Browsing Tag

cuidado capilar

BELLEZA

Cosmética BIO para la playa #2 – DURANTE

Cosmética bio, ecológica, natural, orgánica para playa, verano, sol, protección solar mineral, ecológica, vacaciones, Green People, Badger Balm, MATARRANIA

Foto: Miss Bio

¡Hola, biotistas!

Pues aquí viene el segundo opus de la serie Cosmética BIO en la playa (aquí tenéis el primero). En este caso, los productos que usamos, literalmente, en la playa.

Bueno en realidad hay una excepción que son el champú y al acondicionador pero es que como lo usamos antes Y después, pues he optado por ponerlo aquí ya que al fin y al cabo lo que sí lo usamos es durante la estancia. Su función es a la vez proteger y reparar, así que o los sacaba repetidos en los otros dos o los metía en este ;-)

La clave de esta etapa es, como no puede ser de otra manera: PROTEGER. ¿Y qué vamos a proteger? Pues los ojos, con unas buenas gafas, y con cosmética bio:

 el CABELLO

No es ningún secreto que tanto la exposición solar como la sal, el viento, la arena, el cloro…dañan muchísimo la fibra capilar. El champú y el acondicionador de la línea Sol & Deporte de Green People prometen proteger de las radiaciones UVA + UVB, y al tiempo aportar hidratación y nutrición para reparar los posibles daños. Vienen en un formato muy conveniente de 100 ml, y huelen de maravilla (lo señalo porque esta marca suele evitar los perfumes pero en este caso al contener extracto de piña y de camomila, y aceites esenciales principalmente cítricos, el aroma es muy agradable).

Para la misma playa, si os gusta el efecto pelo mojado, os recomiendo el estupendo serum capilar de MATARRANIA. Huele a romero – vale, no es el primer aroma que te viene a la cabeza cuando piensas playa, pero es que no está diseñado para eso. Lo que os estoy proponiendo es que lo pervirtáis ;-) – y creo que para proteger el cabello de la deshidratación y de las puntas abiertas no tiene rival. Si lo que queréis es un producto más “clásico”, siempre podéis optar por el monoï, de nuevo, ya que lo podéis usar en cabello y cuerpo, antes y después. Este producto es el multi-usos veraniego por excelencia, existen muchas versiones, incluso alguna con protección solar: eso sí, el SPF es mínimo (SPF6) y el filtro químico (It´s up to you)…

 la piel

Para la piel os propongo solares minerales, por supuesto, en concreto las dos marcas que uso yo que son Green People y Badger Balm.

Si estáis tratando de evitar a toda costa las nanopartículas, las de Badger son la mejor opción (aunque teneís que saber que algo de efecto Casper siempre van a tener, yo siempre que puedo elegir las uso solo en MiniBio). La que os muestro aquí es la SPF30, que huele a lavanda, y es muy parecida a la que usé el año pasado con MiniBio, salvo por el perfume (la infantil huele a mandarina y vainilla, delicioso).

Comparativa ingredientes Badger protección solar infantil ecológica, orgánica, bio, mineral

Foto: Miss Bio

La loción solar de Green People que os muestro aquí es la SPF 15, que contiene un acelerador de bronceado (natural, obviamente), y huele a lavanda igual que su hermana SPF 25, mi favorita del año pasado. Se absorben genial, no dejan efecto Casper ni sensación grasa, y además se pueden usar en cara y cuerpo, así que si compramos el envase de 200 ml sale realmente económica (yo solía comprar la de 50 ml para la cara, pero es el mismo producto así que realmente se ahorra mucho comprando el formato grande).

Cosmética bio, ecológica, natural, orgánica para playa, verano, sol, protección solar mineral, ecológica, cuidado capilar orgánico, sol y deporte, vacaciones, Green People

Foto: Miss Bio

Respecto a si el factor SPF15 protege menos que el SPF25, una nota rápida, ya que imagino que muchas ya sabréis esto: el factor solar es el resultado de una división, con lo que la diferencia de un factor a otro no es proporcional. Esto es: un factor 30 no protege el doble que un factor 15 (protege más tiempo, en condiciones de laboratorio). Pero para mí el dato clave es que un factor 15 detiene el 93% de los rayos dañinos, mientras que el factor 25 retiene el 96%, y que un factor 50 retendría el 98%.

Visto así cambia la perspectiva, y ésta es la razón por la que el término “pantalla total” está prohibido en la Unión Europea desde el 2006, y en algunos países se ha retirado de la venta los productos con protección superior al 50, ya que la gente pensaba que estaba tan protegida que no seguía las recomendaciones básicas: reaplicar con frecuencia, evitar las horas de mayor radiación, etc. En cualquier caso, el tema de la protección solar es muy extenso y no pretendo explicarlo aquí en su totalidad, solamente dejar constancia de mi opinión de que un factor SPF15 correctamente utilizado puede ser igual de efectivo o más que un SPF30 o SPF50 usado sin precaución.

Y nada más. Ah, sí, otra nota: gracias a una de vosotras, he descubierto una marca que concibe y fabrica sus productos muy cerca de mi casa (bueno, de mi casa natal), Alga Maris, a quién también he preguntado por el tema de las nanopartículas. Han venido a contestarme algo muy parecido a lo que me explicaron desde Green People. Aunque ellos “envuelven” las partículas con distintos ingredientes (ácido esteárico y alumina), el concepto es el mismo. Os volveré a hablar de Alga Maris más adelante, cuando haya podido conocerla más de cerca…

¿Y vosotros, biotistas? ¿Qué cosméticos bio usáis en la playa?

¿Por qué SPF os soléis decantar?

Nota informativa: Este post contiene productos regalados por las marcas (y que me gustan de verdad ;-).

BELLEZA

Reseña – Champú de uso frecuente con aloe vera de Green People

Green people champú orgánico suave de uso diario aloe vera

Foto: Miss Bio

Champú de uso frecuente con aloe vera de Green People

Presentación / Textura / Olor

El formato es el típico del marca, un tubo grande (200 ml) y de plástico reciclable. Simple y efectivo.

El champú tiene una textura gel, casi transparente (algo amarillento), que saca mucha espuma y deja el pelo con un tacto extraño al aclararlo. No es exactamente rechinante, sino casi “peor”, da la sensación de que va a ser imposible desenredar eso. Pero luego no es así para nada, o sea que no lo considero un defecto, sino una particularidad de este producto.

El olor es bastante suave, por su composición se supone que debería oler a lavanda, sin embargo, aunque la percibo, no llega a ser dominante. Creo que prevalece el aloe vera, el caso es que el resultado es un aroma “a limpio” muy suave, nada cargante.

Eficacia

Este champú me parece un básico absoluto.

Si todavía estáis buscando vuestro champú orgánico ideal, no dejéis de probarlo, porque si os encaja, es perfecto.

Está diseñado para cabellos normales o secos (yo lo tengo así en las puntas, pero con tendencia a engrasarse rápidamente en las raíces).

En mi caso, no ha aportado un gran plus a mi cabello, pero no ha empeorado las cosas, cosa que cuando pruebo un nuevo champú orgánico agradezco muchísimo.

Os cuento un poco su efecto (en mí): lava bien, no reseca (más bien lo contrario, no he necesitado acondicionador prácticamente ni un día), y no provoca que las raíces se me engrasen demasiado pronto (tampoco es que me haya permitido espaciar los lavados), ni me ha irritado el cuero cabelludo.

Vamos, un champú que no altera lo existente, que como os digo, para mí ya es un dato muy positivo a tener en cuenta.

También lo veo perfecto para alternar con algún otro champú que sí sea de tratamiento: si no queréis que se os gaste demasiado pronto vuestro champú específico, ni que el pelo “se acostumbre”, podéis alternarlo con éste y seguro que no perdéis en eficacia.

Composición

Todos los tensioactivos son súper suaves, y fuera de eso solo contiene aloe vera, aceite de oliva y aceite esencial de lavanda y lavandín, o sea que tiene una composición muy suave y minimalista. ¡Me gusta!

Más allá de eso, comentaros que es vegano, de comercio justo, y que Green People dona el 10% de sus beneficios a ONGs. Un producto limpio en todos los sentidos ;-)

Lista INCI: Aqua (pure water from plant ingredients), Glycerin (plant-derived humectant), Decyl glucoside (gentle foaming agent from corn), Cocamidopropyl betaine (mild foaming agent from coconut), Cocamidopropyl betainamide mea chloride (mild foaming agent, thickener from coconut), *Aloe barbadensis (aloe vera) powder, *Olea europaea (olive) oil, Aroma [^*Lavandula angustifolia (lavender) oil, *Lavandula hybrida super (lavandin) oil], *Linalool (from essential oil). ^fairly traded *organically grown

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su suavidad

♥ Su sencillez

Me gusta menos:

* Poca cosa, quizás no es todo lo barato que quisiera para ser un básico, pero es un muy buen básico ;-)

Precio

15,95 € los 200 ml

Donde Comprar Green People

En su página web y en todos estos puntos de venta.

BELLEZA

Cuidado capilar orgánico RAHUA – Mi balance definitivo

Kit jet setter Rahua, champú y acondicionador natural, orgánico, bio, ecológico

Foto: Miss BioChampú

De este champú ya os he hablado largo y tendido, me gusta mucho. Podéis leer la reseña aquí.

Acondicionador

El acondicionador de la gama es bastante agradable. Si os gusta el olor del champú, os gustará también. Tiene las mismas características que el champú pero en acondicionador: suave, eficaz, súper limpio y exclusivo en cuanto a composición, deja el pelo hidratado pero suelto… Me gusta. Es que me gusta hasta su color (es el de la derecha del todo en la foto), es algo muy absurdo pero me da la sensación de estar usando algo realmente natural y muy especial.

[caption id="attachment_3112" align="aligncenter" width="770"]Rahua champú orgánico y acondicionador volumen, cuidado capilar bio, orgánico, ecológico Foto: Miss Bio

Champú volumen

Este champú es el que peor me ha ido, os hablé de él aquí y mantengo mi opinión: no vale lo que cuesta. Al menos en mi pelo, no ha tenido ningún efecto positivo.

Acondicionador volumen

Lo mismo me ha pasado con el acondicionador de la gama volumen: no solamente no aportaba volumen, sino que me dejaba el pelo apelmazado, y ni siquiera hidratado. Más bien, lo resecaba un poco. Además, en cuanto a aroma, no tiene nada de especial, y su color blanco confirmaba la sensación de estar ante un producto de lo más banal. Conclusión: menos mal que lo probé en formato mini porque me habría costado acabarme el grande.

¿Qué conclusiones sacamos de esta experiencia? Cada uno tendrá que sacar la suya, pero personalmente lo que me ha confirmado es que no hay un champú “caro” que sea bueno universalmente. En mi caso, pues en Rahua he podido encontrarme lo mejor y lo peor, así como he podido encontrarme, en marcas más asequibles, champús que me iban muy bien y otros que me iban muy mal.

Simplemente hay que ir probando hasta dar con el que nos vaya bien, ¡y rezar para que tenga un precio abordable! :D

Ya lo adelantaba en los inicios del blog, pero ¡qué difícil es dar con una rutina capilar bio que nos funcione! Yo ya he encontrado algunos productos top para mí, pero si todavía estáis en búsqueda no os desaniméis: todo llega.

Tengo en la recámara varios champús que reseñaros, quizás ahí esté vuestro futuro mejor amigo capilar ;-) …

BELLEZA

¿Una mascarilla capilar orgánica que merezca la pena?

Mascarilla capilar orgánica, ecológica, bio, que funcione

¡Hola, biotistas!

Al escribir el título me he dado cuenta de que puede prestar a confusión: no es que dude de la eficacia de la cosmética capilar bío, ¿eh?

Es que tengo el pelo fatal y quiero que me recomendéis una que no haya probado.

Os explico: llevo meses sin usar acondicionador. No lo necesitaba, sentía que mi pelo estaba bien así y lo fui dejando.

Pero ahora de repente me está pasando factura, y se me enreda con el mínimo golpe de viento (¡y anda que no ha habido viento estos días!).

Está como quebradizo, cuesta mucho desenredarlo y cuando lo hago, siento que lo estoy rompiendo…

Total, que algo hay que hacer, y no se me ha ocurrido nada mejor que preguntaros a vosotras y vosotros ;-)

Quiero probar algo nuevo, aunque ya os imagináis que la Reconstructora de John Masters Organics será mi comodín en caso de no encontrar mi Santo Grial.

Si queréis participar en la yinkana, podéis:

– Recomendarme una mascarilla que os vaya bien a vosotras (con este producto las chicas somos mejor público, aunque hay excepciones)

– Sugerirme una que no hayas probado pero os interese saber qué tal va, y queráis que haga de conejillo de Indias

Y sí, sé que os debo una entrada todavía de maquillaje bío para fashionistas, ¡pero esto es una emergencia!

También estoy poniendo a punto la sorpresa de la que os hablé…

Pero me he apuntado al movimientoSlow Blogging de mis colegas de Wikimums, así que…¡paciencia, biotistas!

¡Que todo llegará!

¡Un besooo! (y otro para quién me sugiera una mascarilla en comentarios ;-) )

BELLEZA

Reseña: Acondicionador Brilliant Care de Sante

Acondicionador Sante, cuidado capilar certificado BIO, sin sulfatos, sin silicona, sin parabenos

Foto: Miss Bio

Acondicionador Brilliant Care de Sante

Presentación / Textura / Olor

El tubo es grande, bastante neutro (hace poco Sante rediseñó sus packagings y en el caso de la línea capilar, que ahora es enteramente marrón chocolate, me parece bastante acertado). Se dosifica muy bien y no le entra agua al tapón (eso es algo que me pone negraaaaa).

Es una crema bastante densa, de color blanco. Se distribuye muy bien sobre el pelo.

El olor es el punto negativo en mi caso particular. Tiene un olor supuestamente neutro, o sea que no lo han cargado demasiado, pero en mi caso noto el olor de los componentes, y el resultado es que me huele como a…vino. Lo sé, suena fatal. A ver, no es un olor a San Fermines, no, tampoco es eso. Es un olor como a poso de uva. Al menos a mí me recuerda a eso.

Eficacia

Es un buen acondicionador, deja el pelo desenredado, suave, y con brillo, pero (siempre hay un pero) a mí al menos me lo apelmaza. No hasta el punto de dejarlo aplastado, además solo me lo echo en medios y puntas, pero algo menos suelto sí que lo noto. Y luego otra cosa que me resulta extraña es que me cuesta más secarlo, uso el secador y las raíces se me secan mucho antes que las puntas, y es que las puntas siguen “pegadas” por el acondicionador y no se terminan de secar nunca! Al final las dejo secar al aire porque si no me pasaría la vida…

Composición

Su fórmula incluye aceite de cacahuete, extracto de hoja de abedul bio y aceite de raíz de cardillo para cuidar y proteger el cabello sin engrasarlo. La provitamina B5 y la glicerina vegetal aportan elasticidad. Es un producto sin gluten y apto para veganos.

Lista INCI: Aqua (Water), Alcohol, Cetearyl Alcohol, Stearamidopropyl Dimethylamine, Arachis hypogaea (Peanut Oil), Betula alba (Birch Leaf Extract)*, Arctium lappa (Burdock Root Extract), Panthenol, Sodium Cetearyl Sulfate, Sodium Lauroyl Sarcosinate, Glycerin, Sodium Lactate, Lactic Acid, Fragrance (Essential Oils)

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su composición

♥ Su precio

Me gusta menos:

* Su olor

* El peso que añade a mi pelo y la dificultad de secado

Precio

8,30 € los 200 ml

Donde Comprar Sante

Sante se encuentra fácilmente en cualquier ecotienda. Online la tenéis, por ejemplo, en Mygdonia.

BELLEZA

♥ Favorito de Septiembre 2013 ♥

Mascarilla reconstructora de Miel e Hibisco John Masters Organics, favorito septiembre 2013, cosmética bio, cosmética ecológica, cuidado capilar

Foto: Miss Bio

Esta mascarilla la tenía un poco abandonada, porque no me parecía que mi pelo lo necesitara.

Pero a la vuelta del verano, me ha dado por hacer una especie de cura intensiva para entrar en el otoño con pelazo sano e hidratado, y estoy encantada.

La he estado usando casi cada semana, cosa que no solo mi pelo ha agradecido: no hay nada como los largos baños al atardecer en esta época en que los días empiezan a acortar.

Que se te haga de noche estando en la bañera con la mascarilla puesta es un capricho que ya te puedes dar, incluso si eres de los que se acuestan con las gallinas como yo: ¡aprovéchalo!

Mascarilla reconstructora de Miel e Hibisco de John Masters Organics – En Green Hair & Beauty Madrid – 35€

BELLEZA

Mi rutina capilar

Ya os lo conté: esa categoría sumaba poco a mi contador bio.

No porque usara productos químicos (hace tiempo que desterré la silicona de mi melena), sino porque los que usaba, a pesar de ser orgánicos y de calidad, no le gustaban a mi pelo.

Y eso que en los últimos años, he debido probar todos los champús y acondicionadores naturales y orgánicos que existen en el mercado. ¡Incluso los que no existen! Los he probado todos.

Pero no terminaba de encontrar “mi” champú.

Sé que a muchos os sonará este quejío, porque más de una biotista me ha escrito contándome desventuras similares. Por alguna razón, en tema de champús y compañía es más difícil alcanzar el 100% Bio.

Al principio podemos pensar que es porque la silicona tarda en irse del todo, y el pelo se queda como “desnudo”. Tiene que volver a encontrar su equilibrio sin esa muleta a la que estaba acostumbrado. Vale.

Pero eso es durante un mes, dos como mucho. Después ya creo que es otra cosa, porque de verdad que yo llevo muchos años “en búsqueda”.

En fin, no estamos aquí para teorizar, no vamos a descubrir la parábola del champú orgánico, yo lo que os quiero contar es que ¡ya está! ¡Al fin puedo decir que tengo una rutina capilar!

Sin duda, mi vida va a ser ahora mucho más feliz (modo ironía: ON).

Bueno, vamos al lío, os enseño mis tres fundamentales:

Rutina capilar con John Masters organics, champú natural, orgánico, mascarilla sin silicona, sin sulfatos, sin parabenos, Tangle Teezer

1. Champú 2 en 1 de Zinc y Salvia, de John Masters Organics

2. Tangle Teezer

3. Mascarilla Reconstructora de Miel e Hibisco, de John Masters Organics

Sí, hay un Objeto Rosa No Identificado en mi rutina.

Las que llevéis un tiempo en la blogosfera conoceréis el Tangle Teezer, es el cepillo de moda.

Pero para las demás resumo: es un cepillo que de tanto leer que era “revolucionario” me daba para atrás. ¡Parecía tan de Teletienda!

Y al final, no sé en que descuido me lo compré, y lo único que os puedo decir es que….¡¡¡es revolucionario!!!

Desenreda el pelo (¡incluso mojado!), no rompe ni un pelo y no da tirones.

Yo, que no sé adonde se me va el umbral del dolor cuando me tiran del cuero cabelludo -se me siguen saltando las lágrimas cuando recuerdo mis últimas (en todos los sentidos) mechas californianas- os puedo asegurar que es la cosa más increíble que he probado.

Gracias al Tangle Teezer no necesito acondicionador. Tengo éste, también de John Masters Organics: me gusta mucho, pero no lo necesito así que cuando se acabe, se acabó.

Sí, una de mis líneas de búsqueda cuando intento diseñar una rutina “definitiva” es la sencillez. Puede que os cueste creerme, porque aquí lo que veis es un despliegue de productos sin control, pero la realidad es esa: todo forma parte de mi búsqueda de la rutina mínima. Nada me gustaría más que tener 1 limpiadora, 1 crema, 1 jabón y 1 champú (y tooooodo el resto de la casa llena de maquillaje, sí, eso también). Pero para eso hay que investigar mucho, y probar más. ¡Y en esas estamos!

El champú es éste del que ya os he hablado mil veces, ya voy por el segundo bote y en breve me haré con otro porque no puedo vivir sin él. Normalmente, lo que hago cuando encuentro una rutina es: cuando se acaba un producto, pruebo otro, y después vuelvo al “titular”. Eso estoy haciendo con las cremas faciales y las limpiadoras, por ejemplo, para seguir probando cosas y poder hablaros de ellas, pero con el champú, ¡creo que me voy a plantar!

Y el otro producto de mi rutina es la mascarilla. Porque claro, no uso acondicionador porque ya no lo necesito para desenredar, pero de vez en cuando sí me gusta darle a mi pelo un cuidado extra. Para eso tengo esta mascarilla que probé por primera vez en Green Hair and Beauty, y que me encantó. Tengo que decir que una vez más: hay que hacer caso a los profesionales. Cuando me dijeron que era muy importante darle el tiempo necesario para actuar, dije “Sí, sí, claro, claro”. Luego llegas a casa y el día que quieres tener el pelo bien coincide con que vas con prisas y te la pones igual. Y primero piensas: “Ay dios, he vuelto a comprar un producto inútil”. Después la pruebas otro día en condiciones, dejándola actuar y… te das cuenta de que Mamen tenía razón. Hay que darle tiempo :D

Y hablando de tiempo: ¿tenéis tiempo ahora para contarme como vais de rutina capilar? ¡Sobre ese tema la mayoría tenemos tanto que contar! (y a menudo, lamentar)…