Browsing Tag

miel

BELLEZA

♥ Favorito de Septiembre 2013 ♥

Mascarilla reconstructora de Miel e Hibisco John Masters Organics, favorito septiembre 2013, cosmética bio, cosmética ecológica, cuidado capilar

Foto: Miss Bio

Esta mascarilla la tenía un poco abandonada, porque no me parecía que mi pelo lo necesitara.

Pero a la vuelta del verano, me ha dado por hacer una especie de cura intensiva para entrar en el otoño con pelazo sano e hidratado, y estoy encantada.

La he estado usando casi cada semana, cosa que no solo mi pelo ha agradecido: no hay nada como los largos baños al atardecer en esta época en que los días empiezan a acortar.

Que se te haga de noche estando en la bañera con la mascarilla puesta es un capricho que ya te puedes dar, incluso si eres de los que se acuestan con las gallinas como yo: ¡aprovéchalo!

Mascarilla reconstructora de Miel e Hibisco de John Masters Organics – En Green Hair & Beauty Madrid – 35€

BELLEZA

Reseña: Bálsamo Labial Bio-Eco con Miel de Apivita

Apivita eco-bio lipcare with honey, bálsamo labial bio-eco con miel

Foto: Miss Bio

Bálsamo labial Bio-Eco con Miel de Apivita

Presentación / Textura / Olor

Viene en el típico tubo de la marca, es práctico y ligero para llevar en el bolso y aplicarlo en cualquier circunstancia.

La textura es el punto que menos me convence: es una cera densa. Muy densa. Demasiado densa.

En cuanto al olor, es un olor suave, “a colmena”.  Miel, cera de abeja, karité, un olor dulce que ni apasiona, ni molesta.

Eficacia

Este bálsamo es bastante eficaz para los días de mucho frío, porque crea una película protectora encima del labio. Si es el efecto que buscáis, adelante.

Personalmente prefiero cuando el bálsamo penetra la piel, y la nutre de manera más profunda. Éste es más escudo que cuidado.

Composición

Básicamente lleva cera de abeja, aceites de ricino, oliva, girasol y aguacate, karité, cacao, miel y extractos vegetales.

Y lo mejor es que nunca os va a faltar esa información porque la lista INCI viene íntegra en el propio producto, en la tapa, que no se tira, como pasa con las cajitas (y de paso evitamos el sobre-embalaje, esto hay que reconocer que es muy eco-friendly).

Apivita bio-eco lipcare with Honey bálsamo labial con miel certificado orgánico composición INCI

Foto: Miss Bio

Lista INCI: Oleyl Alcohol, Diisopropyl Dimer Dilinoleate, Ricinus Communis (Castor) Seed Oil*, Candelilla Cera (Euphorbia Cerifera Wax), Copernicia Cerifera Cera (Carnauba Wax), Jojoba Esters, Cetyl Esters, Glyceryl Abietate, Cera Alba* (Beeswax*), Butyrospermum Parkii (Shea) Butter*, Theobroma Cacao (Cocoa) Seed Butter, Olea Europaea (Olive) Fruit Oil*, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil, Parfum (Fragrance), Persea Gratissima (Avocado) Oil, Mel (Honey) Extract, Bisabolol, Retinyl Palmitate, Arachis Hypogaea (Peanut) Oil, Tocopherol, Pelargonium Graveolens Flower Oil*, Citrus Aurantium Dulcis (Orange) Peel Oil*, Phytosterols, Sorbic Acid, Tocopheryl Acetate, Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Rosmarinus Officinalis (Rosemary) Extract, Limonene, Geraniol, Linalool, Citral

Resumiendo

Me gusta mucho:

♥ Su efecto protector del frío, del viento, y no digamos de la nieve.

♥ Su composición, es el único de Apivita que tiene sello ecológico (Certificado ICEA) (Corrijo: el único “para adultos” que tiene sello, junto con el de niños del que hablé aquí)

Me gusta menos:

* La contrapartida a su efecto escudo: es imposible maquillar el labio después (según para qué lo queráis puede que esto os importe poco o nada. ¡Yo solo aviso! Además, en su página web dicen lo contrario, y eso ya sí que me molesta…)

* Por la misma razón, tampoco lo veo adecuado para antes de dormir.

Precio

5,60€ los 4,4 gramos.

Donde Comprar Apivita

En la tienda Apivita de Madrid (Calle Conde de Xiquena nº6), en su tienda online, en las parafarmacias del Corte Inglés y en 450 farmacias selectas.

BELLEZA

Mi rutina capilar

Ya os lo conté: esa categoría sumaba poco a mi contador bio.

No porque usara productos químicos (hace tiempo que desterré la silicona de mi melena), sino porque los que usaba, a pesar de ser orgánicos y de calidad, no le gustaban a mi pelo.

Y eso que en los últimos años, he debido probar todos los champús y acondicionadores naturales y orgánicos que existen en el mercado. ¡Incluso los que no existen! Los he probado todos.

Pero no terminaba de encontrar “mi” champú.

Sé que a muchos os sonará este quejío, porque más de una biotista me ha escrito contándome desventuras similares. Por alguna razón, en tema de champús y compañía es más difícil alcanzar el 100% Bio.

Al principio podemos pensar que es porque la silicona tarda en irse del todo, y el pelo se queda como “desnudo”. Tiene que volver a encontrar su equilibrio sin esa muleta a la que estaba acostumbrado. Vale.

Pero eso es durante un mes, dos como mucho. Después ya creo que es otra cosa, porque de verdad que yo llevo muchos años “en búsqueda”.

En fin, no estamos aquí para teorizar, no vamos a descubrir la parábola del champú orgánico, yo lo que os quiero contar es que ¡ya está! ¡Al fin puedo decir que tengo una rutina capilar!

Sin duda, mi vida va a ser ahora mucho más feliz (modo ironía: ON).

Bueno, vamos al lío, os enseño mis tres fundamentales:

Rutina capilar con John Masters organics, champú natural, orgánico, mascarilla sin silicona, sin sulfatos, sin parabenos, Tangle Teezer

1. Champú 2 en 1 de Zinc y Salvia, de John Masters Organics

2. Tangle Teezer

3. Mascarilla Reconstructora de Miel e Hibisco, de John Masters Organics

Sí, hay un Objeto Rosa No Identificado en mi rutina.

Las que llevéis un tiempo en la blogosfera conoceréis el Tangle Teezer, es el cepillo de moda.

Pero para las demás resumo: es un cepillo que de tanto leer que era “revolucionario” me daba para atrás. ¡Parecía tan de Teletienda!

Y al final, no sé en que descuido me lo compré, y lo único que os puedo decir es que….¡¡¡es revolucionario!!!

Desenreda el pelo (¡incluso mojado!), no rompe ni un pelo y no da tirones.

Yo, que no sé adonde se me va el umbral del dolor cuando me tiran del cuero cabelludo -se me siguen saltando las lágrimas cuando recuerdo mis últimas (en todos los sentidos) mechas californianas- os puedo asegurar que es la cosa más increíble que he probado.

Gracias al Tangle Teezer no necesito acondicionador. Tengo éste, también de John Masters Organics: me gusta mucho, pero no lo necesito así que cuando se acabe, se acabó.

Sí, una de mis líneas de búsqueda cuando intento diseñar una rutina “definitiva” es la sencillez. Puede que os cueste creerme, porque aquí lo que veis es un despliegue de productos sin control, pero la realidad es esa: todo forma parte de mi búsqueda de la rutina mínima. Nada me gustaría más que tener 1 limpiadora, 1 crema, 1 jabón y 1 champú (y tooooodo el resto de la casa llena de maquillaje, sí, eso también). Pero para eso hay que investigar mucho, y probar más. ¡Y en esas estamos!

El champú es éste del que ya os he hablado mil veces, ya voy por el segundo bote y en breve me haré con otro porque no puedo vivir sin él. Normalmente, lo que hago cuando encuentro una rutina es: cuando se acaba un producto, pruebo otro, y después vuelvo al “titular”. Eso estoy haciendo con las cremas faciales y las limpiadoras, por ejemplo, para seguir probando cosas y poder hablaros de ellas, pero con el champú, ¡creo que me voy a plantar!

Y el otro producto de mi rutina es la mascarilla. Porque claro, no uso acondicionador porque ya no lo necesito para desenredar, pero de vez en cuando sí me gusta darle a mi pelo un cuidado extra. Para eso tengo esta mascarilla que probé por primera vez en Green Hair and Beauty, y que me encantó. Tengo que decir que una vez más: hay que hacer caso a los profesionales. Cuando me dijeron que era muy importante darle el tiempo necesario para actuar, dije “Sí, sí, claro, claro”. Luego llegas a casa y el día que quieres tener el pelo bien coincide con que vas con prisas y te la pones igual. Y primero piensas: “Ay dios, he vuelto a comprar un producto inútil”. Después la pruebas otro día en condiciones, dejándola actuar y… te das cuenta de que Mamen tenía razón. Hay que darle tiempo :D

Y hablando de tiempo: ¿tenéis tiempo ahora para contarme como vais de rutina capilar? ¡Sobre ese tema la mayoría tenemos tanto que contar! (y a menudo, lamentar)…