que sería una pena es que esto nos hiciera perder de vista lo que nos trajo a este lado de la cosmética. A menudo, una inquietud. Una forma de entender el mundo y de querer aportar, o al menos, no restar.

Hoy quiero presentaros una de estas marcas de las que me hace especial ilusión hablar, ya que aparte de ser certificada ecológica, tiene ese plus humano del que estamos hablando.

Los productos de Moroccan Biocosmetic se fabrican en Marruecos (como su nombre indica) por una cooperativa de mujeres. En realidad, casi deberíamos cambiar el término “fabricar” por el de “extraer”, ya que casi todo lo que producen son activos puros directamente extraídos de la planta, nada más (¡y nada menos!).

Una mujer de la cooperativa descascarillando el argán – Foto Moroccan Biocosmetic

Las joyas de la corona de Moroccan Biocosmetic son el aceite de argán y el aceite de nopal, dos preciados aceites de alto valor cosmético, así como el agua de rosas. Aunque en su web también encontraréis grandes clásicos de la cosmética norteafricana como el rhassoul o el agua de azahar.

Extracción manual del aceite de argán – Foto Moroccan Biocosmetic

Detrás de Moroccan Biocosmetics se encuentra una cooperativa de mujeres, cuyo trabajo contribuye a generar calidad de vida en su comunidad. Mujeres que se organizan, que concilian, que son dueñas de su tiempo y reciben una remuneración justa por su labor.

Latifah, directora comercial de la cooperativa – Foto Moroccan Biocosmetic

Personalmente he probado el Aceite de nopal (o aceite de higo chumbo), un aceite que llevaba mucho tiempo con ganas de probar ya que había leído que tenía muchas cualidades, y es del que he elegido hablaros, porque no es tan conocido como, por ejemplo, el de argán.

Aceite puro de nopal de Moroccan Biocosmetic – Foto Miss Bio

En francés se llama “figue de barbarie”, un nombre que siempre me ha llamado la atención, al igual que el de “higo chumbo”, de hecho. Chumbo, que no chungo, pero teniendo en cuenta que en francés lleva “barbarie” en su nombre, a priori no parece que vaya a ser una caricia en la piel. Más si visualizamos la planta, un cactus lleno de pinchos, nada amigable a primera vista.

¡Pues error! El aceite de nopal es el elixir de belleza de las mujeres bereberes, y no es para menos. El aceite se extrae de la semilla, que apenas contiene un 5% de aceite, así que os podéis imaginar la cantidad que se necesita para sacar 1 litro de aceite. Esto lo convierte en un aceite muy precioso y muy raro, con sorprendentes cualidades regeneradoras y anti-deshidratación. Es muy eficaz para disminuir las cicatrices. Su excepcional riqueza en Vitamina E (unos 1000 mg/kg) y en esteroles (unos 10 g/kg) le confieren una capacidad fuera de lo común para proteger la piel de los radicales libres. También contiene importantes cantidades de ácidos grasos esenciales, entre ellos ácido linoléico (omega-6), por lo que suaviza y repara la piel. Este aceite es por lo tanto un aliado excepcional para luchar contra el envejecimiento cutáneo. Ah, y pequeño extra: también es una aliada para reafirmar el pecho.

Todo esto no debería sorprendernos si pensamos en el lugar donde crecen los higos chumbos: sol en su máxima expresión, agua prácticamente inexistente y temperaturas extremas. Lo mismo que sabe sortear la planta, se lo dará a tu piel en forma de cualidades.

Mi experiencia con este aceite ha sido muy buena. Me encantan los aceites que, a pesar de tener unas propiedas increíbles, se absorben rápidamente, y es el caso del aceite de nopal. Llevaba muchos años fantaseando con este aceite, y en esos caso a veces no se supera la prueba de la “realidad”. Tiene un aroma ligero bastante particular, entre herbáceo y tostado, y efectivamente sirve para nutrir el contorno de ojos, de labios, o como cuidado único para todo el rostro. Para el pelo no funciona, a no ser que lo queráis aplicar como mascarilla pre-lavado, porque deja un aspecto engrasado. Pero tampoco es su función así que ¿de qué nos quejamos?

En definitiva, si os gusta la cosmética pura e inalterada, plant-to-face, o teneís que reponer alguno de vuestros aceites o activos cosméticos, y al mismo tiempo os apetece apoyar a proyectos tan bonitos como el de Moroccan Biocosmetic, os recomiendo que os déis un paseo por su tienda online.

¡Y contadme en qué punto estáis de vuestro camino hacia lo ético y lo sostenible, es un debate abierto en el que siempre podemos aportar algo nuevo!

Post patrocinado – Mi opinión es libre

BELLEZA, LIFESTYLE, PEQUES, YOGA

Empezar de cero…

Miss bio nuevo diseño nuevos contenidos lifestyle eco crianza yoga cosmética bio

Foto: Miss Bio

Eso es lo que siento cuando me enfrento, hoy, a la página en blanco.

El año 2016 ha sido el del nacimiento de MicroBío. Ésa ha sido la parte luminosa.

También ha habido un lado oscuro, siempre lo hay. En esta ocasión ha llegado en varias formas, pero todas tenían un denominador común: me han dejado ver de demasiado cerca la mezquindad humana. Y eso, para mí, que procuro vivir sin juzgar a los demás, y pongo todo mi empeño en no perjudicar a nadie con mis acciones, ha sido duro de digerir.

He hecho lo posible para que estos asuntos no eclipsaran mi felicidad, pero no he podido evitar que me desmotivaran, y mucho, a la hora de sentarme a escribir. Más cuando algunos guardan relación con el blog.

Siento mucho que esto, para vosotras y vosotros, biotistas, haya supuesto cierto vacío, un largo silencio. Sois muchas los que me habéis manifestado que teníais ganas de leerme más, y os lo agradezco de corazón. Pero sencillamente, no brotaban las ganas, y ponerme a escribir de cremas y maquillaje era lo último que me apetecía. Y siempre os lo he dicho: para mí escribir con desgana no tiene sentido, quiero ofreceros siempre mi mejor versión y si no puedo traerla al frente, mejor no escribo. Creo que es una forma de respeto, al menos en la forma en que yo lo entiendo.

Con esto llego a mi siguiente punto: soy de las que pienso que todo lo que nos pasa en esta vida encierra un aprendizaje, y esta falta de entusiasmo por mi parte me ha hecho reflexionar sobre los motivos por los que empecé este blog, allá por el 2012.

En esa época prácticamente nadie en España hablaba de cosmética bío. Las marcas disponibles se contaban con los dedos de una mano, y para encontrarla en tiendas había que adentrarse hasta la balda más desordenada del herbolario peor iluminado. Exagero, sí, pero si nos quedamos con las sensaciones y no solo con los hechos, ésta era la sensación que tenía yo en comparación con lo que estaba pasando “ahí fuera”, especialmente en Francia donde hacía años que la cosmética bío era algo completamente normalizado.

Mi objetivo era llegar a más gente, que la cosmética bío dejara de verse como algo “cutre”, “hippie”, algo que o caduca al cabo de una semana, o te cuesta un riñón y parte del bazo. Todo esto no me  lo invento, son cosas que podías leer en cualquier parte, oir en cualquier conversación sobre el tema. Había mucho desconocimiento, no me lo negaréis. Los comentarios que recibieron mis primeras entradas no hicieron sino confirmar esa sospecha. Por poneros solo un ejemplo que creo que habla por sí solo, la gente me escribía para preguntarme si The Body Shop era natural.

Ahora la cosa ha cambiado, ¡y mucho!

Gracias a unas cuantas marcas muy pero que muy chulas que han surgido en nuestro país, a varias tiendas nacionales que han venido a darle una patada a la “estética de herbolario”, y también a la labor de un montón de blogueras que han venido después, la cosmética bío en España empieza a tener la consideración que merece: además de más saludable y más sostenible, al fin se ve como algo agradable, bonito, incluso trendy.

Lo siento como un logro colectivo, y por la parte que me toca me alegro mucho de que hoy haya tantos blogs sobre la cuestión, y aprovecho para felicitaros y agradeceros a las que me estéis leyendo ahora mismo. Muchas de vosotras me habéis dicho en algún momento que he sido vuestro referente, es un súper honor y me siento muy afortunada por ello. GRACIAS.

¿Adonde quiere llegar?, os preguntaréis. Puede que éste sea mi post más desordenado hasta la fecha, pero aunque no lo parezca: sí, sé adonde voy.

Si hay una cosa de la que me he dado cuenta este año es de que este blog, en este formato, ya ha cumplido su función.

He estado reflexionando sobre qué hacer con él, y mi conclusión ha sido que haré lo único que sé hacer: ser yo misma. Y si en este momento miro hacia dentro y siento que escribir sobre cosmética bío ya me “aburre”, pues tendré que buscar otra fórmula con la que me sienta más identificada.

Así que Miss Bío va a seguir existiendo, no hay duda sobre eso, y seguramente el tema principal seguirá siendo la belleza, pero quiero sentirme libre de hablar de más cosas, siempre con un enfoque “verde” pero abriendo un poco el foco. Esto es, en un principio y tal y como me viene a la mente: lifestyle, crianza y yoga, como categorías nuevas, en las que cualquier día pueden aparecer subcategorías o cualquier cosa por el estilo. ¡Necesito sentirme más libre!

Miss Bio Blog cosmetica bio ecologica organica crianza yoga lifestyle niños juego Montessori

Puede que esto no se traduzca en un aumento del número de mis seguidores, pero es que ése nunca ha sido mi objetivo. Si os fijáis, por ejemplo, en todo este tiempo casi no he hecho ningun sorteo. Respeto ese modo de operar, pero no es el mío. No quiero llegar a más gente, no quiero que nadie se suscriba para entrar en una rifa y ganar un producto, que igual ni siquiera necesitan o resulta inadecuado para su tipo de piel. Quiero que la gente que llegue a mí se quede porque el contenido que ofrezco les resulte útil.

En definitiva, biotistas: quiero poder ser como soy, con mis múltiples facetas, del mismo modo que a vosotras y vosotros… ¡Os quiero como sois!

 

Antes de que me lo pidáis os comparto las referencias de los productos que véis en las fotos ;-) (en orden de aparición):

Mordedor Les Jouets Libres en Made in Tribe

Base de maquillaje ILIA en Green For Chic

Labial ILIA en Green For Chic (tono In My Room)

Pinceles Ecotools en iHerb

Collar de lactancia MamiBB (modelo Bali)

Cuarzo rosa (regalo de una bella persona)

Caja de permanencia del objeto (Montessori) de Nature et Découvertes

Monodosis de colonia, gel de baño y leche hidratante para bebés de Carelia

Jabón 20.000 pompas de viaje superlimpio de Olivia Soaps

Cepillo bebé de cerdas naturales y bambú de Bass en iHerb

BELLEZA

Los nuevos packagings Sante y la cosmética bío alemana

champú gel ducha ecologico bio organico Sante

Foto: Miss Bio

Más de una vez me habéis leído echar pestes sobre los packagings de la cosmética bío. Afortunadamente, cada día ven la luz nuevas marcas con otra visión, otro espíritu.

Pero las marcas “de toda la vida”, esas que llevan 20 o 30 años en el sector, principalmente alemanas, a pesar de tener el gran mérito de ser pioneras, seguían mayoritariamente arrastrando su imagen de herbolario caótico e infra-iluminado allá donde iban, salvo raras excepciones (he nombrado a Dr Hauschka).

Logona, Lavera, Neobio, Sante…son algunos ejemplos que todos los biotistas tenemos en la cabeza como la cosmética bío que difícilmente va a salir del ghetto, que nunca llevarán los grandes maquilladores internacionales en su neceser, que a duras penas conseguirán figurar en revistas de moda y llegar a un público que no sea el “convencido”.

Y ya sabéis que yo abogo por eso, por que la cosmética orgánica llegue a todas partes, que aparezca en la selección de regalos ultra-glamurosos de Lisa Eldridge o en los artículos sobre “qué lleva en el bolso” la celebrity de turno. Porque así es como va a llegar a un público masivo, y eso es lo que queremos, ¿no? Que el mundo sea más bío, más eco, más verde y más bonito :D

Y eso es lo que parecen estar empezando a realizar también las marcas veteranas. Y como muestra un botón: estos son los nuevos packagings de los productos Sante para cuerpo y pelo. No perdamos de vista que sigue siendo una marca que ofrece excelentes fórmulas a precios muy razonables, y dentro de ese segmento debemos compararlos. No pretendamos que se pongan estéticamente a la altura de marcas ecológicas de lujo. No obstante, sí os invito a que los comparéis con su anterior versión, que podéis “apreciar” en algunas reseñas que ya había hecho de sus productos, aquíaquí o aquí.

champu Sante cosmetica ecologica bio organica alemana certificada packaging

Foto: Miss Bio

Dentro de estos nuevos tubitos, los mismos champús y geles de siempre, sencillos, hidratantes y muy agradables en cuanto a textura y aromas. De hecho el gel de ducha Happy Blossom es nuevo, huele a flores pero en su aspecto más dulzón, hasta a mí me gusta, que no soy nada floral.

Donde comprar Sante

Podéis encontrar estos tubitos molones (les pongo el “itos” por cariño, en realidad traen 200 ml que cunden una barbaridad) en un montón de ecotiendas y herbolarios, así como en tiendas de cosmética bío online, a un precio que va desde 6,75€ en el caso de los champús y geles de ducha hasta los 12,95€ de la mascarilla capilar. Un chollo.

¿Qué os parecen? Bastante han mejorado, ¿no?

BELLEZA

Green for chic, cosmética orgánica nicho…y algo más…

Green for chic cosmetica niche bio orgánica ecologica de lujo

Esto es lo que dice Carole, alma mater de Green for chic, de su criatura.

Y aunque nadie mejor que ella os la podría presentar, voy a tratar de transmitiros mis impresiones sobre este espacio que va más allá de lo que podemos esperar de una tienda online de cosmética bío.

Green for chic es una apuesta muy especial.

Muy especial por el diseño de su web, la cuidada estética de su imagen, y la increíble selección de marcas que ofrece, sin duda.

Pero eso no es todo. Lo que hace que Green for chic sea tan especial es algo mucho más insospechable.

Pero vamos por pasos…

Sigue leyendo

BELLEZA

Reseña: Gama Onagra de Weleda

Weleda Onagra gama corporal piel madura cosmetica ecologica certificada

Foto: Miss Bio

¡Hola, biotistas!

Siento mucho ser tan poco asidua por estos lares, y eso que me había puesto como meta recuperar el retraso en verano, pero me está costando mucho ponerme al día con el blog. Siento como que ha pasado tanto tiempo que tengo demasiado acumulado, por lo que se me ha hecho una montaña, que cuesta más todavía…vamos, un círculo vicioso de cuidado. Pero os prometo que voy a seguir intentándolo, a ver si con paciencia consigo volver a tener un ritmo de publicación decente. ¡Gracias, en todo caso, por la vuestra! (hablo de paciencia, ¿me seguís?)

Hace ya unas cuantas semanas, estuve en la presentación de esta nueva gama de cuidados corporales de Weleda. Es una gama diseñada para pieles maduras, lo cual no es mi caso, pero aún así me he decidido a probarla porque hay muchas cosas que tenemos todas y todos en común.

Antes de entrar a mostraros cada producto de manera individual, os quiero contar brevemente cual es el concepto de la gama, qué necesidades pretende cubrir y, cómo no, ¡cual es su aroma!

Sigue leyendo