Browsing Tag

Tangle Teezer

BELLEZA

Micro-neceser BIO de fin de semana

Neceser bio cosmeticos orgánicos naturales fin de semana

Foto: Miss Bio

¡Hola, biotistas!

¿Cómo estáis? ¿Listos para la racha de puentes que empieza la semana que viene?

Nosotros nos hemos adelantado y viajamos este fin de semana, así que aunque tenía previsto haceros un post sobre mi rutina facial, aprovecho y primero os enseño el mini micro neceser que me voy a llevar, por si a alguna le da ideas… hablo en femenino ya que si os enseño el neceser de Mister Bio no os daría muchas, cepillo de dientes y piedra de alumbre si se acuerda, va de que no necesita nada y al final acaba tirando de lo mío pero bueno, le perdonamos. En su caso qué sería, ¿un nano neceser? ¿Más pequeño que nano qué hay? ¿Pico? “Pico-neceser” suena bastante mal, así que nada, lo dejamos en neceser de Mr Bio que ya os hacéis una idea.

Pues volviendo al tema, el mío tiene doble mérito porque ahí donde lo veís, es el mío Y el de MiniBio, sí, sí. Y con este orgullo que me produce el haber creado el neceser más sintético de mi vida, os lo presento en detalle:

Sigue leyendo

PEQUES

¡No a los piojos! De forma natural y sin insecticidas

piojos natural rápido eficaz aceite de coco sin insecticidas

Foto: Miss Bio
¿Se nota que Mini Bio es chica?

En este tercer opus del Especial Vuelta al Cole, os propongo un método muy sencillo, eficaz, y comprobado, para erradicar los piojos en una sola aplicación.

Los productos de farmacia habitualmente contienen insecticidas, tratan de matar al piojo “envenenándole” (perdón por los detalles, pero las que sois madres – o padres- no os escandalizaréis y sabéis que es una lucha a vida o muerte: ¡o ellos o tú!).

Esto, aparte de ser poco efectivo e incluso contraproducente ya que los bichos están mutando hasta hacerse inmunes a los insecticidas, que han de ser cada vez más potentes, es claramente tóxico para nuestro peque.

¿Os echaríais spray matamoscas en el cuero cabelludo? ¿Lo inhalaríais durante 15 o 20 minutos? Yo, desde luego, no (pero cada cual que haga lo que le plazca).

El caso es que estamos creando súperpiojos súperresistentes con súperpoderes, y a mí, eso me inquieta (modo ironía ON).

acabar piojos forma natural, sin insecticidas, silicona, tóxicos

Foto: Miss Bio El del medio es “sin insecticida” por que es silicona, actúa igual que el método que os propongo pero…mediante silicona.

La otra forma de matar un piojo (¿para qué vamos a andarnos con eufemismos si todos sabemos lo que queremos hacer con ellos?) es sofocándolo.

Sofocándolo, sí, has leído bien. No me voy a poner a buscarlos uno por uno y hacerles una llave mortal, no.

Los voy a untar con un aceite vegetal cuya molécula tiene el tamaño perfecto para infiltrarse en sus poros, y que va a cubrir así los orificios por los que respiran… y se van a quedar sin aire. Simple, eficaz, algo cruel también lo reconozco, pero al menos contra eso no pueden aprender a defenderse. No entra en mis planes crear un súper bicho capaz de vivir sin aire. Lo siento, Maná, no contéis conmigo.

Y ahora es cuando me decís: “Vale, Miss Bio, la teoría ya la hemos pillado, ¿podemos pasar a la acción?” (sádicos).

Paso a paso

acabar piojos manera natural, sin insecticidas, sin silicona, aceite de coco

Foto: Miss Bio

1. Consigue un bote de aceite de coco. Para esta función, no tiene que ser el más puro. Yo compré el de la derecha por error en iHerb, y al comprobar que no tenía mucha calidad, lo relegué para este uso. Lo bueno es que es muy barato. El de Nutiva es el que uso para cocinar, y es el que os recomiendo si solo queréis comprar un aceite de coco y usar el mismo para todo. Tiene una calidad excepcional.

 

2. Embadurna la cabellera de tu(s) peque(s) con el aceite, insistiendo en la raíz. Puedes usar un peine o un cepillo tipo Tangle Teezer para repartirlo bien por todo.

 

3. Deja posar. Varias horas, o toda la noche si tienes un gorro de piscina o tu peque se deja plastificar la cabeza con film. Pon además una toalla en la almohada, por si acaso.

 

4. Ha llegado la hora de echar mano de la lendrera (la mía es de Mercadona). Este es el momento más tedioso, dales algo con lo que entretenerse mientras tanto (que no sea el iPad, que os veo. Un cuaderno con ceras o un puzzle estará bien. Y un iPad también :))

 

5. Aclara. Lava. Aclara. Lava. Aclara. Lava… Bueno, exagero, pero prefiero avisar: el aceite de coco no se elimina fácilmente. Si no quieres que tu peque vaya con la cabeza como si la hubiera metido en la freidora durante el día siguiente al tratamiento, lávasela varias veces.

——– ¡Y disfruta de esa cabecita limpia de invasores, cométela a besos que os lo habéis ganados los dos! ——–

Lo bueno es que con este tratamiento natural, no solamente no estás intoxicando a tu hijo con químicos e insecticidas, sino que estás nutriendo su pelo como lo haces con el tuyo cuando te pones una mascarilla prelavado. El aceite de coco es una maravilla para muchas cosas, y en particular para el cabello.

Ah, y huele fenomenal, cosa que dista mucho de ser el caso con los productos de farmacia (ya solo con esto a mí ya me habrían convencido)!

Bueno. ¡ya me contaréis! Espero que no tengáis que hacerlo muy a menudo, pero si toca, al menos así resulta más agradable…

¡Un abrazo! ¡Y feliz fin de semana con vuestras pulcras cabecitas!

BELLEZA

Mi rutina capilar

Ya os lo conté: esa categoría sumaba poco a mi contador bio.

No porque usara productos químicos (hace tiempo que desterré la silicona de mi melena), sino porque los que usaba, a pesar de ser orgánicos y de calidad, no le gustaban a mi pelo.

Y eso que en los últimos años, he debido probar todos los champús y acondicionadores naturales y orgánicos que existen en el mercado. ¡Incluso los que no existen! Los he probado todos.

Pero no terminaba de encontrar “mi” champú.

Sé que a muchos os sonará este quejío, porque más de una biotista me ha escrito contándome desventuras similares. Por alguna razón, en tema de champús y compañía es más difícil alcanzar el 100% Bio.

Al principio podemos pensar que es porque la silicona tarda en irse del todo, y el pelo se queda como “desnudo”. Tiene que volver a encontrar su equilibrio sin esa muleta a la que estaba acostumbrado. Vale.

Pero eso es durante un mes, dos como mucho. Después ya creo que es otra cosa, porque de verdad que yo llevo muchos años “en búsqueda”.

En fin, no estamos aquí para teorizar, no vamos a descubrir la parábola del champú orgánico, yo lo que os quiero contar es que ¡ya está! ¡Al fin puedo decir que tengo una rutina capilar!

Sin duda, mi vida va a ser ahora mucho más feliz (modo ironía: ON).

Bueno, vamos al lío, os enseño mis tres fundamentales:

Rutina capilar con John Masters organics, champú natural, orgánico, mascarilla sin silicona, sin sulfatos, sin parabenos, Tangle Teezer

1. Champú 2 en 1 de Zinc y Salvia, de John Masters Organics

2. Tangle Teezer

3. Mascarilla Reconstructora de Miel e Hibisco, de John Masters Organics

Sí, hay un Objeto Rosa No Identificado en mi rutina.

Las que llevéis un tiempo en la blogosfera conoceréis el Tangle Teezer, es el cepillo de moda.

Pero para las demás resumo: es un cepillo que de tanto leer que era “revolucionario” me daba para atrás. ¡Parecía tan de Teletienda!

Y al final, no sé en que descuido me lo compré, y lo único que os puedo decir es que….¡¡¡es revolucionario!!!

Desenreda el pelo (¡incluso mojado!), no rompe ni un pelo y no da tirones.

Yo, que no sé adonde se me va el umbral del dolor cuando me tiran del cuero cabelludo -se me siguen saltando las lágrimas cuando recuerdo mis últimas (en todos los sentidos) mechas californianas- os puedo asegurar que es la cosa más increíble que he probado.

Gracias al Tangle Teezer no necesito acondicionador. Tengo éste, también de John Masters Organics: me gusta mucho, pero no lo necesito así que cuando se acabe, se acabó.

Sí, una de mis líneas de búsqueda cuando intento diseñar una rutina “definitiva” es la sencillez. Puede que os cueste creerme, porque aquí lo que veis es un despliegue de productos sin control, pero la realidad es esa: todo forma parte de mi búsqueda de la rutina mínima. Nada me gustaría más que tener 1 limpiadora, 1 crema, 1 jabón y 1 champú (y tooooodo el resto de la casa llena de maquillaje, sí, eso también). Pero para eso hay que investigar mucho, y probar más. ¡Y en esas estamos!

El champú es éste del que ya os he hablado mil veces, ya voy por el segundo bote y en breve me haré con otro porque no puedo vivir sin él. Normalmente, lo que hago cuando encuentro una rutina es: cuando se acaba un producto, pruebo otro, y después vuelvo al “titular”. Eso estoy haciendo con las cremas faciales y las limpiadoras, por ejemplo, para seguir probando cosas y poder hablaros de ellas, pero con el champú, ¡creo que me voy a plantar!

Y el otro producto de mi rutina es la mascarilla. Porque claro, no uso acondicionador porque ya no lo necesito para desenredar, pero de vez en cuando sí me gusta darle a mi pelo un cuidado extra. Para eso tengo esta mascarilla que probé por primera vez en Green Hair and Beauty, y que me encantó. Tengo que decir que una vez más: hay que hacer caso a los profesionales. Cuando me dijeron que era muy importante darle el tiempo necesario para actuar, dije “Sí, sí, claro, claro”. Luego llegas a casa y el día que quieres tener el pelo bien coincide con que vas con prisas y te la pones igual. Y primero piensas: “Ay dios, he vuelto a comprar un producto inútil”. Después la pruebas otro día en condiciones, dejándola actuar y… te das cuenta de que Mamen tenía razón. Hay que darle tiempo :D

Y hablando de tiempo: ¿tenéis tiempo ahora para contarme como vais de rutina capilar? ¡Sobre ese tema la mayoría tenemos tanto que contar! (y a menudo, lamentar)…