Browsing Tag

Lovelula

BELLEZA

3 básicos high-end para el 2018

Lovelula cosmetica ecologica lujo alta gama Kure Bazaar kit pedicura rms beauty wild desire lipstick vintage cake liner

¡Hola, biotistas! ¿Qué os parece si empezamos el año “con clase”?

Bueno, ya os estoy oyendo, estamos a 30 de enero pero oye, estamos hablando de lujo, y tomarse el tiempo de hacer las cosas también es un lujo, así que no me rechistéis. Que los tres productos que os voy a presentar a continuación merecían su tiempo, su mimo, y cierta coherencia en el discurso ;-)

Resulta que me ha dado por juntar 3 productos que, aunque a priori no tienen mucho que ver, en realidad a mis ojos tienen un punto en común, que es la combinación de dos características.

Por un lado, son productos “de uso cotidiano” -bueno, uno no tan frecuente pero sí básico-, digamos que son de esos “imprescindibles” del neceser.

Por otro, se sitúan en el límite alto de la escala calidad-precio, por lo que, definitivamente, no son productos para todos los bolsillos. Pero quien decida invertir en ellos, tendrá como recompensa, y esto está directamente relacionado con la primera caractéristica citada, que los usará día sí, día también. Y eso, cuando te has dejado un dinerillo, siempre se agradece.

¿Cuántas veces hemos cometido el error de comprar algo “súper especial”, dejándonos los cuartos, para luego tenerlo de decoración en el tocador (eufemismo cursi para “cogiendo polvo en una estantería olvidada”)? ¿Eh? ¿Cuántas?

Pues para evitaros la enésima, he seleccionado tres “básicos”, que a poco que se ajusten a lo que soléis usar en vuestra rutina diaria, pueden suponer subir un peldaño o dos sin despatarrarse.

RMS Beauty Vintage cake liner swatch - RMS Beauty Wild With Desire lipstick en Vogue Rose swatch

RMS Beauty Vintage cake liner, en húmedo y en seco – RMS Beauty Wild With Desire lipstick en Vogue Rose

Vamos primero con el maquillaje, ya que el tercer producto es un tanto diferente.

Vintage cake liner de RMS Beauty

Este es una de las novedades de RMS Beauty, aunque en sí no es un producto novedoso, sino más bien, ultra-clásico (Rose-Marie lo sabe, ¿qué os créeis? Por algo le ha llamado Vintage). Se trata de un eyeliner en polvo, negro-negro, divino, que podéis usar con el pincelito húmedo para haceros el delineado, o como sombra negra, ya sea para ahumados o para añadir intensidad a la V externa. Es estupendo, sobre todo por lo compacto, cómodo y versátil que resulta. Un producto muy pin-up y al mismo tiempo, básico en cualquier neceser, que te llevarás de viaje, ¡seguro! Yo pienso que con lo que dura un producto así, los miles de usos que tiene, merece la pena invertir un poco más y comprarte el guay ;-)

Labial Wild With Desire de RMS Beauty

Los labiales Wild With Desire son otra de las esperadas novedades de RMS Beauty. Hasta ahora solo tenían:

  • los Lip2Cheek, que me encantan, pero sinceramente en labios no son un producto muy competitivo, más bien una suerte de bálsamo con color, si lo aplicas de manera sutil, o de no-se-sabe-qué, si te pasas de cantidad. A mí me gustan más para mejillas, y si acaso eso, un toque muy ligero en labios para combinar.
  • y los Lip Shine, que no he probado, pero claramente se presentan como brillos de labios.

Pero ahora la gama cuenta con labiales “de verdad”, en ese tubito de aluminio pulido que te quieres comer con los ojos.

El tono que os presento es el Vogue rose, un rosita coral supuestamente universal, aunque yo he comprobado que a la hora de la verdad, no lo es tanto.

Quiero decir con esto que si no estáis seguras de que os siente bien el coral, como me pasa a mí según con cuál, para básico diario en modo MLBB (My Lips But Better), os recomiendo el Brainteaser. Con ese sí que es imposible equivocarse. Y el otro must-have, en mi opinión, es el RMS Red, un rojo anaranjado superluminoso que, en caso de que sea de tu estilo, no querrás quitarte de encima.

Ay, si es que entro en la página de Lovelula dedicada RMS Beauty y no puedo salir. Me atrapa y empiezo a favoritear compulsivamente, me pregunto cuál será mi siguiente producto de la marca, bueno, el siguiente al siguiente, porque el siguiente ya está de camino a mi casa ;-)

The Natural Pedicure Ritual de Kure Bazaar

Y este es el tercer producto, que en su concepto, es totalmente diferente a los otros dos (que te pueden durar media vida, sobre todo el cake liner que al ser en polvo, no tiene apenas caducidad). Este kit es mono-uso, lo cual, a priori, no es muy ecológico. Aunque según cómo se mire: a cambio de desechar un sobre con cada “ritual”, nos ahorramos el envase de la crema que se tira al cabo de varios ;-)

Trae una lima de cartón, un palito de naranjo para retirar las cutículas y unos “calcetines” impregnados en crema para dejarlos puestos a modo de mascarilla. Recomiendan desmaquillar y limar las uñas, poner el calcetín en un pie, luego en el otro, después abrir el primer calcetín por la parte de los dedos e ir haciendo la manicura mientras se sigue hidratando el segundo pie. Yo me los he dejado toda la noche. Y ya al día siguiente ya he seguido con el “ritual” propuesto. No lo recomiendo: el ridículo que haces con los calcetines puestos te puede costar el divorcio y para la diferencia de resultado, no merece la pena ;-) Cuando hablamos de “calcetín”, os tenéis que imaginar las preciosuras que os dejan en las tiendas de zapatos para probaros un zapato, pero además embadurnados de crema de pies por dentro. Una monería, con la que si te tienes que levantar y andar irás además, no pisando huevos, sino pisando huevos sobre la luna. De verdad, hacedme caso: dejadlos puestos el mínimo de tiempo. La mascarilla es buena y os va a hacer efecto igual, sin daños colaterales.

Debo deciros que hacerme la pedicura no es algo que me llene de felicidad (como para llamarlo “ritual”, quiero decir), pero sí me gusta bajar la mirada y encontrarme con unos pies bonitos y cuidados. Como no soy fan del momento en sí, pues no suelo ir a que me la hagan, por ejemplo, sino que me la hago en casa, con lo que si echamos cuentas en realidad este producto no es tan “lujoso” –£4,50 (unos 6€) es bastante menos de lo que te cuesta una pedicura en un salón-. Aun así, no me lo planteo como mi rutina habitual, sino como algo excepcional . Es más que probable de hecho que no repita, lo he comprado para probarlo y compartir la experiencia con vosotras, pero seguramente, dada mi poca afición, vuelva a mi rutina de pedicura casera “simple” – por no decir “cutre”. La lima y el palito me los quedo para usos posteriores, eso sí. Están bastante bien.

Eso sí, es prácticamente la única cosa de Kure Bazaar (una marca que me encanta no, lo siguiente) que las españolas nos podemos comprar en Lovelula, así que hay que aprovechar.

¿Os han gustado estas propuestas?

¿Sois más de reservar el “lujo” para los productos ocasionales o al revés, de apostar por básicos de alta gama como aquí?

¡Contadme, biotistas!

Post escrito en el marco del programa de bloggers de Lovelula

BELLEZA

Champús en Lovelula: del más caro al más barato

Hoy quiero hacer una pequeña comparativa de los champús que he estado probando últimamente.

El tema del champú es muy recurrente en las consultas que me hacéis llegar, y no es de extrañar: resulta de los productos más difíciles de cambiar cuando hacemos la transición hacia la cosmética bío.

¿Por qué?

Pues porque un cabello recubierto con silicona tarda un tiempo en quitarse todo ese plástico de encima, como si de una funda transparente se tratara, antes de empezar a absorber los “buenos” aceites de los cosméticos naturales. Durante esa fase aparece el auténtico pelo que hay debajo, y a veces puede ser muy desalentador.

Y también porque como consumidores nos han acostumbrado durante muchos años a que los champús hagan cuanta más espuma, mejor, y ese es un hábito difícil de modificar. Aquí no estamos hablando de siliconas sino de sulfatos, otro de los componentes que queremos evitar en champús (pese a que algunos estén autorizados por los organismos certificadores, pero ese es otro debate).

También es un tema recurrente en vuestros comentarios el tema del precio, y es que si hay un producto en el que mucha gente duda en si merece la pena invertir, ese es a menudo el champú (junto con el gel de ducha). Así que he querido usar el criterio del precio como hilo conductor para que veáis que hay de todo un poco, y que no es del todo cierto el mito de que “los champús ecológicos son caros”.

Por supuesto en esta comparativa no están todos los que venden en Lovelula, pero que he querido fijarme en los extremos (desde el punto de vista del precio) para saber hasta qué punto compensa dejarse las libras en un champú. Al final es una decisión personal y cada uno elige dónde pone el dinero, pero es obvio que con mayor información esa decisión tiene más papeletas de ser la acertada.

Para tener una visión más completa de la gama disponible en Lovelula, podéis referiros también a los que he reseñado en anteriores ocasiones (ver las reseñas del 2 en 1 de John Masters Organics aquí, mi opinión mitigada sobre Rahua aquí y aquí, la del Pure Mint+Ecchinacea de Acure Organics aquí...).

Vamos con los de hoy:

Silky avocado champú solido lovelula opinion review

Silky Avocado de GK Natural Creations

Precio: £4.50

Descripción

Se trata de un champú sólido a base de aguacate y rhassoul, enriquecido con polvo de seda. Contiene aceites de romero, lavanda y pomelo, por su perfume pero también sus propiedades refrescantes y equilibrantes. Es adecuado para todo tipo de pelo, aunque lo recomiendan especialmente para cuero cabelludo normal a graso y pelo fino (¡justo mi caso!).

Mi opinión

Este champú no ha terminado de convencerme. Soy bastante fiel a los champús sólidos, así que no podemos hablar de que “es otro rollo” y “hay que acostumbrarse”. Lo que me pasa con este champú es que siento que mi pelo no está lavado. No creo que sea un mal producto, pero probablemente esté más indicado para cabellos más secos que el mío.

Purechimp champú solido opinion review lovelula

100% Natural Super Shampoo de Purechimp

Precio: £5.95

Descripción

Este otro champú sólido os lo enseño cerrado porque si no, le querríais dar un bocado. Si eres adepta al porridge de avena con rodajas de plátano, frutos secos…¡te parecerá estar lavándote el pelo con tu desayuno! El pelo o la cara, porque también sirve para la piel sensible.

Mi opinión

Recuerda muchísimo al limpiador de la misma marca, pero en formato más compacto. Solo tenéis que ver el INCI en la etiqueta para comprobarlo: Aceite de coco, aceite de oliva, aceite de aguacate, cerveza y plátano. ¡Eso es todo! ¿Y sabéis qué es lo más increíble? ¡Hace espuma! Y con este sí, siento mi pelo limpio después del uso. Puede que sea lo único que me lleve este verano para cara y pelo. Venga, os lo enseño abierto que si no me muero ;-)

Champú de lavanda y romero de John Masters Organics

Precio: £17

Descripción

Ya empezamos a movernos en otro rango de precios, y eso que he elegido el champú más barato de John Masters Organics. Este es el “básico” para cabello normal, con lavanda y romero, dos súper clásicos en peluquería (el primer champú de esta selección también los lleva, acordaos).

Mi opinión

No soy muy fan de este champú. Su textura, muy gelificada y de color ámbar, me recuerda a los geles de ducha masculinos de los 80s. Y lo que es peor: el olor también. Lava bien el pelo, sin deshidratar, aunque recomiendo combinarlo con el Acondicionador citrus & neroli para un pelo mucho más ligero y suave. Así, en dúo, me gusta más, pero en realidad creo que todo el mérito es del acondicionador, así que sinceramente yo este champú no lo volvería a comprar. No me da un resultado a la altura de lo que cuesta, ni siquiera en placer de utilización.

Champú Golden Citrus de Tabitha James Kraan

Precio: £22.50

Descripción

Antes de nada deciros que existe una versión “Rose”, más cara, que siendo estricta con el ejercicio tenía que haber sido la reseñada, pero ésta se adecuaba más a mis preferencias olfativas, así que pensé que mejor probarla ya que tenía menos posibilidades de decepcionarme. Es un “limpiador de pelo” (ya empezamos con cursilerías de marketing) con aloe vera, aceite argán, leche de avena y aceites esenciales de neroli, mandarina y bergamota. Las promesas de este champú (perdón, “limpiador de pelo”), son muchas: reequilibrar el cuero cabelludo hasta que vaya necesitando cada vez menos producto (la marca tiene también un champú seco para usar alternativamente, y así conseguir lavar el pelo menos a menudo), es antiinflamatorio, antifúngico e hidratante, limpia los aceites naturales del pelo sin decapar, restaura y protege el cabello teñido, reduce el encrespamiento… Se supone que es tan suave y efectivo al mismo tiempo que es adecuado para todo tipo de cabello, ya que su misión es ir llevandolo hacia “la normalidad”.

Mi opinión

Con tantas promesas era difícil que las cumpliera todas. No sé si os pasa, pero yo prefiero que no me prometan el oro y el moro, pero que el producto cumpla su función y si además aporta algún extra, pues mejor. En este caso, para mí, ha sido un champú totalmente olvidable. Huele a cítricos (pero tampoco creas que es un paseo por el Generalife en tu ducha) y lava el pelo. Fin.

Conclusión

Existen champús ecológicos con una relación calidad/precio estupenda, aunque también los hay muy buenos en el rango de precios elevados. Mi consejo es que busques el que más se adecúe a tus necesidades, si lo encuentras en el rango de precios inferior, ¡monta una fiesta! Yo empecé “casándome” con el de salvia y zinc de John Masters Organics, y poco a poco fui investigando alternativas más económicas, ya con la tranquilidad de que si me perdía, siempre podría volver a él. Y de momento no he sentido la necesidad. Como todo en la vida, es cuestión de ir buscando un itinerario propio explorando caminos nuevos, yendo poco a poco y sabiendo que siempre podemos regresar a la zona de confort…

¿Y tú? ¿Has encontrado ya el champú bío que te corresponde?

¿Con cual de estos te vas a animar?

Post escrito en el marco del programa de bloggers de Lovelula – Mi opinión es libre

BELLEZA

Mi primer pedido a Lovelula

¡Hola, biotistas!

Empiezo el año y retomo el blog con un post que tenía hace tiempo entre bambalinas, porque es la manera más sencilla de volver tras una ausencia tan larga. Hay que poner el pie en el pedal, ¡si me enfrento a una montaña muy alta me desanimaré antes de empezar!

¿Os parece entonces que os enseñe lo que me compré en mi primer pedido a Lovelula? ¿Y otro día, con calma, ya sin la presión de la página en blanco, hablamos de por qué tanto silencio y de las ideas que tengo para redinamizar Miss Bio Blog?

IMG_5141Me compré dos básicos y un caprichito, todos ellos perfectos para su uso cotidiano. Y la verdad es que a los tres productos les estoy dando muchísimo uso, ha sido una compra bastante acertada.

Por un lado el packaging de las toallitas lavables de human+kind me parecía irresistible, y la idea de desterrar definitivamente los discos de algodón de mi cuarto de baño también, así que me lancé a por este pack de 2 toallitas de microfibra, muy suaves. Salen a 7€ las dos, y aguantan meses y meses de lavados y reutilización, así que para mí está claro.

IMG_5142Las toallitas se pueden usar por sí solas, con lo que ya el ahorro es exponencial, pero una tiene sus debilidades, y sin duda una limpiadora a base de plátano y almendra es una tentación que no quiero resistir. Este tarrito tan mono lleva almendra, plátano, avena y poca cosa más, así que además de lavarte la cara con él, si te apetece puedes desayunártelo (pero sería una pena: la cara queda taaaan suave después de su uso que querrás que te dure). Se deshace con un poquito de agua en la palma de la mano (al estilo de éste otro de Lush, que está ahí codo con codo en mi podio de favoritos) y se aplica en el rostro, un placer para todos los sentidos. Mirad qué pinta:

IMG_5143A todo esto hay que añadir que es un producto vegano, hecho a mano en Gran Bretaña, apto incluso para peques (pone que a partir de 3 años), y que PureChimp dona un 5% de sus beneficios a organizaciones benéficas. Amor por los cuatro costados.IMG_5145Finalmente me dí un capricho con esta sombra de RMS Beauty, la Myth. Y os tengo que confesar que al recibirla me decepcionó, os cuento por qué. Pigmenta muy poco. Para mí fue un chasco, esperaba otra cosa, pero luego resultó ser un punto a su favor ya que…la he estado usando muchísimo más que si fuera ultra-pigmentada. Pues sí, es que últimamente cada vez me maquillo menos, y cuando una no tiene tiempo más que para una capita de máscara y a correr, pues la única sombra que se puede plantear es una de este tipo, que te la aplicas con los dedos en dos segundos y medio, no trae riesgo de error, y le da a tu párpado un brillo sutil muy bonito y natural.IMG_5147 IMG_5149 IMG_5150

Así que finalmente, ¡estoy encantada con esta compra!

Contadme, biotistas: ¿habeís comprado ya en Lovelula? ¿Conocéis los productos de este haul?